Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE unas amigas noruegas que residen allí. Según informó un diario noruego, Peter, en una decisión que ha levantado no poca polémica, decidió subastar la exclusiva de la primera entrevista que conceda Anna contando su traumática experiencia. El dinero irá a mi mujer, para la difícil rehabilitación a la que se enfrenta y la entrevista se producirá cuando los médicos decidan Otras personas debieron subir a ese avión, quién sabe si en lugar de algunas que murieron y consiguieron el billete a última hora. Un retraso, la casualidad o un cambio de planes decidieron la suerte o la fatalidad. Casi como una moneda lanzada al aire. Por ejemplo, una pareja de canarios que regresaba de sus vacaciones en Turquía y hacía escala en Madrid para coger el vuelo de Spanair decidió alargar su estancia para ver el espectáculo de La Bella y la Bestia que apura sus últimos días de representación. Los dos hijos de una holandesa afincada en Gran Canaria tenían previsto viajar desde Alemania, donde están estudiando, a Madrid, y después a las islas en el avión accidentado, pero cambiaron de vuelo. Y otra pareja también canaria se quedó en tierra por sólo tres minutos. Tres minutos que valen toda una prórroga de vida. Jesús Alfredo, Gregoria, María, Roberto, Ligia, José Pablo, Beatriz, Rafael, Ángeles, Leandro, Pedro, Kim... La vida les ha dado una nueva oportunidad. Pero cuando se disipe la bruma de la euforia y del miedo habrá una deuda que pagar. No son superhéroes, como el protagonista de El protegido Sólo supervivientes. ¿Sabes lo que da más miedo? le pregunta Elijah Price a David Dunn. No saber cuál es tu misión en este mundo, no saber por qué estás aquí. Es una sensación horrible Esa es la batalla que tendrán que afrontar los 19 del JK 5022 después de este renacer con dolor. Retrasos y cambios Un avión despega cerca del lugar donde se estrelló el aparato de Spanair el pasado miércoles de Boadilla, y tras su fallecimiento el Consistorio le rindió homenaje dedicándole una de las calles del municipio. Como los demás, este herido compró su pasaje hacia la salvación al viajar en la parte delantera y salir brutalmente despedido de la aeronave tras el impacto. La noticia llegó al día siguiente a Valseca, un pueblecito situado a diez kilómetros de Segovia, donde Pedro Hernangómez nació hace 57 años. Su paisano estaba vivo. En realidad, pocos le recuerdan, pues hace mucho tiempo que cogió el petate y emigró a Gran Canaria, donde regenta una empresa de electricidad. Cuando se enteraron del accidente, su mujer y su hija viajaron a Madrid sin tener noticias de él y acompañadas de los peores presagios. Pedro visitó su pueblo en junio para disfrutar de la Fiesta de Exaltación del Garbanzo. Permanee ingresado en el Hospital Ramón y Cajal y su pronóstico es grave: tiene fracturas en el hueso malar, en el fémur derecho y en el tobillo izquierdo, además de complicaciones en los pulmones causadas por las múltiples contusiones. Kim Yvonne Tate Pérez, una profesora canaria de 30 años, volaba de regreso a casa. El parte habla de un neumotórax izquierdo y un politraumatismo. Ingresada en el Hospital de La Princesa, su pronóstico es grave, aunque evoluciona favorablemente. La paciente con más problemas, María Luisa Estévez González, una abogada canaria de 40 años que había pasado sus vacaciones en Madrid, presenta quemaduras en el 72 por ciento de su cuerpo. Su estado es crítico y lucha por su vida en la Unidad de Quemados del Hospital de La Paz. Sus padres y hermanos se desplazaron a la capital desde Las Palmas cuando tuvieron noticia del suceso. Anna Maij Stefanides, 56 años, finlandesa afincada en Suecia, tiene cuatro costillas rotas y un corte en la cabeza. El fuego no la alcanzó, algo que le parece increíble a su marido, Peter, que no se separa de ella en el Hospital Ramón y Cajal y se enteró de la catástrofe por televisión. Anna viajaba a Las Palmas para visitar a AP Un viaje angustioso a Madrid Pabellón de lágrimas La foto, publicada el viernes en la portada de ABC, muestra el inmenso pabellón 6 del Ifema, la improvisada morgue- -lo de improvisada ya es un adjetivo puesto en cuarentena después del 11- M y del 20- A, dos desgraciadas fechas grapadas a la historia de este lugar- -cuyo suelo está cubierto de cadáveres tapados por sábanas. El espacio que acoge los stands de ferias tan importantes como Fitur, que suele ser un bullicioso foro de encuentro, es estos días un recinto de lágrimas. Pedro Sánchez, concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid, que se encuentra de guardia durante este mes, ha estado allí compartiendo malas noticias. Hay personas que han perdido a cuatro familiares directos. Ha sido horrible confiesa. Sánchez destaca el trabajo realizado por forenses, psicólogos y demás personal asistencial en Ifema. Han dado una demostración de extrema profesionalidad. La movilización de esta ciudad cuando ocurre una catástrofe es impresionante. Las víctimas han estado arropadas en todo momento Han sido utilizados un total de 24.000 metros cuadrados del recinto ferial, entre el pabellón 6 y oficinas. Para las labores de identificación de los cadáveres, los forenses y la Policía judicial pudieron utilizar 10.000 metros cuadrados, mientras que los familiares se situaron en 14.000 metros cuadrados de salas y estancias para descansar. El dispositivo, prácticamente el mismo que el del 11- M, contó con 150 teléfonos y ordenadores. El director general de Ifema, Fermín Lucas, cree que esta instalación es superior a otras posibles alternativas, como polideportivos, para atender situaciones de alta emergencia. Aunque nadie quiere cargarle este triste sambenito al pabellón 6.