Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE ASIA 0 Km N 300 INDIA CHINA MYANMAR (Birmania) Sittwe Nyapali BAHÍA DE BENGALA Naypyidaw TAILANDIA Yangon (Rangún) Niños esclavos trabajan en la construcción de palacios y ministerios de esta urbe levantada en mitad de la selva Naypyidaw TEXTO Y FOTOS: PABLO DÍEZ. NAYPYIDAW (BIRMANIA) ENVIADO ESPECIAL La Birmania fantasma Para aislarse de la población, la Junta militar birmana ha construido en plena jungla su surrealista, secreta y desierta capital donde los generales viven en lujosos palacios y juegan al golf en campos levantados por esclavos, entre ellos niños de 10 años que trabajan como albañiles por un dólar al día unque Naypyidaw es la capital oficial de Birmania desde noviembre de 2005, no merece ni llamarse ciudad. Naypyidaw parece más bien el extrarradio de una gran urbe postindustrial: plagada de innumerables bloques de pisos de cuatro plantas que parecen diseñados por el Ministerio de la Vivienda del franquismo. Desperdigados en una frondosa maleza tro- asegura que Rangún, una urbe de 6,5 millones de habitantes donde parece que sus destartalados edificios coloniales se van a venir abajo, estaba tan congestionada que se había quedado pequeña. Según la oposición, los generales temen tanto una invasión de EE. UU. que creen que podrían resistir mejor un ataque desde la remota Naypyidaw, alejada de la costa y situada en el interior del país, desde donde se pueden controlar las cercanas zonas rebeldes con presencia guerrillera. Además, Naypyidaw ha sido levantada a unos tres kilómetros al oeste de Pyinmana, un lugar clave en la historia de Birmania porque aquí se encontraba la base del ejército que logró liberar al país de los japoneses en la Segunda Guerra Mundial y obtuvo la independencia en 1948. Paradojas del destino, dicho ejército estaba dirigido por el general Aung San, padre de la líder opositora y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi. Frente a la admiración que la sociedad birmana siente por la Dama como es popularmente conocida Aung San Suu Kyi, el detestado régimen de los generales ha optado por aislarse del pueblo en su afán por perpetuarse en el poder. Para ello se ha construido una gigantesca y desangelada ciudad de 4.600 kilómetros cuadrados- -78 veces la extensión de Manhattan- -en la que sólo pueden vivir los funcionarios de los Ministerios. Este frío urbanismo basado en amplias avenidas y con las sedes oficiales muy distantes entre sí es un seguro contra protestas ciudadanas como las que tuvieron lugar en septiembre del año pasado durante la Revolución Azafrán Al contrario que en Rangún, los manifestantes no habrían podido esconderse en ninguna callejuela y, con tantos espacios abiertos, cualquier movilización puede (Pasa a la página siguiente) A Urbanismo antialgarada pical que se cuela hasta las puertas, los edificios están separados por desiertas avenidas de cuatro carriles en cada sentido, inexistentes en cualquier otra parte de esta nación. Naypyidaw es la última excentricidad del brutal régimen del general Than Shwe, un zafio y supersticioso cartero que, según la rumorología, se dejó guiar por su adivino personal para trasladar la capital administrativa desde Rangún hasta la jungla. De todas maneras, no es la primera vez que un dirigente birmano levanta una nueva ciudad para su Gobierno. En 1859, el Rey Mindon trasladó la capital desde Amarapura hasta Mandalay. Pero para entonces ésta ya era una arraigada tradición. Desde la caída de la dinastía Pagan en 1044, la capital de Birmania ha cambiado de ubicación once veces. La versión oficial del Gobierno