Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 6 08 VIAJES Shetland TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARROSO FOTOS: MIGUEL BERROCAL El gran teatro de las aves Las islas más septentrionales de Escocia, con playas paradisiacas y majestuosos acantilados, son el destino ideal para los amantes de la naturaleza. Un remanso de paz con fuerte herencia vikinga E l Dunter III cabalga las olas frente al islote de Muckle Flugga, donde se encuentra uno de esos faros que pueden apellidarse del fin del mundo Miles de alcatraces tiñen de blanco y amarillo los acantilados, llenan el cielo con sus chillidos y aleteos y se zambullen como misiles en busca de peces. También hay araos, frailecillos, gaviotas, fulmares, cormoranes... y págalos, los macarras de estas costas, que se atreven incluso con los alcatraces, a los que acosan para que suelten su presa. Roca, espuma y aves marinas. El litoral de la reserva natural de Hermaness, en la isla de Unst, al norte de las Shetland (Escocia) es so- brecogedor, con sus negros cantiles, arcos y cuevas naturales, arquitectura resultante del pulso entre la tierra y el mar. Mientras el barco es zarandeado aparece el inevitable polizón, el seasickness, un colocón que ataca a todo aquel que no se deja llevar por la vorágine. Cuando las aguas están revueltas, en Muckle Flugga sólo hay dos alternativas: echar la mascada por la borda o perseguir paisajes y aves con los prismáticos y la cámara de fotos (no hay Cuando en este confín del Reino Unido el visitante observa la vida salvaje es bastante probable que no encuentre ningún ejemplar de su propia especie alrededor mejor píldora contra el mareo) Después del subidón de adrenalina, el patrón del Dunter III, Jonathan Wills, lleva la embarcación a una zona de aguas tranquilas y someras para probar un juguete, un mini submarino manejado por control remoto y provisto de cámara que envía la señal a la embarcación. Los monitores muestran la vida íntima del Mar del Norte, cangrejos, esponjas, corales, estrellas de mar, tal vez un alca o un arao buceando entre nubes de plancton... o una foca que decide morder el pequeño artilugio que invade sus dominios. Wills va relatando el documental en vivo al más puro estilo David Attenborough. Cuando se entera de que hay españoles a bordo siente curiosidad por conocer cómo se dice puffin en nuestro idioma. Frailecillo. Algo así como little monk Le hace tanta gracia que pide que se lo escriban. Realmente parecen pequeños frailes Tammie nories en el idioma nativo de reminiscencias nórdicas. Después hubo que traducirle el nombre de los demás habitantes de estos 1.450 kilómetros de costa. Las islas Shetland son el paraíso para los amantes de la naturaleza, en general, y de las aves en particular. Sus credenciales en este punto admiten pocas comparaciones. Cuando en este confín del Reino Unido el visitante observa la vida salvaje es bastante probable que no encuentre ningún ejemplar de su propia especie alrededor. Quizás soledad no sea la palabra para describir la situación, ya que en el archipiélago hay unos 55.000 alcatraces, 175.000 araos comunes, 200.000 frailecillos, 360.000 fulmares... y 330.000 ovejas, que hacen mucha compañía. Los seres humanos suman 22.000 efectivos. Y no hay árboles, borrados del mapa por el devenir histórico y por el viento. Al más del millón de aves hay que sumar mamíferos marinos como marsopas, orcas, delfines, focas, nutrias y alguna ballena de paso. Los meses de primavera y verano son ideales para dejarse caer por aquí, no sólo porque es época de cría y el clima ayuda- -llueve menos- sino porque los días son largos y el cielo contribuye al espectáculo. La caída de la tarde no Una gran compañía La lengua arenosa que une Mainland con St Ninian s Isle forma una playa con vocación caribeña. En vez de palmeras hay prados verdes