Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 7 08 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política El cuento de la lechera rueba de cómo andan- -de mal- -las cosas de comer: un periodista le pide a un socialista que le proporcione un mensaje mínimamente optimista, y la respuesta es inmediata: Vamos a tener un semestre jodido No se puede ser más sincero, aunque el mismo día que se pronunciaba esa frase, otro socialista, éste del sector económico, ponía una gota de esperanza en el futuro: Tenemos un colchón importante para salvar la situación. Ese colchón se llama Europa Explicaba a continuación que entre el euro y la solidaridad de la Unión Europea a las economías en dificultades saldríamos del hoyo en menos de dos años. Ojalá no se equivoque, porque cada vez que se producen declaraciones de personalidades que saben de números dan ganas de salir corriendo. Por miedo al futuro tras la angustia del presente. El euskobarómetro ha alimentado las ilusiones del Partido Socialista y del Partido Popular de que se pueda formar un gobierno no nacionalista en el País Vasco, pero aún queda un buen trecho por recorrer antes de conocer los resultados de las autonómicas, y más vale no caer en el cuento de la lechera antes de hacer cábalas sobre el tipo de acuerdos que haría el PSE para gobernar en estabilidad. Lo que parece claro es que a los socialistas no les apetece nada llegar a acuerdos con el Partido Nacionalista Vasco. Con este Partido Nacionalista Vacos. El lendakari Juan José Ibarretxe es un iluminado, un fanático, que va de disparate en disparate, de dislate en dislate, pero mal que nos pese consigue el apoyo de todos los suyos, incluso de los que le califican de talibán por su erre que erre con el referéndum soberanista, P independentista o secesionista, como se quiera llamar. El PNV ya vivió na escisión traumática hace años, la de Carlos Garaicoechea, y sus dirigentes, sin excepción, apoyarán a Juan José Ibarretxe mientras tengan aliento, no vaya a ser que las discrepancias internas les envíen a la oposición. Pero si efectivamente pasan a la oposición, como podría ser si se confirman las encuestas que circulan en estos momentos, de Ibarretxe no van a quedar ni las cejas. Los suyos lo laminarán al amanecer. En su entorno hay un runrun: el lendakari maquina hacer su referéndum convocando esa consulta ilegal al mismo tiempo que las autonómicas. El que vaya a votar el futuro gobierno podrá pronunciarse sobre el plan Ibarretxe en una urna, caja o cesto que se colocaría fuera del colegio electoral. Pero en Moncloa están alertas, también a ellos les ha llegado esa idea y saben lo que hay que hacer para impedirla. No hay nada peor que un político obsesionado con una idea, pero afortunadamente son muchos los que intuyen o adivinan qué pasos quiere dar y los desactivan antes de que los ponga en marcha. A los políticos, a todos, se les llena la boca hablando de inmigración, planes para frenar la inmigración y controles contra la inmigración ilegal. Independientemente de que a nadie se le escapa que este gobierno ha cometido errores monumentales que ahora intenta corregir acercándose a posiciones que consideraba racistas cuando las proponía el Partido Popular, lo que verdaderamente importa es lo que hay detrás de los inmigrantes, sus historias, sus dramas personales, sus sencillos afanes. España entera se ha sobrecogido con las escenas de esta semana especialmente cruel, semana en la que el sol y el mar han provocado tanta desesperación y muerte. Los rostros de las madres que han perdido a sus niños, a sus hijos, quedarán grabados en la memoria para siempre. Una imagen que no querríamos ver más. Corrección de rumbo EFE Ibarretxe es un iluminado, que va de disparate en disparate, pero que logra el apoyo de todos los suyos