Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE FOTOS: ABC Sin embargo, visitar Meteora no implica renunciar a Atenas. De hecho, esta maravilla natural forma parte de dos rutas principales desde la capital. La primera, de menor duración, que incluye Delfos, y una segunda más completa que recorre el Circuito de Grecia Clásica (Micenas, Epidauro, Olympia, Delfos y Meteora) En los últimos años con el desarrollo de otras rutas temáticas ha aumentado el número de turistas llegados a Meteora nos precisan. Estas espectaculares montañas forman también parte de rutas de turismo de deportes y aventura dado que Meteora, por su morfología, es uno de los lugares más espectaculares para la práctica de la escalada. A quien ha visitado la zona no se le escapa tampoco el increíble parecido de las montañas griegas con las del Monasterio de Montserrat (Cataluña) otro destino habitual de los escaladores. Las construcciones de los monasterios de Meteora comenzaron en el siglo XIV y concluyeron en el XVI. Llegaron a ser hasta veinte los monasterios en su época inicial. El motivo de edificarlos en lugares tan inaccesibles fue en principio por motivos defensivos, ya que la única manera de llegar a ellos era con un cesto que lanzaban desde arriba y las provisiones eran llevadas por los lugareños. Con el tiempo se han ido construyendo escaleras y puentes, lo que hace accesibles a los que hoy se pueden por fortuna visitar. La belleza natural del entorno la enriquecen los patrimonios que esconden los monasterios. Algunos Monasterios y rarezas albergan auténticas joyas religiosas. Todos ellos están habitados por monjes o monjas, dedicados a la oración y a la pintura de iconos. Algunos días de la semana abren sus puertas para la visita. Eso sí, con algunas condiciones. Se impone, de entrada, el uso de improvisadas faldas para cubrir las piernas de las mujeres (en caso que lleven pantalones) y es obligado el absoluto silencio durante el recorrido. En la actualidad son seis los monasterios que pueden visitarse: Agios Nikolaos, Moni Russanu o Agia Barbara, Moni Barlaam, el Gran Meteoro o Metamorfoseon, Agia Triada y Agios Stefanos. Además de los monasterios, en Meteora sorprende el paisaje. Debido a la erosión, el conglomerado de arenisca ha adoptado formas caprichosas: obeliscos naturales, anchas rocas redondeadas como caparazones de tortuga. Entre colina y colina hay además un bosque de plátanos, el árbol autóctono del Egeo. No es raro encontrar entre las hojas caídas un ejemplar de Testus graeca la tortuga de tierra mediterránea cuyo caparazón usaban los antiguos como soporte y caja de resonancia de la lira. Los incondicionales de Grecia ya conocen Meteora. Los que sólo han podido degustar las islas tienen ahora ante sí la oportunidad de descubrir esa parte más oculta del país. Más información: El Organismo Nacional Helénico de Turismo en España ofrece mapas, folletos y planos de ciudades. C Quintana, 2- 2 (esquina Princesa) 28008 Madrid. Tel. 91 548 48 90 info turismodegrecia. org Como fortalezas inaccesibles, sólo unos pocos están abiertos al público