Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Los extranjeros que se integran... como extranjeros ENRIQUE SERBETO BRUSELAS. Desde mayo de 2004 los no europeos residentes en Bélgica tienen derecho a votar en las municipales, con el único requisito de llevar residiendo en el país al menos cinco años. Bélgica se tuvo que acomodar al Tratado de Maastricht de 1992 que estableció los primeros trazos de una ciudadanía europea, empezando por el derecho al voto en las elecciones europeas y municipales. En 1998, cuando esta legislación fue transpuesta en Bélgica, los diputados aprovecharon para dejar abierta la puerta en la Constitución para el voto de los demás extranjeros residentes, a los que de todos modos no sería fácil separar desde el punto de vista legal. El resultado en las últimas municipales ha sido bastante matizado. Muchos emigrantes nacionalizados ya participaban en la política local y la generalización de esta práctica a los no nacionalizados ha servido para fortalecer los círculos identitarios en los barrios. Las comunidades turca o marroquí han participado como tales. Se integran... pero no siempre como belgas, sino buscando el apoyo de sus compatriotas de origen. Inmigrantes búlgaros en Torre del Burgo (Guadalajara) donde hay más extranjeros empadronados que españoles polémica. Uno es el famoso acuerdo de reciprocidad, difícil de conseguir en algunos casos, prácticamente imposible en otros- -por ejemplo, Marruecos- El segundo aspecto tiene que ver con la suspicacia política: los grandes beneficiados serían los partidos de izquierda, por la obviedad de que se trata de una iniciativa auspiciada por ellos. Aunque el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, se ha mostrado partidario de la misma, y las organizaciones de inmigrantes no creen que se trate de una maniobra de gran calado para alterar el reparto de poder local que existe en la actualidad. Nos gustaría que el derecho a voto no estuviera vinculado a tratados de reciprocidad, porque al no conseguirlos se excluye a miles de inmigrantes. No es justo tener que depender de las relaciones entre naciones. No somos inmigrantes de paso. Vivimos aquí y pagamos impuestos sostiene Dora Aguirre, presidenta de la Asociación Rumiñahui, que representa los intereses de miles de ecuatorianos en España. La Constitución de nuestro país no contempla el derecho a voto de los ciudadanos extranjeros, pero la Asamblea ya ha votado a favor de la reforma y el presidente Correa se ha comprometido a cambiar las cosas. La participación política es buena para la integración. La igualdad de derechos ayuda a sentirnos parte de la sociedad, no sólo trabajadores La reciprocidad es un proceso en marcha en la mayor parte de los países iberoamericanos señala Álvaro Zuleta, director general de Aculco (Asociación Socio- Cultural y de Cooperación al Desarrollo por Colombia e Iberoamérica) Vinimos a España para vivir en igualdad de condiciones con los españoles La situación cambia en el caso de los marroquíes. Complicadísimo reconoce Marian Bejouki, secretaria general de la Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España (Atime) A los problemas burocráticos hay que añadir un detalle importante: ni siquiera los que residimos aquí podemos votar en las elecciones de Marruecos. De todos modos, con acuerdo o sin él, habría que impulsar medidas para fomentar la participación política de los inmigrantes ¿Y qué hay del color? Pensar que los marroquíes votarían a un partido de izquierdas es mucho presuponer afirma Bejouki. Para Álvaro Zuleta, puede que el PSOE haya tomado la delantera, pero, sinceramente, esa diferencia izquierda- derecha no está tan marcada en Iberoamérica. Creo que unos y otros deben hacer pedagogía electoral para que los inmigrantes entiendan sus propuestas La ecuatoriana Dora Aguirre abunda en esa idea. Tenemos una cultura política muy diferente, no tan impregnada de ideología. La prueba es que no da- ¿A quién beneficia? Vinimos a España para vivir en igualdad de condiciones con los españoles. Ese acceso a los derechos ayuda a sentirnos parte de la sociedad, no sólo trabajadores Las asociaciones de inmigrantes creen que es mucho presuponer que el voto de estas personas iría a un partido de izquierdas, por mucho que auspicie la iniciativa mos importancia a la supuesta instrumentalización del voto inmigrante. Apoyamos a quien hace cosas en beneficio de los ciudadanos. Lo mejor para todos es que esta reforma fuera producto de un pacto de Estado El total de residentes en España a 1 de enero de 2008 es de 46,06 millones de de habitantes, según el avance del Padrón Municipal hecho público por el Instituto Nacional de Estadística, lo que supone un aumento de 862.774 personas con respecto a los datos del 1 de enero de 2007. De ese total, 5,22 millones son extranjeros, de los que 2,1 son ciudadanos de la Unión Europea. Es decir, más de 3 millones de inmigrantes podrían entrar en danza con la medida que propone el PSOE, si bien se apuntó durante su fin de semana congresual la cifra más realista de 1,3 millones. Rumanía (país ya comunitario) lidera la lista de población extranjera (con 728.967) La nueva reforma podría beneficiar, si llegan los acuerdos oportunos, a marroquíes (644.688) ecuatorianos (420.110) y colombianos (280.705) entre otros. Puede que su hora llegue en 2011.