Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 9 08 FIRMAS ni. Se metió al cónclave en el bolsillo y lanzó varios torpedos afinados contra la personalidad pública de Barack Obama. Suele acusarse a los Estados Unidos de saber poco sobre Europa: tampoco en Europa hemos querido conocer la realidad de los Estados Unidos. Ocurre ahora con la Alaska de Sarah Palin, un confín próspero e intenso de la vida americana, la última línea del espíritu de frontera, irreducible al esquema ideológico. Hay voluntad y energía en Sarah Palin, en su intervención fulminante. Frente al Chicago cosmopolita de Obama, reivindica a la gente de las pequeñas ciudades, el tono llano de Harry Truman. Tanto criticar las convenciones presidenciales y hemos acabado por imitarlas incluso para elegir gobiernos regionales. Más fracaso escolar l fracaso escolar afecta en estos momentos al 30,8 de los estudiantes. En total, son 135.000 al año. Es un incremento de 2,3 puntos. Los datos de Magisterio abundan en una diferenciación cada vez mayor entre chicos y chicas: si fracasan el 23,6 por ciento de las muchachas, entre los chicos el fracaso escolar llega al 37,6. Ese incremento de la tasa de fracaso se debería a la inmigración en solo la mitad de la variación, calcula Magisterio Para los responsables de un sistema educativo tan fallido, no parece llegada la hora de rectificar, como si el fracaso fuese ya parte constitutiva del sistema, elemento indiscernible de una política experimentalista e igualitaria. Entre el inmovilismo y la autosatisfacción dogmática, ni la crisis económica puede disuadir al zapaterismo de un empeño que al final ha logrado incentivar la enseñanza privada y desprestigiar la educación pública. E Corbacho ha cambiado la política inmigratoria pero, como es costumbre en ZP, es un giro discursivo, no acción de gobierno F. SECO LA SEMANA EN UN BLOG Lo que pasa on muchas las preguntas sobre lo que está ocurriendo en el mundo de este principio de siglo y que tiene que ver con que la globalización implica redimensionar de forma realista lo que todavía llamamos Occidente. Crisis de liderato: vistos los dos sucesores suyos que solo han durado un año, ¿por qué el primer ministro japonés Koizumi no permaneció en el poder después de tantos éxitos económicos y arraigo popular? El revanchismo ruso: ¿qué hay de verdad en las informaciones sobre que Occidente le dio garantías a Boris Yeltsin de que la OTAN no incorporaría las repúblicas bálticas? Dependencia energética: ¿para cuándo la aceptación de las centrales nucleares y la perforación petrolífera en el mar con las debidas precauciones? S cuece en Madrid, nostálgicos de los atascos de tráfico. Ahí está, agazapada, la crisis económica. Recuperamos sin rebozo las agitaciones del nuevo iPhone y paladeamos correos electrónicos como quien repasa una letanía jubilosa. Da más gusto fumar a escondidas en la oficina que en la amplitud del pinar. Urbanitas de todo el mundo, sabemos que todo está más a mano en el súper, que los taxistas son como un trasunto del Mercurio alado y que la Castellana de noche es incluso mejor que las estrellas fugaces en la noche de San Lorenzo. USA, USA os hemos pasado largos años haciendo cachondeo de las convenciones americanas por los globos de color, las gorras de béisbol y esas señoras de club campestre que agitan sus pancartas, para acabar reconociendo que es un sistema político con grandes virtudes. ¿Por qué no va a tener la elección de un candidato presidencial una dosis de folklore? Esas cosas las bordaba el actor John Carradine, enfundado en su levita de coronel confederado y sus histriónicas ínfulas de estadista con elocuencia de Padre Fundador. Sobre todo en El hombre que mató a Liberty Valance y luego en La vuelta al mundo en ochenta días En política los rituales adquieren naturaleza de sustancia. En el pre- calentamiento de la convención republicana tuvo efecto la intervención poco citada de Giulia- Más pateras legan más pateras, a veces ataúdes flotantes. Por la noche, los tránsitos del Pirineo son un fluir constante de inmigración ilegal, lo mismo que algunos aeropuertos. El ministro Corbacho opta por no referirse a la inmigración ilegal de forma proporcionada a su realidad creciente. Ha dado un giro copernicano a la política inmigratoria del PSOE pero, como es costumbre en el zapaterismo, son giros discursivos que no se traducen en acción de gobierno. Como eco remanente de las políticas del pasado inmediato, entre los ilegales todavía corren bulos sobre tramitaciones excepcionales de regularización. Ahora, el segundo giro del ministro Corbacho- -la ya incierta supresión de contratación en origen- -pone raíles sin nombre a la economía sumergida. VALENTÍN PUIG N L R Regreso urbanita egresamos a los restaurantes mullidos y pre- otoñales en los que fuimos tan felices antes de las vacaciones de verano. Volvemos hartos de pescaíto frito, de terrazas costeras con mosquitos, de verbenas pachangueras, de niños en plan Tarzán, de improvisados conciliábulos de matrimonios para arreglar la vida de los demás, de bulos sobre la vida sexual de quien sea. Regresamos oliendo a cloro de piscina, intoxicados por la envidia de los yates que pasaban por el horizonte, deseosos de saber lo que se vpuig abc. es