Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Somalia Piratas: negocios en fuera borda Aunque la ONU ha tomado algunas decisiones para impedirlo, la piratería es un negocio lucrativo en aguas como las de Somalia. Los nuevos bucaneros se están convirtiendo en un ejemplo a seguir POR PAULA ROSAS CORRESPONSAL EN EL CAIRO l pasado 20 de abril, España se quedaba muda al saber que un pesquero vasco había sido secuestrado por piratas en el golfo de Adén. La piratería parecía haber quedado relegada al mundo de los galeones y los tesoros de oro puro, cuando las cálidas aguas del Caribe escondían bucaneros de largo y sucio pelo, machete entre los dientes y patas de palo. O, en su versión más moderna, a las toneladas de imitaciones que proceden de remotas factorías chinas. En un mundo lleno de fronteras, aguas jurisdiccionales y ejércitos, los piratas parecían meras anécdotas de la historia. Sin embargo, desde principios de este año, 30 barcos han sido secuestrados sólo en las costas de Somalia. Y esta última semana se ha batido un nuevo récord: cuatro embarcaciones han sido capturadas en menos de 48 horas. La piratería se ha convertido en un lucrativo negocio en Soma- E lia, país que ostenta el triste honor de ser, probablemente, el ejemplo más claro de estado fallido del mundo. Y las milicias que han tenido en vilo a los sucesivos gobiernos interinos han encontrado en el secuestro de barcos una malévola pero sencilla forma de financiación. Actualmente cerca de 1.200 piratas operan en las costas de Somalia explica a este diario Andrew Mwangura, que lidera Seafarers Assistance Programme (SAP) una organización no gubernamental que vigila el golfo de Adén y ofrece asistencia a los navegantes. Los piratas están organizados en seis grupos principales, y poseen grandes cantidades de armamento. Cada año, más de 20.000 buques cruzan la lengua marina que separa Somalia de Yemen y que comunica el océano índico con el mar Rojo y, más allá, a través del canal de Suez, con el Mediterráneo. Es el camino marítimo más Cuestión de esperar Un pequeño grupo de piratas somalíes en su jornada de trabajo en el golfo de Aden AP corto entre Asia y Europa, por lo que, sólo en 2007, 700 millones de toneladas de todo tipo de mercancías, desde minerales hasta manufacturas, cruzaron estas aguas. Los piratas somalíes no siempre buscan el botín en la carga del barco, sino en el pago que gobiernos y multinacionales hacen del rescate, que puede superar el millón de dólares. Mwangura opina que los bucaneros somalíes son cada vez más listos y están más organizados. Hace unos años, sus objetivos eran siempre buques indios o africanos, peor preparados para defenderse y presas fáciles señala. Sin embargo, los rescates que sus gobiernos pagaban por ellos no ascendían más que unas cuantas decenas de miles de dólares. A veces, los tripulantes eran abandonados a su suerte señala este antiguo marinero, cuya organización tiene su sede en Mombasa. El pasado jueves, el Asmak un pesquero omaní, fue liberado frente a las costas de Eyl, en el noreste del país. Llevaba ocho meses secuestrado y, finalmente, no se pagó rescate. Un miembro de la tripulación, un ingeniero indonesio murió durante el cautiverio. Las grandes compañías japone-