Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD El actor, sentado en el centro, en el Instituto Británico de Madrid pocos días antes de fallecer. A la izquierda, con un abanico, aparece Conchita Montenegro. Según la leyenda, una gitana que estuvo en el Instituto vio la muerte reflejada en el rostro de Howard Cine El último papel de Howard (Viene de la página anterior) ¿Por qué, si no, salía disfrazado del hotel Ritz, que era donde se hospedaba, y se saltaba continuamente el programa de actos que le había marcado el Instituto Británico en Madrid, que era quien corría oficialmente con los costes de su visita? Pero, al no existir documentos al respecto, ni testimonios ni datos sobre reuniones con representantes del régimen, todo quedaba en el campo de las hipótesis. Al final, Rey- Ximena encontró un testimonio en la persona de Conchita Montenegro, una de las pioneras del cine español en Hollywood. La actriz donostiarra había nacido en 1912 y, después de una apasionante carrera artística, coprotagonizó con Leslie Howard la película Prohibido (1931) Según el autor de El vuelo de Ibis en ese tiempo vivieron un gran romance gracias al cual mantuvieron a lo largo de los años una amistad. El director de cine y ensayista Jesús García de Dueñas- -estudioso de la figura de esta actriz- -asegura no conocer ningún testimonio periodístico que hablara de esa relación. Pero atendiendo a la fama de seductor del caballero británico y al prestigio sensual de la dama española, no sería nada extraño que mantuvieran un romance. Sin embargo, sí hay varios documentos gráficos de encuentros entre ambos durante la visita que realizó Howard a España días antes de su muerte. Uno de ellos, en la revista Primer Plano Esta revista- -dice García de Dueñas- -publicó fotos del rodaje de Ídolos de Florián Rey, donde se les ve juntos Hay que aclarar que ninguno de ellos participaba en la película. Según el libro El vuelo de Ibis su amistad propició un encuentro entre Howard y el gobierno de Franco Conchita- -dice Rey- Ximena- -era novia del diplomático Ricardo Giménez- Arnau, con el que se casaría en 1944, y que pertenecía a una familia muy relacionada con el régimen. No he hallado documentación escrita de esa reunión, pero sí el testimonio de la propia actriz en los encuentros que tuvimos en 2006 y 2007 en su residencia geriátrica, poco antes de morir. En esos encuentros me confirmó su relación con el actor, y cuando le pregunté a qué había venido Howard en esa visita a Madrid, me contestó: Para asegurar la paz con Inglaterra No quise preguntarle nada más, pero deduzco que se refería a que traía un mensaje del gobierno británico para que, a cambio de que España mantuviera la neutralidad en la contienda, los aliados no intervinieran en nuestro país en caso de ganar ellos la guerra. Esta es mi teoría tras años de investigación... De hecho, poco después de la visita de Howard, España declaró su neutralidad en la guerra. En cualquier caso, siempre será difícil discernir entre la vida y la leyenda de este gran actor. Leslie Howard vivió y murió como si estuviera interpretando a uno de sus personajes. Otros vuelos sin retorno La Segunda Guerra Mundial segó la vida de numerosos artistas, algunos de ellos, al igual que Leslie Howard, murieron a bordo de aeronaves, al menos según rezan los comunicados oficiales sobre dichas desapariciones. La actriz Carole Lombard nunca llegó a ver estrenada su última película, Ser o no ser (To be or not to be) dirigida por Ernest Lubitsch y en la cual se parodiaba el nazismo. Nada más finalizar su rodaje, en diciembre de 1941, Estados Unidos entró en la contienda tras el ataque japonés a Pearl Harbor. Entonces el gobierno americano pidió a diversos actores que participaran en la causa. En enero de 1942, Carole Lombard viajó a Indiana para un acto de promoción de los bonos de guerra. El avión que la llevaba de regreso a California, junto a su madre y otras 20 personas, cayó en las afueras de Las Vegas y todos los tripulantes fallecieron. El gobierno la otorgó la medalla de la libertad y su esposo, Clark Gable, se enroló en las tropas estadounidenses que se habían desplegado en Europa. Otra triste desaparición, tan misteriosa como la de Leslie Howard, fue la del célebre músico Glenn Miller. Según la versión oficial, falleció el 15 de diciembre de 1944 cuando el avión en el que viajaba sufrió un accidente en el Canal de la Mancha a causa del mal tiempo. Miller se había alistado como músico en el ejército y llegó a tener el grado de mayor. En la época en que se produjo su desaparición estaba haciendo una gira por Inglaterra para tocar ante las tropas norteamericanas. El empresario inglés John Edwards, que era un admirador del músico, se gastó una Carole Lombard fortuna en investigar su muerte. Edwards al final declaró que Miller había sido asesinado en el barrio de Pigalle de París- -lugar en el que se concentraban muchos de los prostíbulos de esa ciudad- -y las autoridades militares no quisieron desvelar este hecho para que no se derrumbara el mito. Otras investigaciones apuntan a que el avión en el que cruzó el Canal de la Mancha recibió un impacto causado por fuego amigo y las fuerzas aliadas no quisieron comunicarlo por no provocar una crisis de confianza. También se ha escrito mucho sobre la desaparición de Antoine de Saint- Exupéry. El autor de El principito formó parte de la aviación militar francesa y el 31 de julio de 1944 su avión, que partió de Córcega en una misión de reconocimiento, nunca regresó. Tras años de especulaciones sobre el lugar y el motivo de su muerte, en abril de 2004 el departamento de Investigaciones Arqueológicas Submarinas reveló que había encontrado una pieza del avión frente a las costas de Marsella, pero las causas de su muerte siguen siendo un enigma.