Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE Roberto Moreno, de Nuevas Generaciones, en el parque al que el gobierno municipal socialista quitó el nombre de Miguel Ángel Blanco Juani Moreno, concejala de Cultura del equipo socialista. Dice que en la posguerra hubo una represión dura contra los republicanos Lápida de homenaje a los represaliados por la República en el cementerio de Torres, con vistas a las laderas de Sierra Mágina El ex alcalde de la localidad por el PP, Antonio Cobo en la rambla de San Gil. Recuerda la retirada del busto del general Villegas, un monumento franquista -Los rojos. ¿A qué se dedicaba? -A la tierra, era un hombre del campo. ¿Entonces, por qué? -Tenía sus ideas religiosas. Según este relato de primera mano, el abuelo materno de Garzón fue víctima de la represión republicana en Torres, y sufrió implacable persecución durante la guerra. Sobrevivió, pero Celedonio no deja escapar la ocasión y apunta que el padre de su mujer tuvo menos suerte: Lo mataron en pleno centro del pueblo. Una salvajada Según apunta el historiador Luis Miguel Sánchez Tostado, que ha dedicado años al estudio exhaustivo de la guerra civil en Jaén, en la provincia (que quedó durante toda la contienda bajo mando republicano, salvo en la línea sur de Alcalá la Real, Lopera y Porcuna) los excesos tuvieron dos caras bien dife- Una provincia castigada renciadas: En toda la zona estaba muy enraizada la UGT y cuando se produjo el levantamiento militar brotaron en muchos pueblos ofensivas indiscriminadas contra derechistas. Cuando acabó la guerra cambiaron las tornas y hubo un afán de venganza, con fusilamientos masivos como el de la capital, en el que cayeron personas de casi todos los pueblos de la provincia También de Torres, claro. Ha contabilizado Sánchez Tostado más de cinco mil muertos en la provincia que no sucumbieron en el campo de batalla, sino brutalmente represaliados. Casi dos mil a manos de los republicanos y más de 3.300 por la respuesta de los vencedores. Es un número que, en su La familia materna del magistrado (la de los paticas para los vecinos de Torres) evoca cómo su abuelo se libró por poco de ser asesinado por los rojos opinión, revela la cruenta incidencia de la contienda en Jaén, pues en Almería, que es una provincia comparable en términos sociológicos y demográficos, hubo sólo seiscientos Los tíos maternos de Garzón no sólo no niegan, sino que certifican que hubo vendetta sangrienta: Los que ganaron aplicaron el tres por dos Pero- -resumen, significándose sin ambages- -a fin de cuentas, ¿quién había empezado? Por eso, aunque se guardan de hacer mención alguna de las últimas andanzas de su sobrino, volcado ahora sobre la fosa de Víznar donde supuestamente reposan los restos de Federico García Lorca, no les gusta que nadie tire de los hilos del pasado. Celedonio subraya su posición de forma tajante: Que nadie cuente conmigo ni con mi voto para escarbar en las fosas ni para rebuscar calaveras, huesos o anillos Los dos se levantan y se pierden calle abajo. Luis, apoyado en su bastón y en el brazo de Celedonio. Los resentimientos quedaron más enquistados en esta zona que en otras porque, como destaca la cronista oficial de Torres, María José Sánchez Lozano, siempre ha sido un pueblo reivindicativo. Ya en 1918 se pusieron aquí en marcha las colectividades agrarias. La primera de ellas, la Cooperativa El Porvenir. Y hubo muchas requisas de tierras El mayor de los tíos maternos de Garzón, Gabriel (ya fallecido) fue militar en el bando republicano, pero sólo por casualidad según relata su hermano Luis, de 92 años, porque el levantamiento de Franco le pilló de permiso, aquí en el pueblo y eso condicionó su posición en la contienda. Tanto Celedonio como Luis Real hablan de él con veneración: Leía mucho, todo lo que caía en sus manos. Al acabar la guerra, salvó a un vecino de Albanchez, el pueblo de al lado, tiroteado en una cuneta. Lo llevó a cuestas gravemente herido, como un fardo. Hace poco, esa familia le hizo un homenaje De los Garzón, con los que emparentó su hermana María al casarse con Ildefonso, padre del magistrado, dibujan los Real un retrato respetuoso: Gente más bien de izquierdas, pero decentes. Al final, sólo hay personas buenas o malas. Nada más ¿En qué trabajaban? -También en el campo. Luego, el padre de Baltasar en el surtidor de gasolina. Orgullosos de la fidelidad del juez a sus raíces en Sierra Mágina, los familiares de Garzón que aún residen en Torres quieren preservar la privacidad que el pueblo brinda al magistrado. La columna vertebral de la localidad, la antigua calle Mayor, se llama desde hace quince años Baltasar Garzón Real aunque la nueva denominación no cuaje en el lenguaje popular, como es lógico. En esa arteria principal está la casa familiar de los Real, recientemente rehabilitada, donde recala con frecuencia el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5. Cuentan sus parientes que a Garzón le encantan los saraos familiares donde se juntan más de cuarenta y que él es siempre el perejil de la fiesta: El más salao Eso es lo que se dice en voz alta. Porque, en un registro más confidencial, algunos de los Real desaprobaron los coqueteos del magistrado con la política cuando se presentó como número dos del PSOE, a la sombra de Felipe González. Obviamente, los episodios locales de memoria histórica en Torres no empiezan ni acaban en los Garzón (conocidos en el pueblo como los risicas ni en los Real (que llevan por apodo los paticas Mu (Pasa a la página siguiente) No sólo los risicas y los paticas