Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ ¿Y si no esperan nada? maginemos que una revista tipo Vogue o Elle tomara vida. Pues eso es Sexo en Nueva York (la película) Pero hay quien ve carnaza para consideraciones morales, para hablar del papel de la mujer, de las cazafortunas de toda la vida, de qué esperan las mujeres de los hombres ¿y si no esperan nada? Demonios, que es una película de amor y lujo (o de marcas y amor) no de las de ponerse la chaqueta de pana y hacer comentario de texto. De gente limpia, bien vestida overdressed diría yo) y bien depilada. O no, lo que da lugar a que Samantha suelte una de sus frases cuando ve los pelos que a Miranda le asoman por el bañador: Yo no consentiría estar así ni en el corredor de la muerte (no supera, claro, a aquella sentencia suya en la serie: ¿Bares en los que no se puede fumar? ¿Qué será lo siguiente ¿Bares en los que no se pueda fo... Nada que ver con Helen Medel, el guarro personaje creado por Charlote Roche. Un dirty best seller que está arrasando con sus cochinadas (pedos, semen en las uñas y así) Dicen que es un alegato en un mundo de mujeres lavadas de más, superdepiladas y superperfumadas. Que el mundo (o las alemanas) sean así es una cosa que está por demostrar. Es difícil mezclar feminismo (neofeminismo) puterío (neoputerío) y zapatos. Es difícil mezclar todo eso y sacar algo en claro. Tampoco hacemos nada con el revuelto de lujo (cuando lo hay) y clase media, la protagonista de la serie y la película. Porque estas chicas, aunque lleven esa vidorra, no son ricas en el sentido de las cachorras de Gossip Girl que es Edith Wharton pasada por Sensación de vivir Son unas desclasadas cuyas familias no conocemos, a las que les va bien y se I La baronesa Thyssen sigue dando que hablar, bien a pesar suyo. De fondo, como siempre, su hijo Borja y su famosa nuera las grabaciones donde encargaba a su escolta que le dieran una paliza. Todo un gesto. Para gestos los que se vieron en el IX Torneo de Golf Clínica Menorca que se celebró en Ávila. Una vez más deportistas conocidos y bellas oficiales se dieron cita en esta competición que puso de manifiesto la destreza de algunos famosos como es el caso del futbolista Guti (handicap 7) o el tenista Feliciano López. El primero aseguró que después de siete años jugando al golf tengo el gusanillo metido en el cuerpo gasta el punto que me gustaría dedicarme profesionalmente a este deporte cuando termine con el fútbol Paco Pavón y Miguel Torres, que debutó en el golf, también se sumaron a este torneo que organiza Ángel Martín y que tuvo como madrinas del evento a un ramillete de misses España como son Patricia Reyes (la actual) Vania Millán, María José Suárez y Elisabeth Reyes, encargadas también de entregar los galardones. Aunque días antes Guti había viajado con su mujer Arancha de Benito y sus hijos a Eurodisney y según el posado que protagonizan esta semana en Lecturas parece que las cosas han vuelto a su cauce tras la crisis que han vivido estos meses, lo ABC cierto es que durante todo el fin de semana Guti estuvo sin Arancha mientras que Feliciano aprovechó ese paréntesis en Wimbledon para estar con su novia y demostrar que siguen tan enamorados o más que nunca. Desde que hace un año la baronesa Thyssen rompió relación con el karateca Javier Báñez (nunca confirmada puesto que siempre le describió como un amigo de la familia) lo cierto es que sus recientes vacaciones por el Mediterráneo junto a su hijo su nuera y su leal Manuel Segura han disparado todo tipo de rumores. Para evitar que las cosas se desmadren fuentes directísimas con la baronesa me aseguran que no busquen donde no hay que Segura sigue encantado con su mujer Paz, que han querido pasar unos días con Borja y su bebé y que lo suyo es una auténtica relación familiar y entrañable con el vínculo de unión de Borja. Antes de casarse con el barón Carmen Cervera reconoció que Segura era el padre biológico de su hijo y de ahí que haya sido uno de los conciliadores en la guerra fria que la baronesa tuvo con su primogénito cuando le anunció que se casaba con Blanca. Pero hasta ahí. El resto es pura elucubración. gastan su dinero en los trapos que venden en Barneys. No tienen familias, no sabemos de quiénes son hijas, no tienen apellidos a los que sus hermanos pongan un III o un IV ni casa en Cape Cod o Martha s Vineyard. No son ricas como las protagonistas de las películas de los años 30 y 40, las verdaderas avanzadas del siglo pasado. Esas ricas que tan bien le salían a Katherine Hepburn (en Historias de Filadelfia o en La fiera de mi niña Esas ricas parecían señoras mucho más liberadas que las de Sexo en Nueva York aunque no hablaran continuamente de hombres y de lo que los hombres (les) hacen en la cama (quizá la liberación también consiste en no hablar de hombres) Pero es que siendo millonaria ser feminista está chupado. De hecho, ser feminista con dinero es una inutilidad. Las chicas de Sexo en Nueva York van ascendiendo peldaños en la sociedad (el apartamento de Park Avenue de Charlotte es fruto de su ventajoso aunque desastroso primer matrimonio) A ninguna se le habría ocurrido, como hace la Anne de La polilla y la herrumbre rechazar al hombre del que están enamoradas sólo porque es inmensamente rico. Y, sin embargo, aceptarlo justo cuando se ha arruinado. No vaya a pensar que lo quiero por su dinero. Por el interés, Andrés y tal. Carrie tiene muchos novios pero acaba con el rico y bien plantado. No estoy desvelando nada, me refiero al final de la serie. Porque la película tiene esa rareza de ser lo que pasa después de una serie, cuando son las series lo que pasa después de una película (aunque no exista) Cómo iba a acabar con Barishnikov, que parece un señor hervido. El Misha de los años gloriosos es el que disfrutó Jessica Lange pero lo que quedó para Carrie no era eso. Era rico, sí, pero estaba como a remojo y hablaba de forma rara. Las aventureras de la especie de Sexo en Nueva York no son busconas en el peor sentido, sólo buscan la seguridad de un buen matrimonio o de un buen hombre sin casarse. ¿Por qué va a ser malo que a Carrie el ridículo armario del pisazo que visita con Big le parezca motivo de separación? (y eso que se puede meter dentro, del armario) ¿Pero alguien se toma en serio a Carrie? ¿O a esas columnas que ni sus novios ni sus amigas han leído a lo largo de toda la serie? ¿Cazafortunas? ¿Y ellos qué son? No sé qué es peor. En cualquier caso, en esta película de amor y lujo con varias protagonistas de más cuarenta (próximamente llegará el remake de Mujeres con más maduritas) la más adorable es la más joven, la niña china de Charlotte.