Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 29 6 08 Roberto y Fernando Valcárcel son dos hermanos amantes de la música y del coleccionismo. Cazatesoros de vinilos, joyas inencontrables, referencias fuera de catálogo, perlas de la música popular de los últimos cincuenta años que componen la colección Las Edades de la Música que acaban de poner en marcha y que distribuyen por internet en http: www. musicages. tv. Copla, flamenco, clásicos del rock, pop. Y, por si fuera poco, con unos precios de escándalo que diría Raphael, y con el apoyo del Instituto Cervantes, que ve en este repertorio una herramienta imprescindible para los estudiantes de español del mundo entero GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Fernando Valcárcel CREADOR DEL SELLO MUSIC AGES No sólo es cuestión de calidad del sonido, el vinilo es más cálido MANUEL DE LA FUENTE- ¿Cuándo y cómo escribistéis la primera nota de este bello pentagrama llamado musicages? -Hará unos cuatro años. Mi hermano Roberto, después de haber estado en varias discográficas y montar la suya propia, haber producido a muchos cantantes, pensó en algo diferente y, a través de su colección particular, fue creando este proyecto al que yo me sumé después. No fue en ningún momento concreto, sino después de una reflexión en la que vimos que esto tenía un hueco importante y no había nada en el mercado y, además, nos divertía mucho. ¿Daban la nota en casa? -Roberto es músico desde los dieciséis años. Y sí, en casa, nuestro padre era contable de profesión, pero de joven formó una rondalla en San Sebastián, el grupo Beti Alai, con la que actuaba los sábados por la mañana en el María Cristina con gente muy conocida de la época, como Marcos Redondo y Luis Mariano. -Este proyecto puede interesar a más gente de la que a priori pueda parecer. -Muchísima más de lo que se puede pensar. Nuestra tienda del barrio de Gracia, que es además una especie de museo con tocadiscos y radios de los años cincuenta, no hace más que darnos sorpresas, porque mucha de la gente que entra tiene entre 25 y 30 años que, sobre todo, aprecian la calidad de los vinilos. -Les imagino como Sherlock Holmes y el doctor Watson con una lupa tras la pista de un buen disco. -Solemos ir a varios mercadillos concretos a primera hora de los domingos, eso fijo. Pero es como al que le gustan los zapatos, que va por la calle y desarrolla un olfato especial para encontrarlos. Nosotros olemos el vinilo allá dónde esté. También adquirimos material en las ferias de coleccionsimo y fuera de España. -También tienen donantes -Desde que hemos abierto la El Cervantes da el do de pecho Sin ningún género de dudas, que una institución del prestigio del Instituto Cervantes apueste por ti confirma que el trabajo que estás haciendo es bueno y es de auténtica calidad. Es un respaldo, más que económico- -aunque sí ha comprado las colecciones en español para que estén presentes en los Cervantes del Mundo- -es una muestra de reconocimiento y de prestigio al trabajo que hemos realizado DE SAN BERNARDO tienda, ha habido gente que nos ha cedido material, personas que te dicen, tome, porque en casa no lo puedo escuchar, pero veo que si se los cedo los discos de mi padre, de mi abuelo, van a valer para algo. Alguna persona ha llegado a cedernos hasta cien discos. -Tampoco quieren que la cuestión gráfica desafine. -Cierto, con este proyecto también se trata de recuperar las carátulas originales de entonces, aquel diseño de las portadas de los discos que era mucho mejor de lo que es ahora. Sin ir más lejos y por concretar, las portadas de flamenco son modernísimas, las podría firmar cualquier diseñador actual de renombre. Y qué decir de las letras, la copla tenía autores como Quintero, León y Quiroga, Benavente, Pemán. -Cuestión de tiempo, también- -Claro. Ahora se usa lo del venga, venga que hay que sacar un disco. No es normal que los chavales de OT publiquen un disco en una semana. -No cabe duda de que la calidad del vinilo era muy superior a la del cedé. -No sólo es cuestión de calidad técnica. El vinilo es mucho más cálido y el cedé es muy plano. Además, la diferencia entre un cedé y un vinilo es que sobre éste tú puedes producir, pero sobre el cedé, nada de nada. -Casi parecen restauradores del Prado. -Dedicamos ocho o diez horas a cada canción. La superficie de un vinilo puede dañarse, pero nosotros sacamos el sonido de dentro del surco, que no se estropea. -Desde luego, la música no es una ecuación científica. -La música es imperfecta, el arte es imperfecto. En los discos antiguos se notan imperfecciones y eso nos gusta, porque hemos querido que los artistas revivan en estas grabaciones, y que la gente pueda decir, así, exactamente es como lo oía mi abuelo cuando compró el disco. -Yo no podría haber hecho una colección como ésta, perdía los discos en los guateques. -Eso es que usted era el feo, porque el feo siempre era el que se encargaba de poner la música. Pero sí, nosotros también perdimos muchos discos en aquellas reuniones, eso cuando no se rompían. Al final acabas dándote cuenta de todo lo que perdiste y todo lo que tiraste. mdelafuente abc. es