Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 9 08 ASÍ LO CONTÓ ABC 18 DE SEPTIEMBRE DE 1928 Hace 80 años el ingeniero español Juan de la Cierva y Codorníu ponía un hito en el historial de su célebre autogiro al cruzar el Canal de la Mancha. Poco después, realizó un viaje por Europa para mostrar su prodigio. A su vuelta a España contó en una entrevista para ABC su fantástico periplo La aventura del autogiro espués de un recorrido de más de 3.000 millas por Inglaterra, el autogiro del que es inventor el ilustre ingeniero español don Juan de la Cierva y Codorníu ha realizado la travesía del Canal de la Mancha. Las noticias que con frecuencia recibíamos del extranjero, donde el Sr. La Cierva viene realizando calladamente y con una constancia admirable el perfeccionamiento de su aparato, nos daban a conocer cómo el éxito más completo venía coronando el tesón y el esfuerzo empleados en su obra. Actualmente construye De la Cierva dos apartatos cerca de Southampton de tipos distintos. Uno, grande, Airdisco, en el que se D ha montado un engranaje que pone en movimiento las aspas, evitando así el tenerlo que realizar a mano, y otro con motor Cirrus, más pequeño, para dos pasajeros. El autogiro volvió a elevarse a las doce y treinta y cinco, después de haberse aprovisionado, y a las trece y cuarenta descendió en Abbeville. En el aeropuerto de Le Bourget había muchos periodistas y fotógrafos, autoridades del puerto y gran número de curiosos. A las quince y quince un pequeño avión inglés, que llevaba a bordo a los aviadores ingleses capitán Gradinam y el mayor Dougall, aterrizó en Le Bourget. Los dos aviadores, que habían seguido el vuelo del helicóptero, dijeron que éste se había comportado admirablemente. El aviador Codos, que también había escoltado el autogiro, declaró que estaba maravillado de la velocidad insospechada del aparato, que había atravesado el Canal en veinte minutos. En Le Bourget se hallaban el almirante Portant y el agregado aeronáutico español. A las dieciséis y dieciséis apareció en el horizonte el aparato. Se veía girar su hélice con precisión. El autogiro dio una gran vuelta por encima del aeródromo, pasando a gran velocidad. Después subió un poco, y, a 150 metros de altura, paró el motor. Entonces el aparato comenzó a descender verticalmente, deteniéndose unos momentos en el descenso para reemprenderlo instantes después. Y suavemente, sin ningún incidente, el autogiro se posó en tierra. El ingeniero español De la Cierva fue acogido por los espectadores con una formidable ovación, recibiendo las felicitaciones de las personalidades presentes. Descenso en vertical El vuelo El autogiro del ingeniero español La Cierva, que ha salido esta mañana de Croydon, aeródromo de Londres, a las diez y quince, ha llegado al aeropuerto de Le Bourget a las dieciséis y veinte. En el aparato ocupó un puesto Henri Bouché, director de L Aeronautique Como el autogiro no llevaba aparato de radio, fue escoltado por el Goliath un avión del servicio regular París- Londres. El aparato español aterrizó por primera vez en Limpne a las diez y treinta y cinco, de donde salió poco después para Saint- Inglevert, cerca de Calais, aterrizando en esta ciudad a las once y quince. ABC (19- 09- 1928)