Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE jos amigos de izquierdas que no se han dedicado oportunamente a la gastronomía andan ahora de médico en médico, prejubilados, con síndrome de abstinencia por inyectarse en vena todos los días aquella sobredosis de absolutismo ideológico que les permitió creerse para siempre jóvenes. Fue solo ilusión. No, no eran el hombre nuevo, ni Hugo Chávez les ha enviado gasolina gratis: resulta que tienen problemas de próstata y de colesterol como todo el mundo. Ya ni gozan del placer políticamente incorrecto de estar a favor de Serbia. Ni Putin les hace caso. En Cuba quieren ser chinos, el socialista Mugabe está para el desahucio, Ajmadinejad no les envía postales y Kim- Jong- il cualquier día se exilia a Corea del sur. ¿Qué les queda? Quizás hacerse del PP gallego y pactar con el BNG. Rajoy más solo Rajoy está más solo esta semana. María San Gil y Ortega Lara eran parte del capital simbólico del centro- derecha EFE LA SEMANA EN UN BLOC n las alturas del Salón Real del Casino de Madrid hay toda una mitología de estirpe clásica idealizada. Habla Alberto Ruiz- Gallardón sobre la regeneración madrileña, en el foro de ABC. Tan excelente y tan olvidada queda esa pintura de frescos grand style como los maestros de la pintura histórica que magnificaron legítimamente las escenas del pasado heroico. Tantos pasaron por la cercana Academia de Bellas Artes de San Fernando, fueron becarios de diputaciones y practicaron el simbolismo en los techos de casinos y salones. Algo les vincula a la vieja oratoria, al cortinaje de terciopelo recargado y al retrato de la dama opulenta con mantilla. Bajo esos frescos suntuosos y las lámparas de lágrimas se remansa la política, la voz de Ruiz- