Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Jesús Neira Retrato de un héroe (Viene de la página anterior) ca añade Isabel. Y dos debilidades más: el ajedrez, en el que es muy diestro, y la salsa... Intenté enseñarle a bailarla, pero tiene dos pies izquierdos bromea su cuñada Carmen. Luego está el apoyo institucional, que está siendo sorprendente. Desde el mismo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que le envió todo su apoyo a través de su mano derecha, María Teresa Fernández de la Vega. Ministros que habían tratado a Neira en su época universitaria, como Miguel Sebastián, también se han acercado por el Hospital Puerta de Hierro. Y la titular de Igualdad, Bibiana Aído; la de Ciencia, Cristina Garmendia; la delegada del Gobierno, Soledad Mestre; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el consejero de Sanidad, Juan José Güemes... Y así casi ad libitum El presunto homicida Antonio Puertas se encuentra ya en la cárcel. Se enfrenta a una pena de entre dos años y medio y diez de prisión, dependiendo del grado que considere el juez en que cometió la presunta agresión. Su perfil es bien bastante diferente al de Jesús: hijo de una familia bien toxicómano, y a la espera de que otro juez, en Aranjuez, decida si cometió malos tratos contra su pareja, la mujer a la que recriminó Neira que pegara a las puertas del hotel. Y que no le ha denunciado, pues considera que el supuesto agresor es una persona enferma a la que hay que dar un tratamiento correcto para que se rehabilite. Quijotes La justicia que nace del corazón Daniel, Vicente, Santiago, el héroe anónimo y muchos más. Ninguno miró para otro lado frente a un ladrón, unos terroristas, un maltratador o unas llamas asesinas POR CRUZ MORCILLO éroe: 1. Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes 2. Hombre que lleva a cabo una acción heroica Así define el diccionario de la RAE a personas como Jesús Neira, famoso y héroe a su pesar, que se engancha a la vida desde la cama de un hospital madrileño. Es el último audaz, el último virtuoso de una lista no escrita en ninguna parte, repleta de nom- H Lo peor ha sido verle en coma Pero volvemos con la familia Neira. ¿Lo mejor de todo lo que está pasando? Que cada vez le queremos más. ¿Y lo peor? Verle en coma añade, con la mirada profunda. Pero es satisfactorio que amigos de toda la vida que hace mucho que no veías ahora están aquí como una piña. Nos ha pasado con uno que hacía 23 años que no sabíamos de él dice Isabel. ¿Qué es lo primero que vais a hacer cuando Jesús se recupere? Tenemos ya muchas celebraciones comprometidas... El próximo verano nos iremos a Gran Canaria Porque sabe que Jesús es fuerte. Que ya ha salido de otras. Cuando tenía 17 años, le operaron por primera vez del corazón, por una valvulopatía. A los 35 volvió a pasar por el quirófano por la misma razón. Y sacó una enseñanza: Cada minuto había que vivirlo al máximo Y es difícil no traer a la memoria aquel verso del poema El herido de Miguel Hernández: Aún tengo la vida Santiago Mero salvó a dos niños JAVIER PRIETO bres comunes, que deciden empeñar su vida en un minuto concreto en el que la de otro, la de un desconocido, les pasa peligrosamente por delante. No soy policía jubilado ni miembro del Cesid, como se ha llegado a escuchar; soy un civil tengo esposa e hijos y gracias a Dios llevo una vida y un trabajo normal; todo ello vale lo suficiente como para darme cuenta de lo mucho que hubiera podido perder, pero ahora soy consciente de que valió la pena mi esfuerzo El héroe anónimo como le bautizamos en las crónicas periodísticas de 2001, ocultó su rostro pero no sus palabras y escribió una carta pública para explicar por qué venció al miedo y a la indecisión y condujo durante quince eternos minutos detrás de dos etarras que acababan de volar un coche cargado de explosivo en Madrid. No mataron por casualidad. El hombre sin rostro fue describiendo a la Policía, vía telefónica, el coche de los terroristas, su aspecto y el itinerario de su huida. Su minuciosidad y su temple fueron la clave para la detención de dos asesinos como Aitor García Aliaga y Ana Belén Egüés y para la desarticulación del comando Madrid No soy ningún héroe; héroes son los apenas chavales, miembros de nuestra Policía, que delante de mí y sin vacilar se lanzaron a una peligrosa captura Mi nombre es el de cualquiera de vosotros que lea estas líneas y comprenda que el fin del terrorismo empieza en cada uno Firmado: Un español más La Policía le concedió su máximo galardón: la cruz al mérito policial con distintivo rojo. Es el héroe con mayúscula, el ciudadano ejemplar. Pero no es el único. Hace sólo unos meses, en octubre, Daniel Oliver Llorente, se dejó la vida en una acera de Valencia por defender a una mujer. Tenía sólo 23 años. Salió de la Facultad de Derecho a la una y me-