Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 7 08 CLAVES DE ACTUALIDAD E 11 horas Moncloa s legítimo preguntarse si los acuerdos entre Zapatero y Rajoy significarán más o menos patrimonialización partitocrática de la justicia. La renovación sosegada de tan altos órganos como el Consejo del Poder Judicial o el Tribunal Constitucional no implica necesariamente su desvinculación de la micropolítica. Ahí aparece también la cuota femenina, desafortunada vertiente de la discriminación positiva a la que los partidos políticos, sujetos a lo políticamente correcto, van sometiendo institución tras institución. Tempranamente caducas y más bien ineficaces, las políticas de discriminación positiva ondean en el palo mayor del zapaterismo. Obama en Berlín Obama, en Berlín, parecía ser la voz de una nueva generación dispuesta a gobernar con generosidad en un mundo global AP E LA SEMANA EN UN BLOC a intensidad del tedio vacacional satura esas llamadas telefónicas del amigo que está en una playa levantina y marca números de su ciudad para saber, con nostalgia, cómo va todo. Es lo contrario de aquello que se llamaba desconectar Por una parte, tener el teclado del móvil a mano genera hábitos compulsivos y por otra hay poco que hacer entre bañistas untados de crema bronceadora, niños que levantan tempestades de arena y parasoles sin sombra. Uno teclea SMS más o menos irónicos hasta que se harta y llama directamente al amigo que se quedó en la capital, al fresco acondicionado de la oficina, almorzando en terrazas, al día de la crisis económica. Añoranza de las cotizaciones de Bolsa, de la chismografía política, de la chanza urbana. Tantas vacaciones familiares que acaban en decisión de divorcio que quizás no se concreten por el incremento de los costes legales. Maldita playa, con lo apegado que está uno a la ergonomía casera de la butaca de siempre con el mando a distancia a mano. Sólo consuela ver pasar esas esbeltas muchachas que el esmero de la clase media española ofrece como destilación de su entrega a los hijos, al pago de correctores dentales, clases de danza, cursos de idioma, duchas de civilización que configuran tantas jóvenes de melena suave, de andar erguido y cutis homologado. La raza prospera y se exhibe en biquini, mientras crece el paro y el mundo financiero susurra fusiones. L Aburrirse en la playa Lírico Karadzic a detención de Karadzic tiene rasgos de folletín, como la vida de aquel Vautrin que Balzac transfiguró en demonio. Sobre los Balcanes, la hipocresía al uso es inmensa y esa misma detención parece querer jugar con la opinión pública más ingenua. Poeta rural, psiquiatra y genocida, Radovan Karadzic anduvo suelto durante muchísimo tiempo, a la vista de los representantes de la comunidad internacional, de los soldados de la ONU y de todos los servicios secretos. Tanto él como el general Mladic, miles gloriosus con sangre hasta las cejas, circulaban a la luz del día en coches con cristales ahumados, baladroneaban en sus bares étnico- bohemios, jugaban al póker y recibían el aplauso de sus fanáticos. La OTAN, la alianza más efectiva de la historia moderna, miraba para otro lado. Su detención corresponde a la conveniencia serbia y no a la voluntad occidental. Karadzic casi siempre estuvo perfectamente localizable salvo cuando se iba de gira campestre. ¿Se le ofreció alguna vez una cierta impunidad a cambio de la pretensión vana de que no obstruyera los acuerdos de Dayton? ¿Ha sido detenido ahora como primer paso efectivo para la integración serbia en la UE? Los Balcanes todavía son un descomunal armario atestado de cadáveres y de pactos inenarrables. Ahora terapeuta new age ese megalómano despiadado y revanchista que es Karadzic consiguió representar el sueño rupestre de la Gran Serbia liquidando miles de musulmanes bosnios. L VALENTÍ PUIG l impacto expresivo de Obama en Berlín no se explica únicamente por la sobreabundancia de políticos rutinarios: fue algo más, hilvanado con elegancia y con efectos de fuerza retórica capaz de generar emoción. Parecía ser la voz de una nueva generación dispuesta a gobernar con generosidad en un mundo global, sin dar la espalda a las magnas lecciones- -Berlín- -de la historia de la libertad en nuestro tiempo. Ecos de gloria oratoria, de los sermones del reverendo Luther King, promesas de franjas de luz entre la oscuridad del caos y la catástrofe. Triunfo, en fin, de la palabra, algo olvidado, aunque presidir de los Estados Unidos no sea exactamente lo mismo que fascinar a las buenas gentes en una tarde soleada de Berlín. No sorprenda si la Obamanía europea sea algo epidérmico y fugaz. Superagentes F ueron películas como La bella de Moscú o Un, dos tres que hicieron del humor inteligente y absurdo la mejor arma de la guerra fría. Ahí también estaba Maxwell Smart, el Superagente 86, cuyo remake difícilmente puede dar a comprender lo que significó la serie- -como tantas otras- -para el televidente español, sin zapeo y con censura. Hay que ver lo sutilmente torpe que podía ser Maxwell Smart. Compárese con el humor practicable al otro lado del telón de acero. Para resumir: los buenos ganaron la guerra fría aunque los malos se quedaron con armas y los gasoductos. Con Maxwell Smart como Lancelot, CONTROL sigue luchando contra KAOS. vpuig abc. es