Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD concluye que París ya no es la capital de la gastronomía porque hay una nueva clase de altísimo poder adquisitivo que es la clientela de los mejores restaurantes, de Moscú a Tokio. Un reciente bestseller habla ya de superclase con sus yates, sus jets privados, una camaradería plutocrática y la ilusión de querer saber comer en dos días. Pero un buen paladar es algo que no se improvisa ni se compra como cambia uno de Mercedes. Para Rayner, el mito de la autenticidad culinaria es un fetiche de clase media. Pudiera ser, aunque eso implica falta de respeto para con aquellas sociedades que- -a diferencia de la británica- -siempre comieron bien en casa, gracias al paladar y el talento de una vieja tía soltera que hubiese triunfado en la guía Michelin de hace años. Más allá de lo acertado del reparto de bombillas, Sebastián no contó con la capacidad de cachondeo de la calle FRANCISCO SECO Acelerones esulta que de repente la vida política de los países se acelera y prenuncia cambios. En Gran Bretaña, decae el laborista Gordon Brown, asoma David Miliband como su sustituto y en la oposición conservadora está muy afianzado David Cameron. En Israel, Olmert se retira porque si no lo retiran y la ministra de exteriores, Tzipi Livni, se apunta a la sucesión en el liderato del partido Kadima fundado por Sharon. De no cuajar esta operación, Netanyahu podría llevar al viejo Likud al poder. Livni es mujer de voluntad dura que puede concretarse políticamente de forma muy pragmática, como Sharon. En un encuentro con un grupo de comentaristas europeos, en verano de 2006, la ministra de exteriores de Israel valoró de forma fácilmente descriptible la confianza que le merecía Rodríguez Zapatero. LA SEMANA EN UN BLOC Chistes con bombilla l hecho de que los empresarios estén reaccionando ante la crisis con mayor presteza que el Gobierno hace desear que al final de la época de vacas flacas también acabe de una vez aquella perniciosa dependencia que el mundo empresarial no pocas veces ha manifestado ante el Estado. Fusiones, propuestas, estrategias de adaptación, contención del gasto, reformas laborales: la razón imaginativa asiste a los empresarios y rompe las absurdas leyendas del anticapitalismo. Con zozobra y picos de ansiedad, comienza un intenso proceso de destrucción creativa. Al terminar las vacaciones, las economías familiares entrarán en el bache de los gastos escolares. Miguel Sebastián reparte bombillas y Solbes reconoce el crecimiento cero. En lo que pudiera tener de acertado el reparto de bombillas no se contó con la capacidad de cachondeo de la calle española. Las ocurrencias al tomar la cerveza del mediodía no dejan ídolo en pie. Ya corren chistes sobre el disputado invento de la bombilla. En el sistema genético de este impulso de humor está el precedente de una sociedad que en plena guerra civil, en zona republicana, llamaba píldoras del doctor Negrín a las lentejas de tan ferruginosa condición. Infausto doctor Negrín, ahora en vías de beatificación. R E minable de tienda en tienda. Al final se decidió por el traje de baño clásico. Azul negro. No es cuestión de cartucheras ni de michelines: ella lo atribuye al espíritu de los tiempos y a la pereza que le da la anestesia en caso de lifting Un gesto privado anti- laicista. Fogones para una superclase H VALENTÍ PUIG Esas cartucheras H a probado un montón de biquinis en un maratón inter- ay páginas memorables en los libros del chef Anthony Bourdain. Puso en boga lo que llamaríamos gastronomía posthippy, la anarco- cocina, la fusión salvaje, cocinar con el tequila o el vodka merodeando masivamente por el cerebro en palpitación. Su descripción de una comilona en un poblado vietnamita alcanzaba rango épico. Poco tiene que ver con esos canales culinarios de televisión que han contagiado la terminología al aficionado incapaz de ligar una mayonesa. Ahora otro crítico gastronómico en viaje permanente es Jay Rayner, de The Observer londinense. Esos gastrónomos de la nueva ola van mal afeitados y se dejaron la corbata en el armario. Tiene propensión globalista, del sushi a la margarita y tiro porque me toca. Como para escandalizar a Néstor Luján, siempre impoluto y trajeado, y lo mismo a Xavier Domingo, con su melena de escarola y sus gafas de dentista chino. No sabremos cual de los dos tuvo mejor paladar. Sus imitadores, cero. Rayner paladea sopa de alcachofa en París, el vinagre suizo, kebab de callejones siniestros, haut cuisine deleznable: Disociación cognitiva a mayoría de españoles- -según el CIS- -no comparten el optimismo antropológico de Zapatero. Algo está fallando en su liderato de la nación. Más claro: de cada vez le siguen menos. Casi a la par, el Gobierno y el socialismo bajan en la apreciación de la ciudadanía. La crisis desmorona la confianza y la inanición de la Moncloa remata el descrédito de Zapatero. Eso dibuja un horizonte de votos de castigo o de abstencionismo. Contrastarse con la estridencia mediática y formular soluciones razonables a la crisis está favoreciendo a Rajoy. Quot erat demonstrandum En septiembre, la soledad de Zapatero se hará más corpórea en el hemiciclo del Congreso de los Diputados. vpuig abc. es L