Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD JK 5022 19 vidas con prórroga (Viene de la página anterior) ble protagonista de su propia salvación y de la de dos niños que estaban cerca de ella. Beatriz se hizo un torniquete en una pierna para frenar la hemorragia y ayudó a sacar a dos pequeños. Los agentes de Protección Civil la encontraron en su asiento con el cinturón de seguridad puesto. Esta valiente mujer de 41 años, nacida en Valleseco (Gran Canaria) directora de zona de Caixa Galicia en Las Palmas, regresaba de unas vacaciones en Johannesburgo (Suráfrica) con unos amigos, de los que se despidió en Madrid. A las 14: 45 horas, poco antes del despegue, telefoneó a su hermano Carlos para decirle que el vuelo se retrasaba a causa de un problema técnico. La siguiente llamada que recibió Carlos procedía de un número desconocido, el móvil prestado por un bombero a Beatriz. Hola, he tenido un accidente, pero estoy bien Fractura abierta de miembro inferior derecho como único peaje físico por escapar del infierno. gente gritar ¡Me ahogo! Este ingeniero de Telecomunicaciones estaba sentado en el lado derecho de la fila 2. Algunos asientos se habían desprendido y le aprisionaban, pero podía respirar. Volar en primera clase fue determinante. Ha sido operado de la pierna, tiene dos vértebras rotas y una fuerte contusión en la zona pulmonar. El matrimonio formado por Ángeles Carpintero Ruiz, de 67 años, y Rafael Moreno Pérez, de 68, del barrio santaluceño de Los Llanos, en Gran Canaria, podrán seguir escribiendo los renglones de su historia juntos y cantando en la coral a la que pertenecen, una de sus pasiones. Ángeles, hospitalizada en el 12 de Octubre, sufre un traumatismo craneoencefálico severo y una fractura abierta de la tibia izquierda. El último parte médico apuntaba que está estable dentro de la gravedad. Su marido es tratado de quemaduras por inhalación en el Hospital de La Paz. Leandro Ortega, canario de 22 años que se recupera en el 12 de Octubre de una contusión pulmonar y de fracturas en el esternón y varias vértebras, viajó a Madrid para realizar un curso laboral. Podría haber regresado nada más acabar y hoy sería un espectador más de una tragedia que ha alcanzado a muchos de sus paisanos; sin embargo, pensó que sería una buena idea quedarse una noche más para conocer la capital. El cambio de planes le costó caro, pero aún puede contarlo. Pedro Ángel González Díaz, de 40 años, que se encuentra ingresado en La Paz y evoluciona favorablemente de las fracturas de los fémures y la pelvis, es una perso- En la salud y en la tragedia Salvado por volar en primera Desorientado y masticando la peor experiencia de su vida llegó al mismo hospital Rafael Vidal, un madrileño de 30 años cuya intención era coger un vuelo temprano para pasar unas minivacaciones en Canarias. Como no encontró sitio, optó por el primero de la tarde, el JK 5022. Nada más despegar notó los bandazos del aparato. Sus padres, que en un principio pensaron que Rafael había fallecido, se hacen eco de un relato estremecedor: Cuando desperté supe que estaba entre un amasijo de hierros, pero ni me di cuenta del fuego. Sólo oía a la na muy querida en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Trabaja en una gestoría del pueblo y viajaba sin acompañante a Canarias a la boda de unos amigos. Su padre, Pedro González, fue miembro de la Policía Local De izquierda a derecha, María Luisa Estévez, Beatriz Reyes y Anna Maij Stefanides, tres supervivientes de la catástrofe FOTOS ABC