Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 9 08 EL ZOO DE PAPEL RADAR El año Bond J. F. ALONSO Daniel Craig es inglés, aunque tenga más cara de ruso (hay días que parece el doble de Putin) que de espía al servicio de Su Majestad, tal vez criado en Mayfair. El James Bond de estos días, violento y carnal, muestra en sus maneras el paso del tiempo, un siglo desde que nació su creador, Ian Fleming (1908- 1964) Mucho tiempo. El centenario de Fleming es una buena excusa- -aunque podría haber sido cualquier otra- -para dedicar este 2008 a Bond. El 7 de noviembre se estrena la vigésima segunda película de la serie, Quantum of Solace (www. 007. com) y en Londres han tirado del hilo de las conmemoraciones para organizar una exposición en el Imperial War Museum (en Lambeth Road, www. iwm. org. uk) hasta el 1 de marzo de 2009. Allí nos esperan objetos y memoria, un territorio por desbrozar y degustar. A saber: apuntes y notas tomadas en Estambul para preparar Desde Rusia con amor (1963) y los zapatos con navaja que lucía en la pantalla Rosa Klebb, un manuscrito escrito por el hijo de Fleming de Chitty Chitty Bang Bang un escritorio utilizado en Goldeneye (1995) los zapatos de Baddie en Goldfinger (1964) o una camiseta manchada de sangre que vistió Daniel Craig en Casino Royale (2006) Uno de los orígenes de esta historia de amor es la tremenda soledad que esta Grande de España vive a diario Una vez cumplida la misión cultural volvemos a la ciudad del espía y su hacedor. Podemos pasarnos por la casa matriz de los sastres Turnbull y Asser (Jermyn Street, 71- 72) encargados de suministrar corbatas y camisas a todos los agentes que se han metido en la piel de 007, desde Sean Connery Doctor No 1962) a Casino Royale Estilo inglés, con esos puños clásicos, una doblez de ángulos hacia atrás y dos botones debajo, perfecto para ir a comer en Scott s (Mount Street, 20, en El martini, en el Dukes Bar. Arriba, el cartel de Casino Royale Mayfair) uno de los restaurantes favoritos de Fleming, o a tomar un martini en el Dukes Bar El hotel (www. dukeshotel. com) en el que se halla este local, en St James s Place, ofrece un paquete especial, el Bond About Town que incluye una habitación doble, cena, desayuno inglés, sesión de manicura Moneypenny y una clase magistral de preparación del martini. Total, 450 libras. En su punto La no boda de la duquesa POR BEATRIZ CORTÁZAR enía que haber sido una serpiente de verano, una de esas historias que surgen con el calor y la sequía informativa y que dan que hablar en los mentideros para alegrar la cañita del aperitivo o poner más burbujas a las copas del chiringuito. Que la duquesa de Alba se iba a casar con un funcionario de la Seguridad Social era como para buscar un estribillo y convertir la historia en la canción del verano (además este año no ha habido y se nota) Pero lo mejor de todo fue que una vez se acabó el mes de asueto generalizado, con el salitre en la piel y casi sin deshacer las maletas de vuel- Dicen que una conversación con el Rey ha puesto fin a esos planes de boda. Pero todo se andará. Doña Cayetana siempre ha hecho lo que ha querido ta, los Alba protagonizan uno de los capítulos más increíbles que se recuerden con una historia que podría ser de comedia pero que me temo acabe cogiendo tintes dramáticos tal cómo se esta liando todo. Un comunicado de la Casa de Alba decía que la duquesa no se casaba y que lo suyo con Alfonso Díez (57 años, fina estampa, soltero sin currículum sentimental femenino y amigo del difunto Jesús Aguirre) era solamente una entrañable amistad De entrada el comunicado ya fue toda una sorpresa de la misma manera que ha resultado todo un alucine el comunicado en forma de desmentido que José María Aznar ha hecho enviar para cerrar las bocas de los medios que le apun- T