Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Barracas otras formas, como la de los pisos patera POR ÀLEX GUBERN De la ciudad oculta al neochabolismo Barcelona descubre, veinte años después de la desaparición de sus últimos núcleos chabolistas, cómo esa realidad pervive hoy bajo O ficialmente, el barraquismo desapareció en Barcelona en vísperas de los años olímpicos; veinte años después, el fenómeno de las infraviviendas, aunque bajo otras formas, pervive. Cuando se puso fin al barraquismo poco antes de los Juegos corrían los gloriosos ochenta, y al dictado del lema Barcelona ponte guapa la ciudad se descubría asombrada a sí misma, en paralelo a su despegue como destino turístico internacional. Fue en esos años cuando la piqueta echaba abajo el último núcleo barraquista de la ciudad, el Francisco Alegre, encaramado en las cuestas del monte del Carmelo, germen, entre otras herencias, del asociacionismo vecinal más organizado y combativo. El Francisco Alegre era el últi- mo de una serie de núcleos barraquistas que, diseminados por Barcelona en los años sesenta, momento álgido de la segunda oleada migratoria, llegaron a reunir a más de 50.000 personas. De esa ciudad paralela, escondida y silenciada, apenas quedan trazos hoy, quizás sólo el recuerdo de quienes habitaron en ella. Sobre este fenómeno, la muy rica historiografía local apenas ha indagado, aunque ahora sí es objeto de una interesantísima exposición en el Museo de Historia de la Ciudad (MHCB) Abordado desde la oficialidad durante décadas como si de un episodio vergonzante se tratase, sólo ahora que han pasado los años y el barraquismo ha pasado de problema urbano y social a referencia histórica, se empieza a analizar el alcance de esa ciudad informal como la defi- ne el MHCB en su muestra. Ahora, veinte años después del fin oficial del barraquismo, Barcelona descubre que las chabolas de principios de siglo o de los años sesenta se reinventan en dos fenómenos diferenciados, uno anecdótico y otro de mucho mayor alcance. Por un lado, el rebrote de pequeños y atomizados núcleos de chabolas o caravanas en los pocos solares libres que todavía quedan en la ciudad; y, por otro, en una realidad de mayor alcance y gravedad, la proliferación de pisos sobreocupados o pisos patera donde el sistema de camas calientes -alquiler de lecho por horas- -acoge ahora a un gran porcentaje de la nueva inmigración. En Barcelona, el caso de las nuevas chabolas se localiza principalmente en el antiguo núcleo industrial del Pueblo Nuevo, un barrio en transformación llamado a ser polo de empresas tecnológicas. Allí, la abundancia de pequeños solares ha propiciado la llegada de grupos seminómadas, normalmente de gitanos portugueses, que se dedican a la chatarra y Nuevas tipologías Las barracas del Campo de la Bota, donde actualmente está el recinto del Fórum