Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
31 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Mujer y Guardia Civil Veinte años de pasión POR VIRGINIA RÓDENAS L Instituto, gloria a ti, por tu honor quiero vivir (Himno de la Guardia Civil) DOLORES ACOSTA Comandante de puesto Mi llegada fue algo impactante. Me he hecho respetar estando junto al pueblo o advirtió cuando era un hecho consumado (27 de octubre de 1988) un ex militar de la UMD (Unión Militar Democrática) a mayor inri, en un artículo periodístico: la presencia de mujeres causará sorpresas y tendrán que luchar por imponer su profesionalidad siendo previsible su paso con celeridad a cargos burocráticos y administrativos- -como lo recuerda el general Gonzalo Jar- mucho más cómodos que batirse el cobre por calles, caminos y carreteras, ya que, apostillaba, la herencia genética no perdona Luego avisaba sobre los posibles favoritismos aunque sólo sea porque al jefe le guste tener en su antedespacho a una mujer antes que a un civil con bigote Y previno que muchas de ellas podrían acabar casadas con el coronel. Tampoco las mujeres en la Guardia Civil eran una novedad porque desde 1948 prestaban servicio a través de la figura peculiar de la matrona, en general reclutadas entre viudas y huérfanas del Cuerpo, para funciones de control y registro sobre personas de su sexo. Pero ahora no iba a ser lo mismo: llevarían pistola y tricornio, serían iguales. ¿Fue eso lo que asustó al militante de la UMD? Lo cierto es que aquel pensamiento liberal era suscrito por un buen puñado de españoles a los que los vientos de la modernidad, pero sobre todo de la justicia y del sentido común, les acabarían poniendo, primero, los pelos de pun- ta, y después en su sitio. Es lo que tiene el tiempo, que no perdona. Y también es a lo que lleva el arrojo y el tesón de aquellas 200 pioneras que de 2.817 aspirantes lograron superar las pruebas de aptitud- -el 26 fue eliminado por no dar la talla física de 1,65 y dos se dieron de baja- Su edad media era de 21 años, un poco más que las de sus 1.500 compañeros de la Academia en Baeza; nueve estaban casadas (una con un guardia civil) tres tenían hijos, cinco estaban separadas y una divorciada; 74 eran hijas del Cuerpo y 30 de militares. Su formación intelectual iba desde el Bachillerato a la licenciatura universitaria. Hasta había una Miss Asturias Y también ingresó la hija de un subteniente del Benemérito Instituto asesinado el año anterior por ETA. Porque aquel 1988 forma parte para nuestra vergüenza de los sangrientos años de plomo, cuando los aniquilados por la banda se despachaban con un breve en los periódicos y un funeral de trastienda. Pero eso no las arredró a sabiendas de que su destino podía estar en el Norte. Ninguna de aquellas intrépidas, en igualdad de condiciones con sus compañeros y sin el más mínimo privilegio, repitió curso. El 23 de octubre, mientras Emiliano Revilla seguía secuestrado por el terror, y un civil, por primera vez en su historia, dirigía el Cuerpo- -Luis Roldán también fue su primer director criminal y preso- estas damas juraban bandera. Pasaban con todas las de la ley a formar parte de la leyenda del Instituto Armado. Su objetivo declarado era cumplir lo que la sociedad espera de nosotras Darlo todo por la Patria su fin. Sin escatimar el más mínimo esfuerzo. Hasta dar la vida. GARCIA CARRION