Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE Océano Atlántico Massachusetts El carácter marinero de Nantucket se respira por todos sus rincones típicas de la isla llamadas lightship hechas a mano con doble y laborioso trenzado. La gente pasea con aire distendido por las empedradas calles, entran en las galerías de arte, en las tiendas de sombreros, de donde suelen salir ataviados con el tocado nantucketnes de paja flexible bordeado por una cinta negra. Deambulan descalzos por las kilométricas playas o se sientan en una de las tabernas del pueblo a tomar una cerveza, acompañada de una sopa de almejas clam chowder de Nueva Inglaterra. El Nantucket de hoy, declarado refugio natural de plantas y animales, es una isla viva que rebosa historia y que se ha adaptado sabiamente a los tiempos que corren, cambiando el arduo modus vivendi de la pesca ballenera por el más liviano del turismo y la cálida acogida al forastero. Su mar ofrece una pesca abundante de bluefish róbalo y aguja, y sus olas son perfectas para los amantes del surf. De cuando en cuando, y para que no se olviden de ellas, una hermosa ballena se asoma por sus costas. Connecticut Isla Nantucket Nueva York 0 Km 100 N Guía Dónde dormir: Seven Seas Street Inn Es un bed and breakfast con vistas estupendas al mar y sabor auténtico isleño. Tiene jacuzzi y spa. Telf. (508) 228- 3577 Dónde comer: Cap s Tobey s Típica taberna. Exquisita sopa de almejas de Nueva Inglaterra. (508) 228- 0836 Qué ver: Tienda de Antigüedades Marinas de Nina Hellman. Café Teatro Starlight Theatre Workshop de Nantucket, abierto desde 1956. Las ondas televisivas eran de difícil alcance en la isla en aquellos años. Buscando el entretenimiento en casa nació el Theatre Workshop como una idea informal que dio lugar a todo un teatro formal Viejas casas de oscura madera se suceden por la localidad tas, turistas y veraneantes. En cuanto se levantan las nieblas invernales y se serena la mar, centenares de visitantes desembarcan en la isla, alquilan una bicicleta y recorren los campos de narcisos salvajes, entre negras casonas, verdes colinas y faros misteriosos, como el de Sankaty. Tiendas artesanas, galerías de arte y mercadillos de frutas y hierbas son algunos de los atractivos del pueblo, pero el imán más fuerte es el del Museo de la Ballena, donde se encuentran las reliquias de los botes y accesorios balleneros, tal y como los describe Herman Melville o los muestra John Huston en la adaptación que hizo de la novela al cine. El Museo posee también una curiosa colección de marfil pintado que suele ser el remate con el que embellecen las cestas