Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 6 08 EN PORTADA Médicos Una carestía de pronóstico reservado Los doctores Maroun, Centeno y Chirinos, nacidos en el extranjero, desarrollan su carrera profesional en España POR MIGUEL ÁNGEL BARROSO F in de semana en casa. Belfast- Bilbao con escala en Londres. En el aeropuerto de Heathrow, el alergólogo Ignacio Ansotegui coincide con varios colegas españoles. Se conocen de estos saltos de avión, de congresos, foros y otros saraos. Las conversaciones son variopintas, aunque la sección dedicada a la situación de la profesión en España es ineludible. La gente se cansa de ir picoteando. En el extranjero las remuneraciones son más altas y, lo que es más importante, gozamos de mayor consideración. Por ejemplo, en el Reino Unido se nos respeta mucho. Aprecian que orientemos correctamente a los pacientes. En mi caso, además, añadiría una ventaja esencial: el reto de crear una estructura nueva y salir de la monotonía Ansotegui, responsable del Servicio de Inmunología y Alergia en el Hospital Royal Victoria de Belfast, es una eminencia en su campo. La semana pasada presidió el Congreso Europeo de Alergia que reunió a casi 8.000 especialistas en Barcelona. La capital de Irlanda del Norte le recuerda a su Bilbao natal. Una ciudad dura, de pasado industrial, pero con la mirada puesta en el futuro. ¿Sabe que en sus astilleros se construyó el Titanic? A lo largo de su carrera ha tenido que hacer y deshacer varios petates. Primero, para ir a Suecia, donde estudió la especialidad; luego, a Italia, para completar los estudios. En 2007, por fin, a Irlanda, con una propuesta debajo del brazo. No pensaba que me iban a hacer una entrevista formal con tribunal y todo. El reto es muy atractivo, pues se trata de desarrollar un ambicioso programa docente Entre sus planes no entra regresar a España a corto plazo. En breve necesitaré ayuda. Se recomienda un alergólogo por cada 50.000 habitantes y estoy yo solo para dos millones. Me encantaría contar con residentes españoles El fenómeno de la emigración e inmigración es relativamente novedoso en el análisis demográfico de la profesión médica en España. La fuga de talentos, en especial a Estados Unidos, donde tradicionalmente han abundado las oportunidades, no es noticia- -tenemos incluso algún premio Nobel, como Severo Ochoa- pero sí que estos movimientos hayan producido una situación de déficit en nuestro país. La Organización Médica Colegial cuestiona la falta de profesionales: cree que están mal distribuidos, que sobran en los grandes hospitales y faltan donde las ofertas son poco atractivas. Y lamenta que haya 17 sistemas sanitarios diferentes sin coordinación. En cambio, la Confederación Estatal de Sindica- Mala distribución