Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE MONGOLIA INTERIOR N Datong Shuozhou PROV. DE HEBEI PROVINCIA DE SHANXI PROV. DE SHAANXI Pingyao Changzhi Yuncheng CHINA 0 Km 200 Agenda Cómo llegar. Para viajar desde Pekín lo mejor es tomar el tren, que en menos de cinco horas y por unos 20 euros llega a Datong. Una vez allí, se puede ir en taxi hasta las cuevas de Yungang o bien tomar el autobús número 2 desde la estación de trenes hasta la de autobuses, donde hay que hacer un trasbordo al número 3. Dónde alojarse. Una buena opción es el Garden Hotel, en pleno centro de la ciudad y a unos metros de la Torre del Tambor, el Mural de los Nueve Dragones y los templos de Huayan. El hotel se ubica en la calle Danan Road, número 59, y sus habitaciones cuestan unos 50 euros. Teléfono: 00 86 352 586 5888. Buda que fue esculpido antes de que el emperador Xiao Wen trasladara la capital desde Datong a Luoyang. Pero es entre las cuevas 5 y 13 donde aparece lo mejor de Yungang, ya que en la primera parte de este tramo aparece un enorme buda sentado de diecisiete metros y en la última otro de trece. El primero es el mayor del yacimiento y entre sus rodillas hay una distancia de 15,5 metros, por lo que 120 hombres pueden permanecer de pie sobre sus piernas y otros doce más sobre sus pies. A su derecha se encuentra el Buda Maitreya (del futuro) y a la izquierda el del pasado, Jia ye, así como otras ocho figuras de un metro justo enfrente. La gruta número seis pasa por ser la más hermosa, ya que cuenta con una pagoda- pilar de dos plantas y quince metros de altura y la vida del príncipe Siddhartha Gautama, desde que nació hasta que alcanzó el nirvana y se convirtió en Buda, está tallada en un conjunto de singular belleza y precisión en plena roca. Por su parte, la influencia hindú está presente en las cuevas 7 y 8, donde espera al visitante una estatua de Shiva con ocho brazos y tres cabezas. Aunque Shiva es una deidad hinduista, entre los antiguos chinos estaba considerada como una figura protectora del budismo. En las siguientes galerías siguen predominando los temas y personajes religiosos, con abundancia de boddhisattvas (aquellas personas movidas por la compasión que buscan la iluminación) capillas y nichos para orar. La número quince es la famosa gruta de los 10.000 Budas ya que sus paredes de piedra están inundadas de pequeñas figuras labradas con suma delicadeza y precisión. De las cuevas 16 a la 20, que en realidad datan de los primeros tiempos de la dinastía Wei del Norte, lo más interesante son las figuras que representan a los emperadores de dicha estirpe, concebidas por el monje Tan Yao. Sin embargo, entre ellos figura en la cueva 18 el Rey Taiwu, quien profesaba primero el budismo pero, luego, abrazó el taoísmo con tal ferocidad que ordenó la destrucción de estatuas, monasterios y templos y aniquiló a muchos de sus seguidores. Fue su nieto, el emperador Wencheng, quien restableció el budismo, por Entre las cuevas cinco y trece aparece lo mejor de Yungang, primero con un enorme buda sentado de diecisiete metros y luego con otro de trece lo que su imagen está representada por un buda sentado de 14 metros en la cueva número 20. Aun mayor, de 16,8 metros, es la estatua que simboliza al emperador Ming Yuan en la gruta 19, mientras que la número 20, que en realidad está al aire libre, representa al fundador de la dinas- tía Wei del Norte, el soberano Tuoba Gui. A partir de ahí, la parte occidental del conjunto arqueológico fue construida entre los años 494 y 524, mientras que el resto del yacimiento se fue completando con el paso del tiempo una vez que los emperadores se habían trasladado a otra capital tras abandonar Datong. Junto a las cuevas de Yungang, otro de los reclamos de esta ciudad es el impresionante monasterio colgante de Xuankong, que se encuentra a unos 75 kilómetros y merece ser incluido en la visita a las grutas. Construido hace más de 1.400 años en la pared de una montaña, este templo pende sobre un precipicio mientras un laberinto de pasillos, puentes y pasarelas conecta sus distintas estancias, plagadas de figuras religiosas. No lejos de allí también se alza la pagoda de Madera Mu Ta que es uno de los edificios más antiguos del mundo construidos con este material y fue levantado hasta los 97 metros sin utilizar ni un solo tornillo. No sólo el carbón y la polución aguardan, pues, al viajero en Datong.