Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 7 08 EN PORTADA Karadzic El veneno en el alma POR HERMANN l hombre tenía pinta de bueno. Una especie de híbrido entre druida y Gepetto, un sabiete medio hippy, un niño de las flores del sesentayochismo, bien envejecido, metido como otros de aquellas quintas en la cultura y el negociado de la medicina alternativa y las nuevas supersticiones. Allí estaba, el viernes 18 de julio en el Sava Center del barrio belgradense de Novi Beograd, el palacio de congresos que albergó los congresos de la Liga Comunista de Yugoslavia, quizás también alguna de las últimas cumbres de los No Alineados y por supuesto los grandes congresos nacionalcomunistas de Slobodan Milosevic después. Fue al final de una mesa redonda sobre curas bioenergéticas, energías curativas y medicina semimágica, cuando el moderador anunció para principios de agosto una conferencia del doctor Dragan Dabic. El anunciado conferenciante, asistente desde la cuarta fila al encuentro, se levantó y saludó cortésmente al auditorio. La conferencia, ya no cabe ninguna duda, ha sido cancelada. El doctor Dragan Dabic dejó de existir el lunes pasado cuando miembros de los servicios secretos de Serbia, presumiblemente la misma organización que se había inventado al personaje y había emitido sus impecables documentos oficiales, detuvo al personaje en un autobús de la capital y generó una de las noticias más espectaculares de los últimos tiempos, la resurrección y captura de Radovan Karadzic, probablemente, como dicen los anuncios, el criminal de guerra más buscado del mundo. En próximos días o semanas iremos sabiendo más sobre la insólita existencia del doctor Dabic que hace dos años se presentó en la clínica Nova Vita del barrio de Rakovica en busca de trabajo como psiquiatra y especialista en medicina alternativa, según cuenta uno de sus propietarios, Milomir Kandic. Y algo más se sabrá también de su vida anterior, en los diez años en que su rastro desaparece después de dar sus últimas entrevistas en Pale, el pueblo de montaña que erigió en 1992 en la siniestra capital de un estado fanático que sitió y desangró a su auténtica capital, la hasta entonces alegre, vividora y cosmopolita ciudad de Sarajevo. No lo sabremos todo porque son muchos los implicados en facilitar su fuga y su vida en clandestinidad desde que dejó de considerarse seguro en Pale ante la E orden de busca y captura del Tribunal Penal Internacional de La Haya. Dice el propietario de la clínica Nova Vita que cuando llegó a Belgrado tenía llagas en las piernas que él se trataba personalmente y fueron curando. Podría ser un indicio de que es cierto que ha pasado años en cuevas en su región natal de Montenegro vecina a Bosnia, protegida por miembros de su clan familiar y de popes ortodoxos. En ciertos sectores de la iglesia nacional serbia, la pravoslavie es decir, la correcta y ortodoxa, la fobia al Occidente vaticanista es casi equiparable a la que profesan, por motivos históricos bien explicables, al Islam. La agreste y paupérrima región montenegrina de la que emigró el joven Karadzic en 1960 para estudiar psiquiatría en la muy mundanal capital bosnia, es uno de los santuarios en los que la iglesia ortodoxa se refugió y resistió durante siglos a una ocupación otomana que se mantuvo en los valles y vía de tránsito entre ciudades y mercados, pero nunca demostró mayor interés por controlar la remota alta montaña. Fiesta en Sarajevo Cuando el pasado lunes por la noche se conoció la detención de Radovan Karadzic, la ciudad de Sa- rajevo se convirtió en una fiesta. Cuentan que se produjo una situación extraña. Los mayores, aunque contentos con este tan tardío consuelo, no podían entusiasmarse porque la reactivación de la memoria les devolvió al luto por los miles de muertos que descansan en los cementerios aún frescos en las laderas que caen a la ciudad. Vida oculta Excavación en una fosa común cerca de Tuzla en la que se apilan los cadáveres calcinados