Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE La nueva generación del PSOE necesita matar al padre Omar Encarnación Politólogo El profesor Omar Encarnación cree que el revisionismo histórico desenterrado por Zapatero no servirá para la reconciliación, sino que dividirá a los españoles POR ANNA GRAU. NUEVA YORK Doctor en Ciencias Políticas por Princeton, profesor del Bard College e investigador en el Centro de Estudios Avanzados de Ciencias Sociales del Intituto Juan March. Encarnación acaba de publicar Spanish Politics: Democracy after Dictatorship (Política española: democracia después de la dictadura) cuyo primer avance ya está disponible en la revista Political Science Quarterly, En esta entrevista Encarnación reflexiona sobre la memoria histórica y la actual ola de revisionismo amparado por el Gobierno de Zapatero. -Porque contradice teorías muy bien establecidas, como la de la justicia transicional. De acuerdo con la teoría de la justicia transicional, en España deberían estar todos aterrorizados y traumatizados por no haberse enfrentado a su pasado... -Las cosas se hicieron como se hicieron con un gran apoyo social. En España la ley de amnistía, que era la base legal para el pacto de olvido, se aprobó con el 60 por ciento de los votos. las plazas, nadie instigó comisiones de investigación. Yo creo que algunos políticos de la época habrían querido hacerlo, pero sabían que el pueblo no apoyaría iniciativas así sino todo lo contrario, que las penalizaría. ¿Por qué? Pues por el recuerdo de la guerra, por el miedo, y porque eran muchas las personas, de todas las tendencias, que no querían ver su pasado al descubierto. Mucha gente tenía cosas que ocultar. Pero en tanto afán general de olvido jugaban otros factores. siasmo a un consumismo casi grotesco que identifica con la modernidad. La dictadura se va viendo como algo que no fue tan malo, que contribuyó a la paz y al progreso. Más o menos entonces se acuña el mito de la culpabilidad colectiva. -A una verdadera reconciliación, yo no lo creo. Más bien a un veredicto mixto, donde unos pensarán una cosa y otros otra. Se va a introducir un pasado alternativo. -Sin cambiar la ley de la memoria y la de la amnistía es imposible que haya procesos contra nadie, ni siquiera una comisión de la verdad. Esto sólo puede servir para sacar a la luz datos. Para contar historias. -Pues sí. Me parece que los españoles no son buenos jueces de sí mismos en esto. Yo me sorprendo mucho, cada vez que voy a España, de lo enormemente críticos que son. Piense que a nivel internacional la consideración es muy distinta. Pasa lo mismo que con los nacionalismos: en España lo ven como su gran fracaso, como algo que se hizo fatal, las autonomías son un desastre, te dice todo el mundo. Pero luego te vas a otros países multiétnicos, como la Unión Soviética o la antigua Yugoslavia, y te das cuenta de lo bien que les ha salido esto en España. Los índices de democracia en España son tan altos como los de democracias mucho más maduras. Es un éxito rotundo. Aunque sea un éxito que muchas víctimas han pagado con su sufrimiento y con su silencio. Yo creo que todo el mundo sigue aceptando que aquel pacto fue necesario y fue legítimo. Yo creo que no se arrepienten de nada. ¿Y a dónde cree usted que llevará todo el actual proceso? ¿Y los censos de Garzón? ¿Por ejemplo? ¿Por qué es tan académicamente importante la transición española? -Fue muy importante el cambio económico en los años sesenta. De repente la gente se lanza con entu- -En parte porque la generación política cambia. Zapatero era un crío cuando llegó la democracia. Ya no está Felipe González. La nueva generación del PSOE posiblemente siente la necesidad de desprenderse de su herencia, de matar al padre, de acometer un cambio de liderazgo radical... También hay factores externos que han ayudado, como el caso contra Pinochet. El intento de procesarle por parte del juez Garzón hizo saltar la espoleta de la hipocresía. Era como si España se mirara en el espejo chileno y tratara de hacerle a Pinochet lo que nunca se le hizo a Franco. -Y de repente todo este interés en reabrir el tema. ¿Por qué? ¿Sigue usted pensando que la transición española es ejemplar? El pacto del olvido fue un pacto antifranquista, un pacto contra el uso del pasado como arma política que había hecho la dictadura. Y todo el mundo lo alabó -Y no es así. -Todos, o por lo menos muchos, estaban de acuerdo. -Se puede considerar que el pacto del olvido fue un pacto antifranquista, un pacto contra el uso del pasado como arma política que había hecho la dictadura. Y cuando ese pacto se hizo, todo el mundo lo alabó. Hasta hace tres o cuatro años no se empezó a hablar de él en términos peyorativos. ¿Y qué cambió hace tres o cuatro años? -Menos de lo que parece. La famosa ley de la memoria histórica de 2007 en realidad apoya el pacto del olvido, no lo trunca, porque lo que está claro es que la ley de amnistía no se toca. Lo que se intenta no es mandar a nadie a la cárcel, no es hacer justicia, sino simplemente reconstruir la historia. -Por la enorme complicidad social. En España no hubo madres buscando a los desaparecidos por ¿Por qué transiciones así no han cuajado en otros países y sí en España? Omar Encarnación durante un momento de la entrevista PETER MAUNEY