Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 5 08 VIAJES Uadane La ciudad- oasis Una de las poblaciones más antiguas de África, etapa de las caravanas de camellos que cruzaban el desierto de Mauritania, Uadane es un diamante en bruto, pero la amenaza terrorista ha espantado al turismo TEXTO Y FOTOS: LUIS DE VEGA, ENVIADO ESPECIAL A UADANE (MAURITANIA) OCÉANO ATLÁNTICO M uy de madrugada la carretera que remonta desde Nuakchot hacia el noreste de Mauritania aparece desierta y sólo la arena impulsada por el viento rompe la quietud al atravesar la espesura iluminada por los faros. Uselmu, el chófer, se detiene en varios controles de las Fuerzas de Seguridad. Militares y policías no parecen demasiado alterados a pesar de la alerta impuesta para dar con los terroristas que mantienen en vilo al país desde Navidad. A algunos de esos militares los entreveo desde la ventanilla en la oscuridad, repanchingados en un somier oxidado unos metros más allá del asfalto sin arcén mientras se esfuerzan con un leve meneo de muñeca para que sigamos y no alteremos su duermevela. Otros se toman la molestia de hojear mi pasaporte, aunque sea por hacer el paripé, y tratan hasta de entablar conversación. ¡Cuánto ha viajado usted! ¡Qué de sellos! Los menos anotan mis datos en una libreta, lo que no les lleva poco tiempo, después de preguntar si soy turis- ID SA EN HA TA RA L ARGELIA Fdêrik Nouadhibou Uadane Tidjikdja MAURITANIA Néma Rosso Nuakchot Selibabi SENEGAL N ABC ÁFRICA MALI hacia los comercios se desesperan al comprobar que ya me gustaría a mí ser un turista para convertirme en su presa. En el último control policial, a las puertas de Uadane y dos horas y media después de circular por pista desde Atar, un agente trata de sacar tajada pidiendo una retahíla de documentos al reportero y al conductor. Nos cuesta veinte minutos librarnos de la mordida y adentrarnos en la que es una de las ciudades más antiguas del desierto, etapa de las caravanas de camellos que cruzaban el Sahara y declarada Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1996. 0 Desde hace siglos las casas de piedra se asoman en silencio al oasis de Uadane ta. Mi respuesta, siempre, es que voy a visitar en Uadane un proyecto de Cooperación Española sin nombrar la palabra periodista muchas veces maldita en este tipo de citas forzadas. Amaga ya el sol a la altura de Akjout, donde el té y varias barritas de pan recién hecho nos ayudan a despejarnos a pesar de que una alfombra costrosa en el suelo es todo el mobiliario con que cuenta lo que alegremente llaman restaurante. Mocosos de no más de cinco años empiezan a poblar la avenida principal a los mandos de pequeños carros tirados por burritos que aceleran el paso al ritmo de los manguerazos que el cochero les arrea en el culo. El paisaje se endurece y llegando a Atar, capital de la región de Adrar, el desierto es un pedregal salpicado por matorrales que sobreviven recios al calor que todo lo inunda desde que amanece. Uselmu se atusa el turbante, que ahora le deja sólo los ojos al descubierto. Una segunda parada me sirve para cambiar dinero y comprobar que la que hasta hace poco era capital turística del norte del país ha visto cómo los visitantes han desaparecido por miedo a los ataques terroristas. Los ganchos que atraen a los extranjeros O Km 400 C C Mejora de infraestructuras Es una suerte que el alcalde no haya pedido ni un uguiya la moneda local, destaca el arquitecto español José Javier Legarra, responsable del proyecto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) que desde 2006 ha invertido más de un millón de euros en Uadane, de unos 2.000 habitantes. Su experiencia de más de un lustro en Mauritania le dice que no es normal que un cargo público deje pasar por delante de sus narices semejante cantidad de dinero sin tratar de poner el cazo. El buen gobierno y la mejora de la gestión municipal es precisamente el punto de partida del programa, que avanza hacia la mejora de infraestructuras sanita-