Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE sangre en el maletero del coche. La última versión, sugerida oficiosamente por la Fiscalía, es que las pruebas de ADN, realizadas en Inglaterra, no eran concluyentes y que el laboratorio no trasladó a las autoridades portuguesas una completa interpretación de los datos. Perros detectan olor a muerto Junto al ADN, también rastros de olor a cadáver señalaron al matrimonio. Según lo trascendido, perros especializados detectaron presencia de ese olor en el peluche preferido de Maddie, en un armario del apartamento, en ropas de la madre y en el maletero del coche alquilado con posterioridad. Pero por lo visto esas pruebas no fueron fuertes. Aunque los perros utilizados tenían un gran historial de fiabilidad, el moderado porcentaje de equivocaciones de este tipo de sabuesos hace que en algunos sistemas judiciales se haya decidido no utilizarlos como prueba. ¿Somníferos? En un caso en el que no ha sido fácil distinguir entre filtraciones reales de la investigación y elucubraciones de los propios medios, con frecuentes citas recíprocas entre la prensa portuguesa y la británica, no se sabe el grado de verdad sobre la acusación de que los McCann daban somníferos a sus hijos para que durmieran. Su calidad de médicos ha hecho creíble que utilizaran ciertas medicinas, pero también les daba conocimiento sobre sus riesgos. Quizá sólo se trató de una o media pastilla para dormir. Si creemos a Kate cuando dice que Madeleine se había quejado de que el día anterior no estuvieran sus padres en casa cuando se despertó por la noche, y criticamos a éstos por volver a dejar solos a sus hijos una vez más, también debiéramos concluir que, si les daban somníferos, Maddie no se habría despertado la noche anterior. Los errores policiales han contado de manera decisiva en la opacidad general del caso. La Policía portuguesa reaccionó tarde y, cuando selló el apartamento para el trabajo de la Policía científica, por él habían pasado ya numerosas personas y se habían cambiado objetos de lugar. Tampoco ayudó el enorme eco mediático, que pudo ser nefasto de tratarse de un secuestro, pues difícilmente nadie se arriesgaría a cobrar un rescate con tanto foco de televisión. Las diferencias en el seno de las autoridades portuguesas, entre éstas y los McCann y la extraña forma de operar de la agencia española de detectives Método 3 complicó la investigación. Polémica actuación policial Los padres de Madeleine se disponen a dar una rueda de Prensa tras saberse que se ha archivado su caso había ocurrido previamente con Murat. Pruebas de ADN parecían sugerir que los McCann habían llevado el cadáver de la pequeña en un coche alquilado veinticinco días después de su desaparición. La hipótesis era un homicidio accidental: Madeleine habría muerto de una caída, de algún mal trato o una sobredosis de somníferos; sus padres habrían escondido el EFE cadáver provisionalmente para luego transportarlo a un lugar definitivo. Las filtraciones a la prensa indicaron que se había encontrado pelo de Maddie o incluso restos de