Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 8 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Grupo de mujeres dalit (intocables) en la aldea de Alency, cerca de Kotttar, en el estado indio de Tamil Nadu, el más meridional de la India Los intocables A pesar de la campaña de Gandhi y de su abolición legal, las castas siguen siendo una realidad en la India. Y dentro de los dalits los de religión católica son todavía más míseros que los hindúes TEXTO Y FOTOS: ALFONSO ARMADA La casta maldita de la India no son intocables. No reciben ayudas ni del gobierno ni de la iglesia (salvo créditos a través de Cáritas, a bajo interés) y con lo poco que sacan para vivir no siempre pueden enviar a los niños a la escuela. Ellos son dalit cristianos, todavía un escalón más abajo de los dalit hindúes. Y si son mujeres dalit, todavía están más abajo, a la altura del polvo del camino. En otra localidad, Kurukkuchalai, entre Cáritas y los carmelitas han levantado una casa de acogida para niños dalits y afectados por el tsunami de 2004. Aproximadamente el 16 por ciento de los habitantes de la India pertenece a los dalits (oprimidos) y ocupan el rango más bajo de la sociedad en un sistema de castas de 3.000 años de antigüe- as carreteras se van volviendo cada vez más exiguas, los bazares volcados en la vía pública donde se arracima una muchedumbre ávida vestida con telas vivísimas se van quedando atrás, y el asfalto acaba siendo sustituido por la tierra batida. En un recodo del camino, en el interior del estado de Tamil Nadu, el más meridional del subcontinente indio, se encuen- L tra la aldea de Alency, donde reside una comunidad dalit, los intocables, la casta más baja de la estratigrafía social india, los puros parias. Las mujeres esperan sentadas en el suelo, sin esterillas entre sus saris y la tierra. Los más pobres entre los pobres suman unas 796 familias en la diócesis de Kottar, a la que pertenece Alency. Se dedican a lavar y planchar la ropa o hacer de peluqueros de los vecinos de la misma aldea que