Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 3 8 08 LA CARTA DEL CORRESPONSAL 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Moscú en verano Chicas sin plumas TEXTO: RAFAEL M. MAÑUECO FOTO: AP En el duro invierno, hay que forrarse de ropas de abrigo. Pero en cuanto apunta el verano llega la revancha: no hay chicas más desprendidas, más amantes de vestirse con lo mínimo que las rusas E scribo esta carta por si alguien, conocedor de la belleza y feminidad de las mujeres rusas, se propone hacer un viaje por estas tierras para probar fortuna. El verano fue siempre la época más propicia. Con la llegada del calor, la calle se llena de chicas vestidas con lo mínimo, calzadas con zapatos de espigados tacones de aguja que realzan sus larguísimas y modeladas piernas. Es la ocasión para exhibirse porque en invierno hay que forrarse de ropa hasta los ojos y calzar botas con suela de goma bien gruesa. Con un amigo que vino a verme el año pasado era imposible pasear manteniendo una conversación mínimamente hilada. A cada paso, agitaba bruscamente la cabeza a derecha e izquierda comentando: ¿Has visto a esa? ¡Ma- dre mía esta otra! Ante tal despliegue de escotes, minifaldas, hombros, espaldas y vientres desnudos- -sin que falte alguna que otra sonrisa burlona- -mi amigo me confesó ya el primer día: No puedo más, vamos a algún sitio a tomar algo porque me estoy poniendo malo A la mujer rusa, que ya de por sí es guapa le gusta mostrar y acentuar su belleza. Ser juez, directora de empresa, diputada o ministra no es óbice para ir al trabajo hiperarreglada. Las rusas gastan la mayor parte de sus ingresos en cosméticos y ropa. Todo el mundo se pregunta: ¿para quién se emperifollan? ¿Para gustar al sexo opuesto, a otras mujeres o a sí mismas? El varón es un valor a la baja en los tiempos que corren y muchos extranjeros aquí creen que los rusos se llevan la palma. Que son altos, ru- Un grupo de chicas se refresca en una fuente pública de Moscú durante el tórrido verano ruso bios... pero poco diligentes con las ellas. Cualquier rusa, por lo demás, admitirá que sus caballeros son hoscos, desaliñados y bebedores. Por lo general, hacen gala de un machismo trasnochado, cualidad no especialmente reprobable en Rusia. La mujer está muy mal representada en los órganos de poder. Hay sólo dos ministras, una gobernadora regional y 62 diputadas sobre un total de 450 escaños. El consuelo es que copan sectores enteros como el de la medicina o la enseñanza. La II Guerra Mundial causó un enorme agujero en la población masculina. La propaganda oficial de entonces animaba a las mujeres a mimar a los supervivientes y a ser solícitas a la hora de satisfacer sus caprichos. El mensaje cuajó. Pero las cosas están cambiando y ahora ya no son tan obsequiosas con el varón. En Moscú hay academias que enseñan técnicas para atrapar a un marido rico. El gas y el petróleo han multiplicado el número de multimillonarios. Las hay que prefieren salir del país. El actual romance de Ekaterina Ivanova, una moscovita de 18 años que trabajaba de camarera en un bar londinense, con el guitarrista de Rolling Stones, Ronnie Wood, de 61 años, no ha hecho sino aumentar el interés por probar fortuna en el extranjero. El diario Nóvie Izvestia publicaba hace poco un artículo en el que aconsejaba a las jóvenes sobre los mejores destinos para trabajar en verano, buscar novio o, simplemente, mostrarse así lo decía el titular. España se cita como uno de los países que reclutan voluntarios para actividades benéficas durante el periodo estival. Las restricciones en la concesión de visado son inmensas, pero aun así no han evitado que muchas chicas hayan terminado en las redes de tratas de blancas para ser esclavizadas en garitos de alterne.