Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE general parece haber ayudado a la cohesión que se vivió en el reciente congreso de Valencia. Es difícil encontrar a alguien en el PP que hable mal de ella. Incluso en los días más críticos del debate precongresual compatibilizó su lealtad a Rajoy y su amistad con Aguirre. Y es que Cospedal tiene la ventaja de haber coincidido en su carrera política con algunas de las personas más representativas de las diferentes sensibilidades del partido. Abogada del Estado desde 1991, su primer cargo de relieve fue en 1996 a las órdenes de Javier Arenas, cuando el ahora vicesecretario del PP era ministro de Trabajo y Asuntos Sociales. En 2000, pasó a ser subsecretaria de Administraciones Públicas con Jesús Posadas y en 2002, subsecretaria de Interior con Ángel Acebes. Objetivo, Castilla- La Mancha Un 61 por ciento de los españoles piensan que el papel de Cospedal como secretaria general del PP será positivo tado sencillo conciliar la vida familiar con la política. Lo saben los oyentes de una emisora que una mañana de fin de semana entrevistó a Cospedal mientras ésta viajaba con su hijo desde su actual residencia en Toledo a la de sus padres en Albacete. Cuentan que, con el vaivén del coche, el niño empezó a vomitar y a llorar en riguroso directo. Cospedal atendió al bebé y concluyó después la entrevista. No se le pone nada por delante asegura su mano derecha en el parlamento autonómico, Ana Guarinos, que dice estar impresionada por la intensidad con la que la nueva secretaria general vive la política: A veces me pregunto cuándo duerme De hecho, quienes la conocen creen que la maternidad en solitario, lejos de convertirse en un impedimento, le ha dado aún más fuerza para salir adelante. Demostró talla política y sacrificio personal, porque lo más cómodo, y más en un momento como ese, hubiera sido quedarse de consejera en Madrid; lo incómodo era arriesgarse en una región como Castilla- La Mancha donde los resultados siempre nos habían sido esquivos, pero ella es una mujer muy valiente y con mucho empuje manifiesta el consejero madrileño de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, a quien Cospedal sustituyó en 2004 como titular de Transportes. El reto que Esperanza Aguirre encomendó a Cospedal tampoco había sido nimio: el mayor plan de infraestructuras jamás impulsado por una región europea. Siete mil millones de euros de presupuesto, noventa kilómetros de suburbano y proyectos tan complicados como la M- 501 o el cierre norte de la M- 50. Personas que coincidieron en aquella etapa con ella la recuerdan empeñada en viajar por toda España para ver túneles y elegir la mejor solución para el monte del Pardo. Entonces también llevaba casco, pero no el azul de las misiones de paz políticas, sino el de las numerosas obras de infraestructuras que puso en marcha y que luego inauguraron sus sucesores. Es una gran elección de Mariano Rajoy- -insiste Granados- -porque se lleva bien con todo el mundo, tiene una personalidad muy definida y no se deja infuenciar fácilmente No en vano, su nombramiento como secretaria Viajes para ver túneles No ha sido sencillo conciliar la maternidad con la política: como anécdota, cuentan que una mañana el llanto del niño interrumpió una entrevista radiofónica en directo No se le pone nada por delante asegura una colaboradora impresionada por la capacidad de trabajo de Cospedal: A veces me pregunto cuándo duerme De consejera con Aguirre en 2004 pasó en 2006 a candidata a la Junta castellano- manchega. Esa sigue siendo su ambición política. Sólo aceptaré un cargo si es compatible con mi región advirtió antes del Congreso del PP. Como prueba de que no concibe abandonar ahora el barco de Castilla- La Mancha, está buscando casa en el casco histórico de Toledo para establecerse permanentemente. Ferraz ve con preocupación la irrupción de una cara joven que ha sido muy bien acogida por la ciudadanía como demostraba el sondeo publicado por ABC esta semana (hasta un 61 por ciento piensa que su papel será positivo) y que, de paso, desactiva los intentos de ligar al PP con el pasado. Pero si el desasosiego socialista por el efecto Cospedal es grande en Madrid, resulta mucho mayor en el palacio de Fuensalida, sede del Gobierno de Barreda. Ahora la candidata del PP cuenta con una proyección pública muy superior a la del actual presidente castellano- manchego. La primera prueba de fuego se vivió el pasado miércoles en Zaragoza. Se celebraba el Día de Castilla- La Mancha en la Expo 2008. Mientras a Barreda apenas le abordaron los periodistas de medios desplazados desde la región, a Cospedal le rodeaban decenas de reporteros de medios nacionales que reclamaban las declaraciones de la flamante secretaria general. Esta dimensión nacional es trascendental en una comunidad donde los populares han ganado las dos últimas elecciones generales. Conseguir que las autonómicas de 2011 sean percibidas en clave española es uno de los retos de la nueva número dos popular. El otro desafío- -pacificar el PP- -parece pan comido para una acreditada especialista en misiones de paz