Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE Estampas de la ciudad como cuadros de Gauguin. En esta imagen, un ídolo polinesio a la orilla del mar. Abajo, una joven con la flor del tiare en el pelo TAHITÍ Papeete Pirae Papenoo Hitiaa N Punaauia T A H I T Í Omuara Papao OCÉANO PACÍFICO Taravao Afaahiti Tautira Vairo Teahupo ABC 0 Km 16 Pistas Cómo volar. Air Tahiti Nui París- Los Angeles- Papeete. www. airtahitinui. com Dónde dormir y comer. Sofitel Resort Tahiti. A la orilla del mar. Cómodo, agradable y con una gastronomía excelente. Con espectáculos tahitianos. 00 689 86 66 00. Información. Tahiti Tourisme. Serrano 93- 2 A. 28006 Madrid. Tel: 91 411 01 67. www. tahiti- tourisme. es quitectura de antaño es el Ayuntamiento del pueblo de Arue, muy cerca de Papeete, con techos tallados y un frondoso jardín tropical. Otro resquicio del pasado lo encontramos en el entrañable Le Truck autobús de madera pintado de blanco y ribeteado de rojo chillón que recorre las calles de Papeete. La informalidad del truck invita al viajero a la conversación. Tras el viaje, siempre habremos ganado alguna anécdota de la vida de nuestro vecino de banco. El Marché Cita inexcusable de Papeete es el famoso Marché un mercado lleno de vida en el que entre frutas autóctonas, peces de colores, cestas, pareos y flores se pulsa el latir de la ciudad y se escucha ese peculiar francés salpicado de palabras tahitianas llenas de vocales pronunciadas con una dulce y sinuosa musicalidad. En el Marché se aspiran las fragancias del tiare, la flor nacional, del jazmín y del ylang- ylang Los vendedores de flores trenzan diademas y ramos. No hay niña, joven o mujer que salga a la calle sin un hibisco en el cabello, una corona de tiare sobre la cabeza o un sombrero de paja adornado con su ramo de flores. No importa que al anochecer se queden marchitas. El perfume y el color que les ha acompañado durante la jornada es suficiente para los bellos rostros ovalados de los tahitianos. En el mercado se vende la especia más cuidada en Polinesia, la vainilla, en vaina, en hojas de té, en café o en aceite. También se comercia con el jugo del noni que todo lo cura. Las famosas tallas de madera llenan las estanterías. Y en los pisos altos se instalan los expertos tatuadores que embellecen brazos, piernas... o lo que haga falta con los legendarios tatuajes polinesios de figuras geo- métricas, iconos o signos de sus dioses tikis Y si el Marché es el centro social de Papeete durante el día, las Roulottes son las reinas de la noche. Son restaurantes ambulantes de gastronomía variopinta: nativa, china, francesa, dulce o salada. Para saciar la sed, zumos tropicales y la cerveza Hinano la de la bella tahitiana. La Plaza de Vaiete es un punto de encuentro donde comprar los pareos más llamativos y conocer a los artistas que los diseñan, observar el ir y venir de los barcos -desde los cargueros de copra, hasta los cruceros de placer- -o picar de roulotte en roulotte. El tahitiano sabe disfrutar de la vida; las flores, la música, la danza y el buen comer puntúan su tiempo. El festival de Heiva a finales de julio, es una buena ocasión para saborear el carpaccio de pescado con salsa de limón y el mahi- mahi a la vainilla. O para asistir al ritual del banquete Tamara que saldrá calentito de un horno escarbado en la tierra. El ahimaa cocinará a fuego lento carnes, pescados y verduras envueltos en hojas de banana. El momento crucial llega cuando los hombres apagan el fuego y sacan las viandas de las entrañas de la tierra. Se podrá disfrutar de la más sensual de las danzas tamure que compiten con el moderno kaina Hombres y mujeres adornados con hojas y flores se mueven al ritmo de las olas. Ellas seducen a ellos con movimientos de caderas y manos al son de guitarras, ukeleles y tambores. A veces se balancean suavemente, como las olas que arrastra la marea a la orilla. Ellos se acercan poco a poco, abriendo y cerrando las rodillas y los brazos, como pájaros al acecho de la hembra. Un ritual en la noche de los tiempos, bajo la luz estelar de la Cruz del Sur.