Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Cáucaso La guerra interminable (Viene de la página anterior) tan su enfado hacia un Saakashvili que vive sus horas más bajas de popularidad desde que se hiciera con el poder. Sólo el rechazo a la presencia rusa en suelo georgiano mantiene unidos en estos momentos a los georgianos en torno a la figura del polémico mandatario pro occidental. Pese a la entrada en vigor del alto el fuego, los rusos han aplicado desde la firma del mismo una política de tierra quemada para crear una especie de cinturón de seguridad en torno a Osetia del Sur y Abjasia, la segunda provincia de Georgia que reclama su independencia. El pacto alcanzado por los diplomáticos marcó la huída de los soldados georgianos de la línea del frente que quedó absolutamente en manos de unos rusos que destrozaron los almacenes de munición e instalaciones militares de la zona. El trabajo de los soldados regulares rusos fue completado por unos paramilitares que sembraron el caos en una población civil indefensa que no tuvo más remedio que salir de sus casas con lo puesto ante la llegada de los cosacos La población georgiana de Osetia del Sur y de la ciudad de Política de tierra quemada Una georgiana pide ayuda entre los restos de un edificio bombardeado por la aviación rusa Gori huyó al sur y encontró refugio en Metskheta, localidad situada a pocos kilómetros de la capital. Con bolsas de plástico, pequeñas maletas o las manos vacías, la gente bajaba de los autobuses con las huellas de la tragedia en sus ojos. Entraron en la casa, robaron todo y luego nos hicieron salir antes de quemarla las aldeas están arrasadas Pillaje, vandalismo y caos del que son acusados soldados y paramilitares rusos y que los pocos periodistas que han intentado entrar en la zona han podido comprobar en sus propias carnes. En las calles de la capital también es visible la presencia de desplazados que han encontrado cobijo en escuelas, recintos deportivos o directamente han optado por ocupar edificios abandonados. No nos dejan entrar porque dicen que no se dan las condiciones de seguridad mínimas aseguraba Felipe Riveiro, responsable de Médicos Sin Fronteras, a las puertas del hospital militar de Gori. Los coches de su organización, como los de Cruz Roja Internacional o Naciones Unidas, permanecieron desde el primer día del conflicto listos para formar un corredor humanitario y poder atender cuanto antes a las víctimas del conflicto. A la cerrazón rusa, se le sumaban los constantes rumores Un agente georgiano valora el destrozo de las bombas sobre los actos de barbarie practicados en la zona por lo que la población ha vivido en situación permanente de pánico, el país está en estado de shock por culpa de la guerra lamentaba Riveiro quien añadía que las cifras oficiales no son fiables, hay que entrar y ver lo que nos encontramos. Lo único seguro es que en los hospitales georgianos se ha registrado la entrada de 1.700 heridos El alto el fuego no ha hecho Una mujer llora ante el retrato de su hija, víctima de los combates AFP