Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 7 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Póquer Españoles en la capital del vicio Juan Carlos Mortensen, El Matador, campeón del mundo en 2001 Chelo Navarro, premio en su debut a los 60 Juan Maceiras ganó un torneo en el Bellagio (Viene de la página anterior) Pablo Ubierna vivió su sueño gracias a una promoción de Everest Poker no han impedido que ganara 27.000 dólares. Quizá por casualidad, en la capital del pecado fueron 666 los premiados este año. María Maceiras corrobora lo del machismo: Como chica, noto que se me falta mucho el respeto en la mesa. No es que sean mal educados, sino que la primera media hora, por ser mujer, dan por hecho que voy a jugar peor. Tengo que dar un puñetazo en la mesa para que se metan con otro Otros daban fe de que Chelo no es profeta en su tierra, quizá debido a su estilo. Me apuesto 10.000 dólares contra uno a que no gana el torneo decía un compatriota, quien reconocía la capacidad de la jugadora para agarrarse a la mesa y esperar con infinita paciencia un buen par de cartas. Otro español recompensado en estas WSOP fue Raúl Páez, el Toro. Llegó a vivir un tiempo en Las Vegas, donde viajaba por quinta La veterana Consuelo Navarro y María Maceiras, jugadora de Everest, demuestran que sobre el tapete no hay sexo débil. Entre ambas suman tres campeonatos de España vez, aunque esta ha sido la primera que pasaba del segundo día. En otros torneos sí he ganado premios alguna vez dice con modestia quien es considerado uno de nuestros mejores jugadores. El Matador Mortensen, con quien podría formar pareja artística por motivos onomásticos, logró ir en cabeza durante parte del torneo, aunque una mano traicionara lo dejó fuera antes de tiempo. Su novia aguantó unas manos más. Como colofón, y para que vean que los faroles sufridos por la flotilla española tenían todos los colores, lean este relato extraído del blog del periodista y jugador Juan Manuel Pastor, sobre unos jóvenes en busca de masajes con final feliz que se dejaron guiar por un taxista aborigen: Se acordó un precio y, a la conclusión, no hubo felicidad. Ante las protestas de los toritos, dos energúmenos como castillos les dijeron que habían firmado un documento. Ellos dijeron que no; pero los gorilas les enseñaron un papel y les señalaron dónde estaba su rúbrica. ¡Estaba en blanco! Y con más cara que espalda les indicaban el lugar vacío donde se decía que estaban de acuerdo con todos los servicios recibidos El peor jugador de la historia Phill Hellmuth es un jugador legendario, al que apenas le caben más brazaletes, pero su genio lo traiciona a menudo. Acostumbrado a intimidar y a acaparar protagonismo, estuvo a punto de ser descalificado tras digerir fatal un farol de Cristian Dragomir, quien echó con un diez y un cuatro al as y al rey de Hellmuth. A regañadientes, el campeón abandonó una mano en la que había mucho dinero. Fue entonces cuando Mike Matusow, no en vano apodado La Boca, animó a Dragomir a enseñar su farol. Las posteriores risas del instigador y del público provocaron la explosión. Eres un idiota gritó Hellmuth. Esto es el torneo principal y tú eres el peor jugador de la historia Los espectadores vibraban como si delante estuviera José Tomás. Ni el árbitro ni Dragomir, que empezaba a hartarse, podían calmar a la bestia, mientras Matusow lanzaba loas a Moneymaker y a Hellmuth. De eso vive, también, esta buena gente.