Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura La Tertulia de Montesinos l pasado martes, como viene siendo habitual desde su fundación, se celebró en Madrid, en el Colegio Mayor Nuestra Señora de Guadalupe, la clausura del curso 55 de la Tertulia Literaria Hispanoamericana de Rafael Montesinos con el patrocinio del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, a través del AECI. Esta liturgia laica que instaurara hace décadas el insigne poeta sevillano, trayendo con él el sur y su lírica a la capital del reino, ha permanecido fiel a los principios de apoyo a la literatura, en especial a la poesía, que pretendiera Montesinos, gracias al empeño de sus familiares y amigos. Descreído durante años de los dogmas, y como iconoclasta, he destruído todos mis ídolos para consagrarme a sus restos palabras que no son mías sino del pensador francés de origen rumano E. M. Ciorán. Constantes en mi vida se han mantenido dos credos inquebrantables: por un lado la fe a la palabra, que dicen los textos sagrados fue lo primero, y por otro la fe en la amistad, forma de amor en la que siempre he encontrado asidero en momentos difíciles. Ambos credos se unen desde hace más de medio siglo en esta tertulia en las figuras de Marisa Calvo y su hijo Rafael César Montesinos, además de su nuera Mayte, Maximino Rey, depositario gráfico de todas las lecturas, y los amigos leales a estas convocatorias semanales, y más aún cuando quien clausuró este ciclo es un poeta, íntimo que fue de Montesinos, el extremeño José Miguel Santiago Castelo, que sigue siendo fiel en el apoyo desde la prensa de su continuidad. A pesar de ser una tarde eminentemente taurina con la Corrida de la Prensa -y no lo digo por lo que estamos viendo en E los juzgados- Castelo, primer espada de las letras extremeñas e hispánicas, congregó a un nutrido número de asistentes entre los que no faltaron los escritores de Arcos de la Frontera Carlos Murciano, Jorge de Arco y Antonio Hernández, los también extremeños Lola y Julio Santiago, el malagueño Francisco Quintero, Franca y Emilio Ruiz Parra, creadores de la mítica revista Aljaba fundamental en la España de los cincuenta, así como el poeta de Talavera de la Reina Joaquín Benito de Lucas, Santiago Tena, y el director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos, Octavio Uña Juárez, entre otros. Con la generosidad del maestro, Castelo dedicó la mitad de su intervención a recordar a Rafael Montesinos, que nunca leyó nada suyo durante las cinco décadas largas que estuvo al frente de la tertulia, cediendo siempre su voz y espacio a los demás, en especial a los jóvenes, y recordando versos del mismo como aquella letra de una de sus soleares más famosas: He vivido cuatro días; tres no fueron sevillanos. Llevadme a la tierra mía. Luego Castelo, subdirector de ABC, miembro de la Academia Cubana de la Lengua, de la Academia Norteamericana de la Lengua y de la Real Academia de Extremadura, de la que es Director, realizó una vivísima lectura de sus poemas que, aseguró, están escritos a golpes de corazón razón por la que la temática doliente y gozosamente amorosa está tan presente, junto a su preocupación por lo trascendente y lo humano. Castelo es un escritor de su tiempo, pero instalado literariamente en la tradición literaria española, sobre todo de los clásicos renacentistas y barrocos, con gran querencia por la lírica de los místicos, en especial de San Juan de la Cruz, con predilección también y sin empacho por las tradiciones populares, cuna de grandes autores como los Machado, Alberti, Luis Rosales, Rafael de León o el propio Montesinos, poetas estos tres últimos de los que fue gran amigo y sigue siendo firme defensor en foros y medios literarios. Sus libros tienen siempre referencia e inspiración a Extremadura, sus tierras y su gente, con la mirada del hijo que contempla a una madre hermosa y milenaria. Con sus palabras y sus versos se ha puesto hasta pronto, broche de oro a este curso emblemático. Pasión por la tierra, pasión por la amistad, pasión por la palabra, como todo hijo bien nacido, o como dicen sus versos: Y esa voz siempre alerta de puñales diciendo Roma, grito, Extremadura, legión bañada en santa calentura de mil dioses de brazos fantasmales. LORENZO BERNALDO DE QUIRÓS Economía De mal