Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 7 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Naypyidaw La Birmania fantasma (Viene de la página anterior) ser aplastada con facilidad. Dividida en una parte civil y otra militar, a la que está prohibido el acceso, Naypyidaw es todo lo contrario a lo que se supone debería ser una ciudad. En lugar de ser un espacio para la socialización, es un alienante engendro urbano donde no hay más que desolación entre las viviendas de los funcionarios y los alejados Ministerios. No existe un centro urbano ni hay tiendas, restaurantes o bancos por los calles, ya que todos los establecimientos comerciales están concentrados en una especie de rudimentarias galerías, plagadas de pequeños locales. Por su parte, los restaurantes se concentran en una colina contigua, muy cerca de unas dársenas que parecen ser una estación de autobuses. Todo lo demás son bloques de pisos exactamente iguales donde lo único que cambia es el color de sus tejados. En dichos edificios vi- ven unas 16 familias, en las que al menos uno de sus miembros trabaja como funcionario en un Ministerio. Además, todos los inquilinos de un bloque pertenecen al mismo Ministerio y sólo hay un teléfono por edificio, generalmente instalado en la casa del chivato de turno para que así pueda informar a la Policía de las conversaciones íntimas de sus vecinos. Uno de estos funcionarios es el padre de Kyaw Zin Win, un joven de 29 años que, junto a su hijo pequeño y su madre, tuvo que dejar atrás su vida y sus amigos de Rangún cuando el Gobierno obligó a su progenitor a cambiar de destino. El viernes 6 de noviembre de 2005, y siguiendo los misteriosos designios del adivino personal del general Than Shwe, la Junta anunció por sorpresa el traslado a la nueva capital para que, al lunes siguiente, los funcionarios se presentaran en sus nuevos puestos de trabajo. Miles de autobuses y camiones, Este funcionario tiene casa de dos habitaciones, pero carece de recursos para amueblarla Ciudad de Reyes Naypyidaw o Nay Pyi Taw significa Ciudad de Reyes o Asiento real La Junta empezó el traslado de los ministerios desde Rangún el 6 de noviembre de 2005. Cinco días más tarde, el 11 de noviembre, a las once de la mañana, un segundo convoy de 1.100 camiones militares, que transportaban once batallones y once ministerios dejaban Rangún en dirección a la nueva capital. La repetición del número 11 es debido a las observaciones de las estrellas realizadas por el astrólogo personal de Than Shwe. Se esperaba que la mayoría de los ministerios estuvieran en la ciudad en febrero de 2006. Sin embargo, debido a la falta de escuelas y otros servicios, los funcionarios fueron trasladados a la ciudad y separados de sus familias hasta que la ciudad dispusiera de infraestructuras. Al este de la urbe se encuentra un complejo fortificado, donde reside el general Than Shwe. Los cuarteles generales del ejército están situados en un recinto separado de los ministerios, y los ciudadanos tienen prohibido el entrar en la zona militar. El 27 de marzo de 2006, más de 12.000 soldados desfilaron en la nueva capital en el que fue su primer acontecimiento público; un desfile multitudinario en el Día de las Fuerzas Armadas. La toma de imágenes fue reestringida al lugar del desfile, tras el que se pudo apreciar la silueta de tres enormes estatuas que representan a los antiguos Reyes birmanos Anawrahta, Bayinnaung y Alaungpaya U Aung Zeya. El periodista indio Siddharth Varadarajan, quien visitó la ciudad en enero de 2007, describió la inmensidad de la nueva capital como el máximo seguro contra un cambio de régimen, una obra maestra del urbanismo diseñado para derrotar cualquier supuesta revolución colorista por medio de la geometría y la cartografía El 23 de mayo de 2008, el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon, se convirtió en el primer dignatario extranjero que visito la nueva capital. A pesar de que la ciudad cuenta con buenos servicios de agua y electricidad, muchos funcionarios públicos han manifestado su oposición a la medida gubernamental que los obligó a mudarse a Naypyidaw, sobre todo por la casi inexistencia de centros comerciales, restaurantes y servicios en la ciudad, y muchos empleados han decidido no mudarse con sus familias, por lo menos inicialmente. muchos de ellos transportando a los animales del zoológico de Rangún, recorrieron los más de 300 kilómetros de la tortuosa carretera que atraviesa la jungla hasta Naypyidaw. Al final de las más de nueve horas de trayecto, plagado de míseros villorrios formados por chozas de madera, la estrecha calzada se abre en una flamante autopista de varios carriles, que desemboca en el cruce que dirige hasta las dos zonas bien diferenciadas de la capital. Naypyidaw significa Morada de Reyes y en ella viven unas 100.000 personas con más pena que gloria a pesar de tan ostentoso nombre. Aquí hay poco que hacer y no conozco a nadie, pero al menos no tenemos que pagar una renta de alquiler por el piso explica a ABC Kyaw Zin Win, quien habita una casa de 80 metros cuadrados de dos habitaciones donde ni siquiera hay muebles. Mi padre gana al mes unos 50.000 kyiats (50 dólares) en el Ministerio de Deportes, así que yo tengo que trabajar con mi moto como taxista porque los precios han subido tanto que el dinero no nos alcanza desgrana junto a las mantas sobre el suelo en las que duerme toda la familia. Al igual que el 90 por ciento de los birmanos, que ganan un dólar al día, los funcionarios estatales son tan pobres como el padre de Kyaw Zin Win, que ni siquiera puede comprar cortinas para las ventanas, que tiene que cubrir con papeles de periódico. En la casa sólo hay una mesa en el salón y verduras casi podridas en la cocina- -sin frigorífico-