Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 6 08 MOTOR Mitsubishi Lancer El aire de un mito Mitsubishi ha puesto a la venta la novena generación del Lancer, un modelo que guarda todas las esencias de uno de los coches de carreras más carismáticos del deporte del motor POR FRANCISCO DEL BRÍO A unque no hablamos de la versión más potenciada del modelo, sólo citar a Lancer promueve los más profundos sentimientos deportivos, que nos llevan de las áridas estepas africanas del Rally Safari a las pistas heladas del Rally de Montecarlo o Finlandia. Todo porque el Mitsubishi Lancer está íntimamente asociado al mundo de la carreras y no es necesario hablar del Evolution para crear esa ilusión. Pero lo cierto es que el Lancer Sports Sedán que podemos encontrar en el mercado tiene un aire del mito que representa su nombre. El coche que hemos probado supone la novena generación de un modelo nacido en 1973. Todas han heredado algo del mismo espíritu basado en la ingeniería, la fiabilidad que se requiere en el mundo de las carreras, el estilo deportivo, así como sus prestacio- nes. Para afianzar estas cualidades el nuevo Lancer se ha construido sobre la plataforma del todocamino Outlander, que es una forma de decir que su rigidez es máxima, para garantizar una buena dinámica de marcha, duración, seguridad y confort. En un principio la oferta mecánica no es demasiado ambiciosa y se conforma en base a dos motores, uno de gasolina de 1,8 litros y 143 caballos y otro diésel de 2 litros y 140 caballos. El primero está acoplado a una caja de cambios automática del tipo CVT de variación continua y control electrónico de seis etapas, que puede actuar de un modo totalmente automático o manual con las levas de magnesio situadas detrás del volante, para disfrutar más de la conducción deportiva, si se desea. El motor diésel dispone de una caja manual de 6 marchas, con una relación de cambio estu- diada para obtener una respuesta más alegre de la mecánica. Mas adelante la gama se completará con los verdaderos pura sangre, como el Lancer Evo dotado de un potente motor de 2 litros y 295 caballos, con tracción a las cuatro ruedas. Después hará su aparición en Ralliart y Sportback, con un motor 2 litros de 240 caballos, que estarán derivados del coche concepto Prototype- S, de una gran fuerza visual. Hemos tenido la oportunidad de probar el Lancer con ambas mecánicas y la diferencia es bastante notable. El gasolina hace honor a su ciclo y resulta bastante suave, incluso para quienes quieran evocar a los iconos del modelo muy poco agresivo; sólo cuando elevamos el régimen en el cambio se aprecia la fuerza, pero siempre filtrada por el sistema de cambio, cuya mejor cualidad es también la suavidad. En este último aspecto no tiene duda. La combinación diésel y cambio manual resulta algo más convincente, con un motor que pronto muestra sus bajos, y que si apuramos un poco más in- Mitsubishi Lancer inspirado en legendarios coches de carreras