Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Thatcher confunde la Guerra de las Malvinas con la de Bosnia (Viene de la página anterior) ABC Lady Thatcher ya no es consciente de la muerte de su marido, Dennis ABC la noticia se hizo oficial en 1993 por medio de una carta que el propio Ronald Reagan dirigió a todos los norteamericanos. La escritora Peggy Noonan, autora de tantos de los grandes discursos del presidente Reagan durante su segundo mandato en la Casa Blanca, afirma en su libro When caracter was king. A story of Ronald Reagan Todo el mundo pregunta si Reagan daba señales del mal de Alzheimer cuando era presidente. Yo nunca vi ninguna, pero no siempre estaba con él. La última vez que trabajé con él, en la preparación de su discurso de despedida en diciembre de 1988, manifestó con claridad qué quería que fuese incluido en el discurso, tanto de palabra como al editarlo él mismo. Y también dejó bastante claro lo que no quería que se incluyese. Vi cartas que estaba escribiendo en esos días y tenían la misma sensibilidad, el mismo estilo y humor, el mismo puntillismo de siempre cuando éste era requerido. A mí sólo me parecía que estaba cansado por llegar al final de su Presidencia. Pero tenía setenta y ocho años y se había trabajado su fatiga Noonan aporta numerosos testimonios del equipo de Reagan en la fase final de su Presidencia. Ni uno solo confiesa haber visto el más mínimo signo de demencia. Nancy Reagan contaría que tuvo el primer síntoma de problemas a principios de la década de 1990, tres o cuatro años después de dejar el cargo. Habían viajado a una ciudad norteamericana en la que el ex presidente debía pronunciar un discurso. Llegaron a un gran hotel. El personal les dejó el equipaje en la habitación y cuando los dos se quedaron solos, él permaneció quieto, de pie, mirando alrededor y dijo: Me temo que no sé dónde estoy Marion Jorgensen, viuda del empresario del acero Earle Jorgensen, ambos contribuyentes a las primeras campañas electorales de Reagan en la década de 1960, fue testigo de situaciones si- En el caso del duque de Suárez, la enfermedad se hace todavía más cruel porque le atacó más joven. A Reagan a los 82 años. A Thatcher a los 75. A Suárez a los 70 Reagan tuvo el privilegio de ser él quien diera a conocer al país su enfermedad. Cuando le fue diagnosticado Alzheimer escribió una carta al país. No hubo que editarla Adolfo Suárez Illana tomó esta fotografía de S. M. el Rey y Adolfo Suárez el pasado 16 de julio, cuando el Monarca- -acompañado de la Reina- -fue a entregar al ex presidente del Gobierno el collar del Toisón de Oro ABC milares a la vivida por Nancy aquel día de 1991 ó 1992. Ronnie y Nancy vinieron a casa. Solían venir a cenar temprano, sobre las seis y media. Y habían estado allí cientos de veces. Y Ron entró, dio una vuelta, me vio... y fue a la ventana y miró afuera... y volvió a mirarme y dijo Este lugar me resulta familiar, creo que ya había estado aquí Reagan había celebrado allí su elección como gobernador de California en 1966. Reagan había celebrado allí mismo su elección como presidente de los Estados Unidos de América en 1980. Ronald Reagan ya no lo recordaba. Un par de años después, George el que había sido su secretario de Estado, fue a visitar a Reagan a su casa. El ex presidente estaba en el jardín con su enfermera. Cuando le vio, Reagan cruzó unas palabras con la mujer. A le alegró haber provocado una reacción en su antiguo jefe. Después preguntó a la enfermera qué le había dicho. La respuesta fue terrible. Las palabras de Reagan habían sido: ¿Quién es ese hombre? Creo que fue muy famoso en otro tiempo... Ronald Reagan tuvo el privilegio de ser quien diera a conocer al país la noticias de su enfermedad. Cuando le fue diagnosticado el Alzheimer en la Clínica Mayo, en 1993, Reagan regresó a su casa y sin pararse a pensar se sentó en su despacho y escribió de una sentada una carta al país. Nancy la leyó después con los ojos llenos de lágrimas. Al día siguiente era hecha pública. No fue necesario hacer la más mínima corrección. Margaret Thatcher no ha podido hacerlo. Ha tenido que ser su hija Carol quien lo hiciera. Carol ha confesado cómo en el año 2000 casi me caigo de la silla cuando vio que confundía el conflicto de Bosnia con la guerra de las Malvinas, punto nuclear de su mandato. Alguien tan querido por los españoles como Adolfo Suárez sufre la misma dolencia. Y como en el caso de Thatcher, ha tenido que