Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Familia y amigos ucho se ha dicho que High School Musical la película de Disney Channel, es el Grease de ahora (una combinación maligna, incolora, inodora e insípida de canciones e instituto) Eso habrá que demostrarlo dentro de treinta años. A ver si los chavales se acuerdan de Ashley Tisdale igual que nosotros de Stockard Channing. Vale, algunos la hemos disfrutado también como la señora Bartlett en El ala oeste Pero incluso en la séptima temporada (o en la película Y que le gusten los perros cuando se mal metió mano en la cara (a la vez que con el resultado obtenido metió miedo a sus admiradores) seguía siendo la Rizzo de Grease (igual que Lucy Lawless es Xena haga lo que haga y aunque ya no vaya en cueros ni lleve espada) Stockard Channing es Rizzo, la líder de las Pink Ladies del instituto Rydell. 30 años hace ya. Grease se estrenó en Estados Unidos el 16 de junio de 1978 y en España, el 22 de septiembre de 1978. Recién empezado el colegio, fuimos todas las compañeras de clase y nuestra más querida profesora (que no era la señorita Brodie de Muriel Spark sino mucho mejor) Fuimos el día del estreno. Y a un cine que se reinauguraba con el acontecimiento. La vimos y, como entonces no te echaban de la sala al acabar la película, la volvimos a ver (la profesora, claro, que era una persona crecida y razonable, tuvo bastante con un pase y nos dejó allí repitiendo) Pero es que volví otra vez con mi madre. Y haciendo una cola que daba la vuelta a la manzana. Colas para ir al cine, qué cosas. Yo no haría ahora una cola para ir al cine ni aunque dentro me estuviera esperando Elizabeth Taylor. Bueno, la verdad es que hice una cola en la capilla ardiente de Victoria de los Án- M La actriz Paz Vega y su marido, Orson Salazar, entre los asistentes a la fiesta de la revista tener nacionalidad suiza, el apellido que adquirió por matrimonio lo tiene para ella y sus hijas. Las niñas ya se han dado su primer baño en el mar y les ha encantado comenta. Con las pequeñas está feliz. Hablamos del reportaje que protagonizó en Hola con las niñas en su residencia de San Feliú y me reconoce que decidió presentarlas de esa manera siguiendo la línea de Julio Iglesias y Miranda que siempre posan con sus niños para que luego nadie mercadeo con las primeras imágenes. En cuanto a sus vacaciones, serán escalonadas. Tras los días que pasó en Ibiza con su hijo, nuera y nieto ahora estará en Madrid por cuestiones relacionadas con el Museo y luego seguirá navegando entre San Feliú y las Baleares. Desde luego, estará pendiente de las reformas en un palacete histórico de Málaga para instalar allí parte de su colección, su proyecto más ambicioso ahora. Mujer muy activa y sensible, la baronesa es una de las grandes desconocidas. Pero la fiesta de Vogue dio para mucho más. Entre las más elegantes vi a la modelo Laura Ponte, quien ya ha terminado la reforma de su nueva casa en Puerta de Hierro, y a Cari Lapique con su hija Carla con sus vestidos a punto para la boda de Caritina el 24 de julio en Ibiza. Acudieron con la experta en belleza Maribel Yébe- EFE nes y su hija Miriam, espectacular con un vestido de Cavalli y en la fiesta comentarios las últimas técnicas de cara a la operación biquini con Lola Suárez quien prepara super fiesta en Marbella para inaugurar joyería Suárez y presentar su nueva colección. La cantante Marta Sánchez derrochó sensualidad con un vestido rojo de Hannibal Laguna mientras que la sevillana Eva González estaba exultante y feliz por los éxitos de su novio Iker Casillas con quien está en Viena desde el pasado jueves. Paulina Rubio con Colate o los hermanos Rivera Ordóñez con Blanca Martínez de Irujo también se sumaron a la velada que premió la labor del zapatero Manolo Blahnik y el diseñador Cavalli. También a punto de caramelo es como se encuentra la actriz Paula Echevarría que acudió a su última presentación antes de dar a luz al bebé que espera de David Bustamente. Con un bombo que daba gloria, amadrinó el bolso elegido en la encuesta de la marca Evax para conocer mejor el gusto de las mujeres. Entre sus manías, Paula aseguró que siempre lleva dos neceseres en el bolso para poder retocarse el maquillaje en cualquier momento y de ahí que se decante por los bolsos grandes, cómodos de llevar y más ahora que pronto tendrá que hacer sitio para las necesidades de su niña. geles así que si fuera para ver a la Taylor muerta quizá sí haría la cola (es que viva me impondría y me daría vergüenza, eso que ahora se opera, aunque lo único que se opera es el enrojecimiento, que la vergüenza permanece) Treinta años. Cielos. Si ya veinticuatro son muchos. Viendo la semifinal de la Eurocopa, me acordaba de la semifinal del 84 en Francia, de los penalties con Dinamarca (creo que la Real Academia debería admitir el plural penáltiles de uso mucho más normal que finstro) Ninguno de los presentes (gente adulta, con trabajo) recordaba eso yo tenía tres años me dice uno, pedazo momia) En todo caso, lo recordaban como yo la Eurocopa del 64 o a la selección húngara del 56. Por el NO- DO o por la televisión. O sea, que soltar eso de Paris, 1984 es un poco Las chicas de oro Qué deprimente es sentirse como Sofía Petrillo. Da igual si Grease es una buena o una mala película. Al menos para los que vivimos el estreno con una edad permeable a esas historias de instituto y amor (y a cualquier otra historia) Y seguimos siendo permeables al filme cuando lo pasan por la tele (y no hay que dudar de que tenemos el deuvedé, el de la edición especial, que sacan cuando ya tienes la normal y, sí, conservamos el doble LP) Pero aquí no se trata de si Grease es tu película favorita. Grease es Grease y ya está. (fútbol es fútbol) Es como la familia. Y las películas favoritas, como los amigos, que se eligen. Una no ha elegido Grease pero sí Eva al desnudo o Encandenados a cuyos estrenos, por supuesto, no he ido y de cuyos directores podría decir hasta dónde comieron la primera papilla. Eso es cinefilia (una ordinariez, por cierto) Grease es otra cosa, otra categoría de allegados. Y su director, no digamos (también es otra cosa, digo) Randal Kleiser. ¿Pero quién demonios es este pavo? Ah sí, el tipo que dirigió después El lago azul su obra más conocida después de la peli de John Travolta y Oliva Newton- John. Es verdad que hay otro taquillazo de los 70, Tiburón que es familia y amigo queridísimo. Es película favorita de la de ver una y otra vez. De escuchar una y otra vez (el John Williams de Tiburón tiene poco que envidiar al Bernard Herrmann hitchcockiano) Pero de Tiburón no se cumplen 30 años este mes de junio, que es la razón del rollazo que estoy metiendo. Y, además, Grease tiene más mérito porque siendo una película menor permanece como referente sentimental. Y menos mal que lo de andar como John Travolta sólo me duró unos días. Hace treinta años.