Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 6 08 CLAVES DE ACTUALIDAD El presidente de Telefónica, César Alierta, en el centro, junto al Premio Nobel de la Paz, Mohammad Yunus, y el cantante Bob Geldof en la presentación del programa Proniño que une a intelectuales y artistas bajo el lema Juntos Podemos para erradicar el trabajo infantil. A la derecha, algunos de los niños beneficiados por el programa Trabajo infantil La iniciativa y el espíritu de empresa pueden ser el arma más eficaz para combatir injusticias y desigualdades. Es el ejemplo de Telefónica y el programa Proniño para erradicar el trabajo infantil POR ESTHER DE LEÓN Compromiso contra la lacra oscientos once millones de niños en edad escolar trabajan en el mundo y, de ellos, más de cinco millones lo hacen en Iberoamérica. Es una cifra escalofriante, pero que se ha reducido en relación con años anteriores, en parte gracias a proyectos sociales como el de Telefónica. A través de su Fundación, la compañía está comprometida con el futuro de 66.000 niños y adolescentes a quienes se les pretende garantizar una educación a salvo de la miseria y la explotación laboral a través de más de 700 proyectos y de sus cinco grandes programas: Proniño D EducaRed Voluntarios Telefónica Fórum y Arte y Tecnología Fundación Telefónica nació hace diez años para trabajar en el desarrollo social y cultural de regiones iberoamericanas desfavorecidas. En concreto, el programa Proniño se ocupa de la erradicación del trabajo infantil y de escolarizar y sensibilizar a la sociedad frente a esta lacra. La exis- Telefónica ha destinado casi noventa millones de euros para acción social y cultural, con el objetivo ayudar a 100.000 niños a finales de 2008 tencia de niños picapedreros de apenas diez años de edad, que trabajan durante interminables jornadas laborables en canteras de Perú, es uno de esos penosos ejemplos de una injusticia que se quiere eliminar. Ante estas duras realidades, se alza el ejemplo contrario de Luis Vergara, uno de los chicos apadrinados por Proniño que ayudaba a alimentar a su familia con su trabajo de limpiador de vidrios en un semáforo de la ciudad de Panamá, pero que ahora cursa sus estudios gracias a este programa social. Contra el pesimismo de los hechos se alza el activismo de la acción social. Las carencias en educación están a menudo directamente relacionadas con la pobreza. Y aquí es donde puede actuar la empresa, al aportar su espíritu emprendedor y capacidad de iniciativa. El conocimiento y la educación son libertad. Pero, para ser eficaces, no basta con actuar sólo sobre la infancia. Es necesario tam-