Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Porque ellos lo valen oy una mujer grande, necesito un pelo grande dijo una vez la, en todos los sentidos, la gran Aretha Franklin. Los delincuentes enormes también creen necesitar una enorme cabellera. A veces da la impresión de que el ego de un hombre es directamente proporcional a la cantidad de pelo que sin pudor es capaz de dejarse crecer. Porque ellos lo valen. (Y como estoy hablando de delincuentes no me refiero ni a Aznar y su media melena intelectual ni a Rosa Díez cuando se presentó con aquella cosa en la cabeza en la fiesta de Vogue que estos ejemplos son de otro capítulo capilar. Como ya tenemos poca capacidad de asombro ante los crímenes de Radovan Karadzic, nos sorprendemos del estilismo que había ido criando. Y el sátrapa tenía novia y todo. El mercado masculino tiene que estar también muy mal en Belgrado (de momento, los taxistas huelen a sudor: a ver si por eso Karadzic iba en autobús) Tenía novia (una señora de 53 años) Con esa pinta a lo Maharishi Mahesh Yogi. Con ese recogido cuasi sij, que lo único que le faltaba era el palo de hockey (aunque, todo hay que decirlo, iba mejor peinado con ese pulcro moño que con el flequillo descontrolado de toda la vida) Con la barba de Tolstoi. Con los rollos místicos y de filosofía oriental. Claro, que no sé de qué me extraño con la cantidad de público femenino que siempre tienen los farsantes. Occidentales, orientales o de Belgrado. Hay quien ha contado que el bicharraco hacía limpieza de aura. Limpieza étnica, de aura... lo mismo también es capaz de limpiarte la plata. Un partidazo. En el caso de Karadzic, su cambio radical tenía el fin de ocultar su identidad. Y le salió bien. Los que le alquilaron el piso no lo co- S Viqui Martín Berrocal y Boris Izaguirre sacándole partido (poco) a los ejercicios de Pilates. Tendrán que seguir insistiendo claro que la gimnasia no es lo suyo. Viqui reconoce que hace dieta siempre y en su lucha está quitarse algunos kilos de más. De complexión grande lo tiene difícil puesto que le gusta disfrutar de los placeres y ya se sabe que, o son pecado o engordan. do tras acabar el programa que presentaba en las tardes de la Cuatro, junto con Ana García Siñeriz. Boris aprovecha el tiempo de que hoy dispone para hacer lo que más le gusta, escribir, y disfrutar de los viajes que durante estos últimos años no ha podido hacer. Cuidarse también se cuida y de ahí que durante el mes que acaba de pasar en Nueva York una salida casi diaria era la que hacía al Central Park para correr con su esposo. Coqueto y divertido no esconde, sin embargo, sus canas como sí hacen otros menos coquetos y mucho menos divertidos con resultados bastantes dispares. Y es que de tintes masculinos y de lo mal que quedan a ciertos políticos y empresarios hablé bastante con Morlote, que para algo es una especialista en la materia. Sabios consejos que muchos tenían que aprender para no hacer el ridículo con ese pelos renegríos que cantan que es una barbaridad. Eugenia y Gonzalo, Boris con su marido y Melanie con el suyo vivieron su particular pasión turca durante estos días de julio en Estambul con visita al hamman, compras en el Gran Bazar y cenas en los locales de moda. Para suerte o desgracia hoy vuelven a la realidad. En forma es como se encuentra Miró quien sí acude al gimnasio para estar con ese tono muscular que tan bien luce en bañador. En eso también le acompaña Eugenia a quien cada día encuentro más mona. Un acierto es el último peinado que le ha hecho Morlote (con extensiones muy lisas y dos trencitas a cada lado de la cara) y una disciplina digna de admiración la que tiene con su cuerpo que trabaja y mima sin descanso. Y eso siempre se nota. de lo que también me percaté es que la amistad que meses atrás tenían Viqui y Eugenia se ha quedado para el álbum de los recuerdos. En fin, son cosas que pasan hasta en las mejores familias... Encantador, atento y dispuesto a todo es como se encuentra Boris Izaguirre quien viajó hasta Turquía con su marido en estos meses sabáticos que está disfrutan- Realmente en forma nocieron y la novia que dice que no era novia sigue sin dar crédito. La señora no se había dado cuenta de que el tipo con el que iba de la mano era Karadzic. Y eso que sólo había pelo de más. Se había montecristado adrede. Se había abandonado. Como la veredita verde (cuajá de hierba, cuajá de hierba) No es que se hubiera cambiado la cara a lo Raymond Massey en Arsénico por compasión sólo había dejado de tratarse con el barbero. Para el siguiente cambio radical (rumbo a La Haya) habrán tenido que llamar al esquilador de Espabilá la canción de Antoñita Peñuela. Dejando al limpiador de auras, en las últimas semanas hemos disfrutado de más casos de megalopelo Hay quien decide convertirse en el conde de Montecristo para ir a juicio. Desde luego, no para causar buena impresión. Desconozco la razón y seguro que me sería incomprensible (y no creo que vayan a ofrecérselo como exvoto a la Virgen; vamos, que espero que no tengan que recordar beneficio alguno recibido) En Estados Unidos, a la hora de comparecer en un tribunal (si no tienes que llevar el coqueto mono naranja con cadenas) tu abogado te aconseja un aspecto impecable (lo que implica peluquería y traje de chaqueta) Pues aquí se dejan el pelo crecer. Como los jueces suelen ser tan alternativos... Ahí está El Solitario, rebelde sin pausa. Lo de si es o no un asesino podrá negarlo, pero que es el mayor tonto de pelo largo que ha pasado por un juzgado no hay ácido sulfúrico que lo borre. Dice Georges Moustaki (ahora menos peludo) que es un adolescente de 74 años, lo que se parece demasiado a la afirmación de Jane Birkin de ser una anciana adolescente. Hay que revisar las ocurrencias. El aspecto de El Solitario, con camiseta y esos pelos, sí que es de adolescente. Y no creo que le haya ayudado. Se condena con pruebas, sí. El ordenamiento penal y procesal español es ajeno a estilismos. Pero juzgan personas. Todo suma. Y resta. Incluido hablar en árabe al tribunal o presentarse con esa espesa mata de pelo. El otro gran delincuente de cambio radical es el juzgado por el asesinato y violación de las policías de Barcelona. Teniendo en cuenta lo descrito (como una película de Tarantino y tal, aunque yo creo que está más cerca de Hostel suelo imaginar al tipo como el muñeco milanés de la silla eléctrica. Con esa melena farruquita convulsionándose a lo Suzy Quatro. Escribió P. D. Woodehouse que la única cura para las canas fue inventada por un francés: se llama guillotina. Ideal también para algunas pelambreras recientemente célebres.