Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE Pekín Tianjin Río Amarillo Gran Canal CHINA Nanjing Río Yangtsé Suzhou Hangzhou Shanghai mas, tierra de sabios y escritores, fue su alcalde el poeta Su Dongpo (1036- 1101) y a él se debe en buena parte la belleza de la ciudad, hoy delicadamente restaurada. Un ejemplo- -entre centenares- -de esos exquisitos trabajos es la antigua residencia de Hu Xueyan, un rico comerciante de la dinastía Qing, la última. Construida en 1872, era un verdadero palacio con sus 5.800 metros cuadrados. Hu Xueyan, que también construyó la farmacia Wangli (otro atractivo turístico actual, aunque sigue vendiendo medicamentos como el primer día) quiso dotar a su residencia de diversas estancias y pabellones en pleno centro urbano, salpicados por jardines con rocas artificiales, estanques con peces de colores, puentes y pabellones con los típicos tejados puntiagudos que son la quintaesencia de la arquitectura china. Suzhou- -digámoslo de entrada- -es llamada La Venecia de Oriente Esta horterada sirve para darnos una pista: está surcada por multitud de canales y canalillos afluentes del Gran Canal. Pero también es famosa por sus primorosos jardines privados de casas señoriales. Aún conserva unos 150. Y entre los diferentes tramos de canales destaca el llamado Shan Tang, de 2,5 km. de longitud y 1.500 años de existencia, que une el centro de la vieja ciudad con el concurrido templo de Hu Qiu. Perfectamente reconstruido, sus detractores le acusan de parecer un decorado de película, sin embargo, si miramos grabados antiguos veremos que la fidelidad al original es asombrosa. Además, los restauradores no se han limitado a recomponer las casas y puentes, sino que han dotado al barrio de vida propia. Allí hay gente viviendo, comprando, amando y muriendo. Shang Tang está vivo y permite a los visitantes introducirse en una cápsula del tiempo como si estuvieran en un filme de Chen Kaige. La Venecia de Oriente La restauración del canal Shan Tang, en Suzhou, ha dotado al barrio de vida propia. Los turistas se mezclan con los vecinos Marco Polo dijo de ella que era la ciudad más bella y elegante que había visto. Así que no debe de extrañarnos que las actuales autoridades del país la hayan declarado como la capital turística de China. Y encima, es vox populi que las mujeres de Hangzhou (algunos añaden las de Suzhou) son las chinas más bellas. Ciudad- ¡cómo tantas! -para pasearla con tranquilidad, Hangzhou es conocida por sus apacibles lagos, especialmente por el del Oeste, sin duda el más famoso de los 40 que en China llevan ese nombre. Tiene unos diez kilómetros cuadrados de extensión, lugar favorito para hacerse fotos los recién casados de toda China. Escenario para mil y un poe- Tigres de tela en una tienda de la calle He Fang de Hangzhou