en peor arcada desaceleración como afirma el Banco de España en su último Boletín Económico, o crisis, en términos coloquiales, da igual. Esto va de mal en peor. Un día sí y otro también, una catarata de datos pone al desnudo la gravedad de la situación económica. Esta semana, los datos del INE certificaron el hundimiento de la construcción con una caída de las ventas del 38,6 por 100 y la del consumo con un brutal ajuste a la baja de las ventas al por menor. El Ministerio de Economía publicaba las estadísticas de comercio exterior, con un desplome de las exportaciones del 4,6 por 100 en marzo y cifraba en un 26 por 100 la pérdida de competitividad de España desde 2002. Esta nueva Semana Trágica, la cerraba David Vegara con el anuncio de una escalada de la inflación hasta el 4,7 por 100, el incremento del nivel general de precios más alto desde 1982. Según el CIS, los españoles contemplan el año próximo aún con peores perspectivas; en términos dantescos, la gente ha colgado en su puerta el adagio dantesco olvidad toda esperanza... A ese pesimista ambiente no sucumbe el Sr. Rodríguez Zapatero. Con una convicción no contagiosa afirma que estamos mejor preparados que nunca para afrontar el diluvio. Esto es dudoso y voluntarista, por no decir falso. De entrada, el gran talismán para combatir la crisis, el famoso superávit, se ha reducido a la mitad en los tres primeros meses del año. Ante este panorama, los Sres. Solbes y Ocaña pronostican un cierre presupuestario en equilibrio para 2008 y un pequeño déficit para 2009. Lo primero es imposible. El regalito de los 400 euros cuesta 6.000 millones, el medio superávit que queda, y la pérdida de ingresos derivados de la contracción M económica, conducen al déficit de cabeza para este año. El deterioro económico se acentuará el año próximo y los gastos aumentarán aunque sólo sea por el juego de los estabilizadores automáticos. Por tanto, el desequilibrio de las arcas estatales lo hará también. Nada de esto es una sorpresa. Con la política del PSOE, cualquier observador desapasionado sabía la incompatibilidad de mantener las finanzas estatales en números negros cuando la economía iniciase su tendencia descendente. Aquí se actuó como si la expansión fuese eterna, el ciclo inacabable, curiosa ensoñación y lamentable irresponsabilidad. A pesar del optimismo presidencial, España además está en una posición pésima para salir del atolladero por dos razones: la primera, porque forma parte de la UEM y el tipo de cambio no puede depreciarse y amortiguar el impacto de la crisis; la segunda, porque los mercados de bienes, de servicios y el laboral son demasiado rígidos y, por tanto, carecen de flexibilidad para ajustarse con rapidez a ella. Por eso, el proceso de destrucción de empleo y la contracción del consumo y de la inversión privados va a ser- -así comienza a percibirse- -de caballo. Así es como se producen los ajustes en las economías integradas en una unión monetaria. Como diría el viejo y sabio Milton Friedman, antes o después, el manual se cumple. La tesis de este modesto analista no es una catastrofista exageración de un liberal empeñado en fastidiar al gobierno o un ejercicio de placer masoquista, sino la opinión del grueso de los economistas respetables y respetados con independencia de su color ideológico. De Blanchard a Mundell, todos harían el mismo diagnóstico. La entrada en el euro exigía una disciplina fiscal y unas reformas estructurales que no se han materializado y toca pagar el precio del inmovilismo. España ha penetrado en las tenebrosas tierras de la estanflación fea palabreja para describir un desagradable panorama de inflación para arriba y de crecimiento para abajo. Esta fue la pesadilla de los países industrializados, incluida la Vieja Piel de Toro, en los años setenta del siglo pasado y revive con olvidada virulencia. En 2008, la economía nacional crecerá por debajo del 1,5 por 100 con un último trimestre con encefalograma plano o recesivo; en 2009 será muy difícil escapar de la recesión. Más allá de ese año y Solbes lo sabe, hacer previsiones es más propio de Rappel que de un ministro de Economía. En cualquier caso, si las economías flexibles superan las crisis antes que las rígidas, lo llevamos claro. Nada permite augurar una pronta salida del túnel.