Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Romy Schneider Una vida de película Podría haber tenido una vida de cuento de hadas, pero el infortunio hizo presa en ella. Romy Schneider, la inolvidable actriz austro- alemana que en los años 50 se convirtió en un mito encarnando el papel de la emperatriz Sissi, festejaría el próximo 23 de septiembre su 70 cumpleaños TEXTO: VANESA SUVALSKI CORRESPONSAL EN VIENA acida en Viena en 1938 bajo el nombre de Rosemarie Magdalena Albach- Retty, Romy Schneider se crió en el seno de una familia de actores. Los éxitos comenzaron a muy temprana edad, cuando con tan sólo 15 años filmó junto a su madre, la dominante Magda Schneider, su primer largometraje, Cuando las lilas blancas vuelvan a florecer El estrellato llegó cuando el director alemán Ernst Marischka la convoca para el papel de emperatriz Elisabeth de Austria Sissi Su frescura y desparpajo han marcado a varias generaciones que aún hoy sueñan con aquellos suntuosos trajes de época que vistió Romy en las tres películas donde se encarnó a Sissi. Sin embargo, ese personaje no la hacía feliz, al punto que la actriz rechazó una oferta millonaria para firmar una cuarta parte de la saga. Sissi cuelga de mí como un cepo en la pierna Ella se reía dichosa cuando yo en realidad tenía ganas de llorar llegó a decir Schneider sobre su personaje más popular. La fama, extraña compañera, hacía que la felicidad que tanto anhelaba se hiciese inalcanzable. Amada ante las cámaras, Romy Schneider fracasó con los hombres. La diva nunca encontró la calma en su vida privada. En 1958 conoció a Alain Delon al coincidir en el rodaje de la película Christine El primer encuentro en el aeropuerto de París Orly fue el inicio de un romance que iba a durar años y que alimentaría a la prensa europea del corazón. La joven actriz, 20 años entonces, decidió mudarse con Delon a París, algo que los medios alemanes nunca le perdonaron. Allí aprendió francés, idioma que incluso llegó a hablar sin acento; radiante y enamorada, no paraba de triunfar en el cine y el teatro. Pero la relación terminó de forma abrupta en 1964, con una carta de despedida dejada por Delon en su finca. Su amado le aseguraba haberlo hecho por amor, ya que se N veía incapaz de hacerla feliz. Fue el primer gran golpe en la vida de Schneider, quien intentó suicidarse. Luego vendrían dos matrimonios fallidos. Primero con el actor y productor de cine alemán Harry Meyen, 14 años mayor que ella. No te metas con un hombre mayor que tú le insistía Magda Schneider, pero Romy ya no quería escuchar los consejos de su madre. Mayen le inspiraba intelectualidad, humor. En él, Schneider inten- tó encontrar lo que Delon no pudo o quiso darle: cobijo y cariño. Su sueño de una familia parecía hacerse realidad en 1966 cuando nació su primer hijo, David Christopher. Pero sólo dos años más tarde, Romy no resistió la llamada de Delon para filmar juntos la mítica película Swimmingpool todo un éxito de taquilla. Ella estaba encantada, pero su esposo buscó refugio en la bebida. Así comenzó el declive de la pareja. En 1973 se separa- ron y el divorcio llegó dos años más tarde. Mayen nunca pudo superar el abandono de Schneider y acabaría suicidándose en 1979. El mismo año, la actriz se casó con su secretario privado, Daniel Biasini, once años más joven que ella y con el que tuvo una hija, Sarah, nacida en 1977, hoy también actriz. En 1981 las desgracias azotaron la vida de Schneider. Tras el divorcio de Biasini, tuvo que ser sometida a una complicada operación de riñones, y en julio del mismo año su hijo David, de 14 años, murió en un accidente en su mansión cerca de París. El día que no pueda seguir soñando, voy a morir dijo Romy. Y así lo hizo. El 29 de mayo de 1982 su cuerpo sin vida fue encontrado por su compañero de entonces, el productor Laurent Pétin. No está claro si la diva se suicidó o si falleció de causas naturales. Nunca se realizó una autopsia. Sus amigos dicen que murió sin tomar pastillas, pero con el corazón hecho añicos. El dolor pudo con su alma. A modo de homenaje póstumo, se están filmando dos películas sobre la turbulenta vida de la actriz, una para la pantalla grande y otra para televisión. Romy es una coproducción entre tres canales públicos, uno austríaco y dos alemanes. Encarnará a Romy Schneider a la joven actriz Jessica Se espera que el filme llegue a la pantalla en 2009. Una mujer como Romy película pensada para el cine, comenzará a filmarse en primavera de 2009 y tendrá en el papel protagonista a la conocida actriz y cantante alemana Yvonne Catterfeld. Esta coproducción franco- alemana será producida por Raymond Danon, productor en 1982 de La paseante de Sans- Souci la última de las casi 60 películas protagonizadas por Romy Schneider. Pero el culto en torno a Romy va más allá de las películas que inmortalizan el halo de femme fatal que la rodeaba. Sus admiradores también persiguen cualquier objeto personal. La casa de remates Dorotheum de Viena subastará el próximo 17 de octubre una pulsera de oro de la actriz. El mito de Romy sigue vivo con este brazalete. Veinticinco años después de su muerte, Romy Schneider permanece inolvidable asegura Dorotheum en un comunicado. El precio inicial fue fijado entre los 2.500 y 3.500 euros. La artista se había desprendido de esa joya en 1958, poco antes de mudarse a París, donde convivió con el amor de su vida, Alain Delon. Pero en su Austria natal el nombre de la inolvidable actriz no es asociado sólo al pasado. Desde 1990 se entregan cada año en la república alpina los premios de televisión Romy Y la estatuilla tan codiciada muestra precisamente la figura de Romy Schneider en una escena de la película Swimmingpool Para seguir recordándola, siempre. Tras las huellas de Romy La mató el (des) amor Romy luce el brazalete de oro que será subastado en Viena ABC