Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Busto quien levanto también edificios en Cuba como el Centro Asturiano de La Habana En Cudillero se descubre la Casona de la Paca, situada en El Pito. Se construyó en 1877. Es de color rojo y llama la atención su jardín con robles centenarios. Destaca su gran salón con chimenea. Al lado queda el puerto de Cudillero, y las playas de Aguilar, Oleiros y Silencio. No hay que perderse los impresionantes acantilados desde Cabo Vidio. En el oriente asturiano se encuentran el mayor numero de Casas de Indiano: en Peruyes- Cangas de Onís, Aultre Naray es una casona de la última mitad del siglo XIX rehabilitada como hotelito en 1995. Destaca su entrada porticada y el cuidado diseño de los interiores. Está situado al lado de los Picos de Europa y el río Sella. En Ribadesella destaca Villa Rosario. Típica casona de indianos levantada en 1913, la más bella de todas las de la localidad, situada en un entorno espectacular en la playa de Santa Marina. Sobresale su escalera tallada en madera de cerezo. La fachada es azul y blanca. Abrió como hotel en 2002 y está rodeada de un jardín con acceso directo a la playa. Su cenador tiene dos plantas, al lado del Pistas El Museo de Indianos En la localidad de Colombres, concejo de Ribadedeva, se encuentra la Fundación Archivo de Indianos que es a la vez Museo de los Emigrantes. Se fundó en 1987 y tiene como objetivo documentar todo lo relativo a la emigración hacia América durante los siglos XIX y principios del XX. Se encuentra situado en Quinta Guadalupe una de las más bellas Casas de Indiano de todo Asturias. Es una de las localidades con más número de estos edificios como la Casa de Íñigo Noriega, el Ayuntamiento, o la Casa Roja. Los que se fueron Se calcula que en cincuenta años (entre 1870 y 1930) salieron hacia América cerca de 400.000 asturianos. El viaje solía durar alrededor de un mes. Sólo los más afortunados consiguieron volver con plata y se les conoció como los indianos. Eran nuevos ricos y les costaba ser aceptados y por eso hacían grandes donaciones a sus paisanos. Detalle de una casona asturiana jardín, y está abierto al paseo marítimo con una gran cristalera. Otras casas de indiano en esta localidad, y también al lado de la playa, son Villa San Pedro y UriaAza. En la misma población queda la cueva de Tito Bustillo con pinturas rupestres. La mayoría de las poblaciones tienen entre una y cinco viviendas con este tipo de características arquitectónicas. Casi todas tienen más de cien años y un 10 por ciento de ellas están deshabitadas. Destaca Porrúa, con trece viviendas, y Poo, con doce casas (la más original, seguramente de todo el municipio llanisco es Casa Javariegas, de 1905 con un curioso porche- terraza en forma de templete con columnas) En Posada está Villa Pilar y en Nueva, Villa Concha. Llanes es uno de los lugares con mayor número: treinta y ocho casas de indianos y cuarenta y seis obras de interés público pagadas por indianos, la mayor parte en los alrededores de la localidad. En el mismo Llanes, en la calle Concepción, está el palacio de la marquesa de Argüelles, que se alza sobre una planta cuadrada, con una escalera imperial y pinturas. En esta misma calle hay otras casonas de indianos, como la Casa de los Juncos o Villa Parres (donde, por cierto, se rodó en mayo del 2006 la película de terror EL Orfanato Hay también algunas abandonadas y apuntaladas de las cuales la más espectacular es Villa Concepción (al lado de la estación de autobuses) Cerca, en Pendueles, queda la Casona de Verines (1920) en la que destacan las galerías sostenidas por columnas o el Palacio de Santa Engracia (finales del XIX) Y en Villanueva de Colombres está la Quinta de Villanueva (1908) Con balcones y miradores de piedra y madera. Tiene cuatro plantas y actualmente es hotel. Está incluido en el patrimonio artístico y se encuentra situado entre el mar y la montaña, en la última cadena montañosa de los Picos de Europa, cerca de Cantabria. Centenarias y (a veces) vacías De este a oeste, en Asturias se puede seguir la senda de la emigración más afortunada, la que dejó testimonio de riqueza en sus casas, pero también en beneficio de sus pueblos que hemos seleccionado son algunas de las mejores. En la zona occidental de Asturias, el periplo podría empezar por Figueras, donde destaca el Palacete de Peñalba. Se trata de un gran palacio modernista de colores claros situado en medio de un jardín. Su decoración art decó le proporciona un aire romántico que recuerda la época en que fue construido: 1912. Hoy día es hotel y tiene fama su restaurante. A pocos kilómetros quedan los puertos pesqueros de Tapia, Castropol y Vegadeo. En el cercano Castropol hay varias casas, destacando Casa Ovidio y Casa Murias. En Luarca es reseñable Villa la Argentina, que es una antigua casona de 1899, catalogada como patrimonio de interés cultural. Destaca un romántico jardín y sus salones, terrazas y piscina. Ha sido convertida en hotel. Por los alrededores hay más casas de indianos, así como el faro de la atalaya junto a uno de los más bellos cementerios de España mirando al mar. Cerca, las playas de Luarca, Portizuelo, Otur y Barayo. Villa Excelsior (1912) es otra casa interesante con aspecto de castillo. Es obra del arquitecto Manuel del Villa Rosario es la casa de indiano más bella de Ribadesella, en la playa de Santa Marina