Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 6 08 EN PORTADA Camioneros El epicentro de la huelga guridad Social, cobramos el trabajo en pagarés a seis meses a precios de hace 10 años, pagamos dos seguros (el de la cabeza y el remolque) se han duplicado los avales bancarios para el combustible... Paga letras del camión, la hipoteca... Estamos desesperados. Estamos acojonados. Lo hemos perdido todo y por eso no nos vamos a rendir Evaristo Basterrica está en lo mismo. Es patrón asociado de Fenadismer y también anuncia que no se rendirá. Para él, el paro son sus vacaciones. Tiene tres camiones. Sus dos conductores- -un chófer cobra alrededor de 2.500 euros al mes incluidas las dietas- -están al quite. La variación de la factura anual de gasóleo en un año- -desglosa- -ha sido de 16.170 euros y sólo entre febrero y mayo el incremento del combustible supondrá un aumento de la factura anual de 9.702 euros. Hay gente que está trabajando por debajo de costes y eso va contra la ley, que sin embargo con tanto rigor se nos aplica. Desde el Gobierno, artistas en la manipulación del lenguaje, quieren hacer creer a la sociedad que pedimos unas tarifas mínimas en una sociedad de libre mercado, pero por encima del libre mercado está la ley, que dice que el precio debe incluir los costes mínimos de explotación, que además publica el propio Gobierno a través del Observatorio del Mercado del Transporte por Carretera. Trabajar por debajo de esos costes de explotación no es libremercado, es dumping, y eso lo prohibe la norma de la UE. La razón está de nuestra parte y no nos rendiremos El grito de guerra se repite. A Zapatero estos empresarios le han tirado el guante en la cara de su ministra Álvarez, que ha dado por cerrado el conflicto negociando con los que no habían convocado la huelga Por eso, el movilizador digital Llanos avisa: El Gobierno nos lanza las Fuerzas de Seguridad, y está en su derecho, y nosotros responderemos con la guerra psicológica y la alarma social del desabastecimiento. Otras acciones serán declarar a todos los transportistas de España en suspensión de pagos, dar la consigna de que dejen de pagar a los bancos, a los proveedores y después a Hacienda y a la Seguridad Social. Y hay más acciones asimétricas. Salvo los Cuerpos de Seguridad del Estado no hay otra organización con nuestra infraestructura y capacidad de movilización, en 42 provincias y con transportistas bregados en ir y plantarle cara al Gobierno. Tenemos un líder, una vertebración y un héroe- -el piquete muerto el martes en Granada- Nuestra batalla va para adelante www. transportes. org la alienta y ya prepara el segundo asalto. El peso de la Ley Evaristo Basterrica, patrón de 3 camiones, avisa que no se rendirá (Viene de la página anterior) bía dicho el agente. Es la confidencia entre los desesperados que prende en el frente de batalla. Porque esto es la guerra. Así lo entienden los transportistas. La batalla- -dice el portavoz de Plataforma- -acaba de empezar. Al presidente del Gobierno le decimos que a su tolerancia cero, nosotros responderemos con información máxima. Y cada cual informa a su manera Entre la mayoría también cunde la sorpresa: Quién nos iba a decir que paralizaríamos el país. ¡Dios mío- -se echa las manos a la cabeza uno de los patronos- la que hemos liado! El acoso del miedo Carlos Barchín, propietario de una ruina -nombre que se da en el sector al camión- -confiesa que todos los días de su vida sale muerto de miedo a trabajar. Me levanto a las 5,30 horas y desde ese momento es como circular por el filo de la navaja esperando a que en cualquier momento te multen por algo que ni siquiera puedes controlar como es el exceso de carga. El Gobierno nos utiliza como herramienta recaudatoria de primer orden con sanciones millonarias por actuaciones que para cualquier otro no llevarían aparejada ni siquiera un reproche. Pero ese cumplimiento estricto de la ley al que se nos somete, para la propia Administración no existe. Porque desde que nos levantamos nuestro trabajo de cara a los demás se rige por el esto es lo que hay Pagamos multas por no llevar carta de porte, que es responsabilidad de los cargadores, porque nos echen al camión más carga, por trabajar aunque sea 1 minuto más (5 minutos de exceso de conducción son 4.600 euros de multa) si queremos trabajar debemos descargar nosotros incumpliendo la ley, no recibimos ningún tipo de ayuda- -frente a las subvenciones que reciben los transportistas extranjeros- -y se nos penaliza por ser una actividad contaminante y ni siquiera podemos pagar el gasóleo profesional, como ocurre con los tractores; estamos desprotegidos ante los continuos robos de combustible, nos fríen a impuestos con el céntimo sanitario y luego el pago a la Se- A Carlos Barchín (centro) le puede la desesperación. Asociado a CETM, que ha firmado la paz, se ha unido a la Plataforma en su lucha