Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Rojo, una travesía menos procelosa. El precio por pasaje en las barcazas convencionales va de los 50 a los 80 dólares, mientras que oscila entre 100 y 160 dólares en las mucho más seguras lanchas rápidas. La travesía desde Bossaso hasta Yemen dura entre 28 y 72 horas, según el estado del tiempo y de la mar. Los traficantes no hacen la ruta más corta para burlar a las patrulleras yemeníes. Los traficantes nos golpearon desde que zarpamos como si fuéramos animales. No tienen piedad ni siquiera si te estás muriendo ante sus propios ojos relata un somalí de 50 años procedente de Afgoye. Yemen ha sido tradicionalmente hospitalario para los migrantes de los países vecinos, especialmente Somalia. Pero es hostil hacia los etíopes, que son detenidos y repatriados. Etiopía ha desplegado tropas en Mogadiscio, la capital somalí, para intentar sostener al precario gobierno provisional constituido tras la operación conjunta de Washington, Addis Abeba y algunos señores de la guerra en la Navidad de 2006 contra los Tribunales Islámicos que había logrado devolver algo de paz y seguridad a Somalia. Al igual que los piratas que han complicado la vida a los pescadores españoles que faenan en la zona (la Armada española, en colaboración con la francesa, planea patrullar la azarosa costa somalí) los traficantes son brutales y se aprovechan de la extrema vulnerabilidad de los pasajeros recalca MSF. Cuando el barco se encontraba todavía cerca de Bossaso, chocó con una roca. Los traficantes tenían miedo de que el barco se hundiera y empezaron a tirar gente por la borda. Cogieron a mi nieto y lo tiraron al mar junto con otros. Quise agarrarle para subirle al barco, pero los traficantes les impedían subir y les empujaban al agua de nuevo. Por lo menos tres personas murieron de esa forma relata un anciano de Mogadiscio que viajaba con su hijo, recordando la muerte de su nieto de siete años. Muchos de los jóvenes somalíes que se arriesgan a cruzar el golfo de Adén lo hacen por temor a ser arrestados o forzados a combatir. Algunas mujeres temían ser violadas si se quedaban en Somalia, un país por el que se lamenta Nuruddin Farah en sus libros desde el exilio en Suráfrica. Falta de trabajo, inseguridad, discriminación, persecución política y reclutamiento forzoso son los argumentos de muchos de los etíopes que arriban a Yemen. Como muchos de los que llegan a Canarias o a la costa andaluza. Huyendo de un destino demasiado cruel. Tirar gente por la borda Refugiados somalíes llegan tan exhaustos a una playa de Yemen que parecen muertos. La foto es de octubre de 2007 Mar Rojo ARABIA SAUDITA Saná Punto de entrada Punto de salida Centro de acogida Campo de refugiados YEMEN Mayfá Ahwar Bossaso Puntlandia Garoowe ERITREA YIBUTI Yibuti Kharaz Adén Golfo de Adén ETIOPÍA Addis Abeba Somalilandia Hargeisa OCÉANO ÍNDICO 0 Km 150 N Galkayo SOMALIA Baidoa Johar Gaan KENIA Merka Kismayo Mogadiscio ÁFRICA Los traficantes nos golpearon desde que zarpamos como si fuéramos animales. No tienen piedad ni siquiera si te estás muriendo ante sus propios ojos dice un mecánico somalí Más de 250 testimonios han sido recogidos por MSF, que ha creado un centro de asistencia al calor de un establecimiento de acogida levantado por ACNUR en Ahwar. En nueve de cada diez barcos (diseñados para transportar a 30 o 40 personas, los traficantes los sobrecargan con más de cien pasajeros) han sufrido palizas, falta de agua y alimentos, y en una tercera parte de las embarcaciones las condiciones eran tan duras que se confirmaron muertes durante el viaje Los traficantes han tirado por la borda incluso a niños. Según declaraciones recogidas por MSF, muchos barcos no se acercan lo bastante a la playa y obligan a desembarcar en aguas profundas, y si los pasajeros tienen miedo y se niegan a saltar, son golpeados y echados por la borda A menudo llegan a su destino de noche, para evitar a las patrullas yemeníes, lo que aumenta más el riesgo de los que no saben nadar Alrededor de 25.000 personas hicieron pie en Yemen a través del golfo de Adén, mientras que unos 5.000 lo hicieron desde Yibuti cruzando el mar ABC