Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE La televisión e internet han tenido una importancia capital para la expansión del póquer. En Las Vegas, la sala de juego estaba siempre repleta de público ron del todo cuando fichó por el equipo: Everest me empezó a patrocinar hace un año y medio y eso me supuso jugar los mejores torneos del mundo. La curva de mi aprendizaje se convirtió en exponencial Morpheo, como se conoce a Pablo en la red, estudia arquitectura y antes jugaba en casa: Logré dos mesas finales en los torneos de Everest, fui a la entrevista y vieron que mi perfil encajaba con lo que buscaban Otros no han tenido tanta suerte. El hermano de María, Juan Maceiras, se ha tenido que pagar todo de su bolsillo, aunque en los días previos al torneo principal amortizó con creces su aventura americana al ganar un torneo en el mítico hotel Bellagio: 80.000 dólares. No siempre ha ido tan sobrado: Recuerdo una vez que no tenía ni para pizza Loco- boy (como lo bautizó Negreanu) es el mayor talento de una familia con un as escondido en el ADN, porque su padre, médico y alcalde de Miño, ya ha ganado en internet todo lo que se movía. Si el lector se cruza alguna vez con un tal Vietcong, que se agarre la cartera. Pero los caminos que conducen a Las Vegas son casi tan numerosos como los que llevan a Roma. Ismael Arribas se clasificó al ganar un campeonato en un crucero por el Mediterráneo, mientras que Fernando Martín y Julio Díaz se lanzaron a Las Vegas dispuestos a jugar hasta en los locales de striptease para conseguir su pasaporte. Hay incluso un español que se clasificó, de carambola, jugando ¡al billar on line! Consuelo Navarro, Chelo para los amigos y para algún que otro enemigo, no tiene mayor pasatiempo que el póquer desde que su hijo, que no quiere ver las cartas ni en pintura ya no es una preocupación. En la familia tenían una cafetería donde se jugaba bastante y ahora Chelo va casi a diario al casino de Torrelodones. Allí, asegura, se puede sacar mucho dinero Su única queja es el machismo imperante en este mundo. A los hombres les sienta fatal que les venza una mujer. En el Campeonato de España que gané- -su billete para las Series Mundiales- -mis rivales ofrecían toda clase de regalos al que lograra echarme del torneo En su debut americano, sus 60 años (Pasa a la página siguiente)