Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
13 7 08 CLAVES DE ACTUALIDAD Inmigrantes La propuesta no es actual, pero podría ser efectiva en las elecciones de 2011. Favorecería a 1,3 millones de extranjeros no comunitarios y cambiaría el paisaje sociopolítico en muchos municipios POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTO: DANIEL G. LÓPEZ El disputado voto del nuevo caladero amón Urbina, alcalde de Torre del Burgo (Guadalajara) reconoce que tuvo que esforzarse en la última reválida. El municipio español con (probablemente) mayor porcentaje de extranjeros ligados al mercado laboral es conocido como la pequeña Bulgaria del esparragal. Los últimos datos del INE (padrón a 1 de enero de 2008) hablan de una población de 153 personas, de las que 81 son foráneas, la mayoría ciudadanos búlgaros que trabajan en los cultivos. Sin ellos, la prosperidad se esfumaría y Torre del Burgo quedaría abocado a convertirse en un pueblo- dormitorio de la cercana capital de provincia, una visión no descartada por el alcalde- -con espárragos o sin ellos- pero eso será otra historia. El caso es que en las últimas municipales Urbina (PSOE) no lo tuvo fácil. Y ahora mis oponentes dicen que gané gracias a los búlgaros. Puede que el próximo inquilino del Consistorio tenga esa nacionalidad La temporada ha concluido y muchos extranjeros marchan a otros lugares donde hay trabajo, pero siguen empadronados aquí. Doce familias mantienen la residencia permanente. En primavera, el sol espabila los espárragos y, al amanecer, hay que ir a los campos a cortarlos antes de que espabilen más de la cuenta, espiguen y se pierdan para el consumo. No hay un solo jornalero nacional, será porque después duelen los riñones. Cada inmigrante avanza por un surco y corta espárragos en dos hazas, izquierda, derecha, izquierda, derecha. Tras el almuerzo, al almacén a seleccionarlos por tamaños y empaquetarlos. A última hora de la tarde llegarán los camiones- -también conducidos por inmigrantes- -para cargar el producto. Hasta hace R poco estos búlgaros eran trabajadores, simplemente. Las cosas han cambiado. Votaron en las últimas municipales (como comunitarios recién estrenados en el club) y pronto serán agentes de un cambio en el paisaje sociopolítico de ese municipio. Ahora llega el turno de los no comunitarios. La idea ya fue sugerida por el entonces ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, a principios de la pasada legislatura. Volvió a mencionarse en el Congreso del PSOE de hace una semana y el miércoles supimos más detalles por boca del portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso: su partido presentará en septiembre una iniciativa parlamentaria, probablemente una proposición no de ley, para promover que los inmigrantes que residan legalmente y de forma estable en España pueden participar en las elecciones municipales de 2011. Para ello, el PSOE espera contar con el respaldo de todos los grupos parlamentarios. Al mismo tiempo, el Ministerio de Asuntos Exteriores impulsará convenios de reciprocidad, un asunto clave, ya que la Constitución sólo reconoce el derecho a voto- -y exclusivamente en las elecciones municipales- -a los extranjeros con cuyos países existe este quid pro quo; es decir, aquellos en los que los españoles también pueden votar en la elección de los alcaldes y, por ende, también ser elegidos. Ese requisito lo cumplen los socios comunitarios, además de Noruega. Una vieja aspiración Ahora sólo pueden elegir y ser elegidos los extranjeros con residencia permanente con cuyos países existe acuerdo de reciprocidad; es decir, ciudadanos de la UE y noruegos El artículo 13.2 de la Carta Magna establece que solamente los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23 votar salvo lo que, atendiendo a criterios de reciprocidad, pueda establecerse por tratado o ley para el derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales Este artículo es el único que ha sido sometido a revisión desde que la Constitución quedó promulgada en 1978. La reforma vino impuesta en 1992 por la nueva redacción que se dio al artículo 8 del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea, propuesta derivada a su vez de la aprobación del Tratado de la UE, firmado en Maastricht. Esa nueva regulación prevé que los ciudadanos de la Unión Europea residentes en un Estado miembro del que no sean nacionales tendrán derecho a ser electores y elegibles en las elecciones municipales. En la práctica, el artículo deja la puerta abierta a los no comunitarios para participar siempre que medie antes un acuerdo. A falta de ajustar aspectos importantes ¿cómo se define la residencia estable hay dos aspectos de la propuesta que suscitan