Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 6 08 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política La semana de Rajoy l congreso ya ha sido El copyright no es de la abajo firmante, sino de un dirigente del PP que sabe muy bien lo que se cuece en el partido. Tiene razón, el pescado se ha vendido antes de llegar a Valencia. Hace quince días todo estaba abierto, Esperanza Aguirre aparentemente jugaba un papel decisivo, Juan Costa se debatía en dudas y el resultado del congreso se presentaba complicado para Rajoy. Pero en la última semana se han aclarado las cosas para éste: Aguirre se mantiene a la espera de ver cómo transcurren las cosas, Juan Costa hace llegar a Rajoy a través de persona interpuesta que no presentará candidatura- -ni siquiera se lo comunicó a su hermano Ricardo, con el que almorzó después de haber hecho la entrevista del anuncio de retirada- -y Rajoy tiene el camino despejado para trabajar en lo que más importa en este momento: la lista ejecutiva. Las especulaciones son tantas y varían tanto en función de los días, de las horas, que mejor no hacer pronósticos. Pero sí apuntar un dato en el que coinciden varios de los que se mueven por las cercanías de la séptima planta donde tiene despacho Rajoy: ha cambiado de comportamiento, se muestra más comunicativo. Todos pendientes de Rajoy: a quién llama, a quién ve- -su largo encuentro con Ana Mato ha hecho saltar las alarmas- quién le acompaña, qué dice y a quién sonríe. Y él, pendiente de algo que le preocupa: una operación para montar un partido a la derecha del PP. Bastante a la derecha del PP. A Rajoy le llega que algún cardenal se mueve en ese terreno, como le llega que han tocado a un par de dirigentes del PP, hasta E ahora sin éxito. Un par de dirigentes que, a pesar de la frialdad actual de sus relaciones con Rajoy, aún conservan lealtad al partido y a su dirección. Pero no es arriesgado decir que si la lista de Rajoy no es suficientemente ilusionante, a lo mejor, a lo peor, le salen disidentes por la derecha. Esta semana se pone punto final a la crisis que sufre el PP desde el 9 de marzo, y la militancia espera que a partir del 22 se pon- A Rajoy le preocupa que intenten montar FRANCISCO SECO un partido a la derecha- -muy a la derecha- -del PP ga a trabajar y a recuperar el mucho terreno perdido, pues si Rajoy no espabila, ya puede ir pensando en hacer quinielas sobre quién puede ser la persona que le sustituya en el cartel electoral de las próximas generales. Zapatero va cuesta abajo de forma vertiginosa, hasta el punto de que algunos de sus ministros no ocultan a los periodistas amigos su preocupación extrema por la forma en que éste está llevando la situación. Presumir de que en 48 horas se tomaron medidas contra la huelga de Transportes es de una irresponsabilidad inaudita, menos mal que estuvo al quite Rubalcaba una vez más; pero ni siquiera Rubalcaba es capaz de detener la desazón que invade a infinidad de españoles, incluidos muchos votantes del Partido Socialista, ante un presidente incapaz de asumir que las cosas están como están y que hay que tomar decisiones para que dejen de estar como están. Nos hemos pasado la semana haciendo gracietas sobre Bibiana Aído, vaya papelón el suyo, pero a nada que nos pongamos a reflexionar un minuto, las gracietas se convierten en indignación por contar con una persona así en un Consejo de Ministros. No hacía falta un ministerio de Igualdad. Esos asuntos los llevan Justicia, Interior y Trabajo pero, si quería Zapatero marcarse una originalidad, podía haber elegido a una mujer que diera la talla, no a una que llena de bochorno a las muchas mujeres que dan la talla. Y que además presenta iniciativas que no hay por dónde cogerlas. Por ridículas y por inoperantes. A ver si el PP recobra el pulso perdido y se pone a hacer oposición.