Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 1 6 08 Testigo directo, aunque no de cargo, de la Guerra de las Malvinas, el periodista (dirigió el Daily Telegraph y el Evening Post e historiador militar Sir Max Hastings, ha publicado Némesis. La derrota del Japón, 1944- 1945 (Ed. Memoria Crítica) su visión de la II Guerra Mundial que complementa su mirada sobre el conflicto en Europa que ya desarrolló en un título de resonancias bíblicas Armagedon. La derrota de Alemania, 1944- 1945 A Hastings, un inglés de los de toda la vida, sus experiencias le han vuelto un escéptico sobre el uso de la fuerza, y un hombre convencido de que somos más afortunados que nuestros antepasados por disfrutar de un largo periodo de paz GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Sir Max Hastings HISTORIADOR El ario Hitler se avergonzaba de tener unos asiáticos como aliados MANUEL DE LA FUENTE- Némesis diosa griega de la venganza, un título divino para una historia infernal. -Sí, Estados Unidos e Inglaterra estaban en la guerra para vengarse de Japón. Los unos, por el ataque a traición de Pearl Harbor, y mis compatriotas para vengar los crímenes nipones en Asia. -Defiende que no hubo una sola guerra, sino muchas, unas dentro de otras como una matruska rusa. -Efectivamente. Los alemanes y los japoneses tenían objetivos diferentes. Sin embargo, los americanos y los británicos rápidamente empezaron a hablar sobre cómo ayudarse militar y estratégicamente. En cambio, entre los germanos y los nipones no sólo existía una brutal distancia geográfica, sino que no había la más mínima intención de ayudarse. Realmente, el ario Hitler se avergonzaba de tener a unos asiáticos como aliados. ¿Hablaríamos de un final distinto si hubiesen colaborado? -Sí. El curso de la guerra se podría haber cambiado si en 1941 los nazis hubiesen impulsado a los japoneses a atacar Rusia y derrotar a Stalin, pero en ese momento Hitler no tenía el menor interés en hacerlo. Dos años después, en 1943 empezó a barajar esa idea, porque necesitaba un ataque nipón desde el este, pero entonces los japoneses, sobre todo después de ver lo que había ocurrido en Stalingrado, no quisieron, porque tenían bastantes con sus problemas en el Pacífico. -Tras la derrota en Midway, y el cambio de tendencia en el Pacífico a favor de los americanos, los japos lejos de acobardarse defendieron cada centímetro cuadrado de tierra con coraje casi mitológico. ¿De dónde sacaron esas fuerzas? -Hay al menos un par de respuestas. Por un lado, no había una comunicación efectiva entre el gobierno de Tokio y su Marina, de forma que un mes después de la derrota de Midway, el ejecutivo nipón aún no había sido bien in- Sobre héroes y tumbas Los héroes siempre son un número minúsculo dentro de un ejército. Se necesita mucha gente con valor y con coraje, pero la mayoría está dispuesta a hacer lo justo de lo que les pide su general con tal de volver a casa sanos y salvos. Mi experiencia me dice que los héroes no son populares dentro de los ejércitos. Se empeñan en querer demostrar su heroicidad cuando los demás lo que quieren es volver a casa vivos SIGEFREDO formado sobre esa derrota. Sólo al final del conflicto los japoneses se dieron cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo. -Imagino que algo tendrían también que ver los samuráis. -Por supuesto, no hay que olvidar la cultura guerrera japonesa, el bushido, el camino del guerrero un código ético al que mu- chos samuráis entregaban sus vidas, y que exigía lealtad y honor hasta la muerte, por lo que en gran parte de los soldados japoneses, sobre todo en los oficiales, la idea de la rendición era impensable. -Pero, los norteamericanos guardaban en la manga un as terrorífico, la bomba atómica. -Creo que Occidente, los Estados Unidos, deberían haber advertido a Japón de que tenían la bomba, pero igualmente creo que Japón no hubiese respondido ante esa amenaza pidiendo la paz. Los nipones estaban convencidos de que los norteamericanos querían invadir el archipiélago a través de un desembarco en sus playas, y en ellas esperaban no sólo contenerles sino vencerles gracias a su indomable espíritu guerrero. -Desde el punto de vista estratégico, la II Guerra Mundial parece que no se estudia con tanta pasión como las campañas napoleónicas. -La II Guerra Mundial demostró que vencía quien ostentaba el poderío y la fuerza industrial, el poder tecnológico y armamentístico que fueron de una magnitud gigantesca. -Espero que ni la CIA ni el FBI tuvieran nada que ver en lo de Pearl Harbor. -No, no lo creo. Siempre hay algunos historiadores que se apuntan a la teoría de la conspiración, pero no creo que sea el caso. ¿Se sabe ya quién ganó la guerra? -Hoy en día podemos decir que los japoneses y los alemanes representaban el eje del mal, algo que no se puede asegurar tan tajantemente de las guerras actuales, donde las fronteras entre bien y mal son tan sutiles. Ahora bien, no olvidemos que los buenos tuvieron un aliado como Stalin, un tirano que asesinó más gente que el mismísimo Hitler. La historia es incierta, pero estoy convencido de que el mundo sería un lugar mucho peor si los alemanes y los japoneses hubieran ganado la Guerra. mdelafuente abc. es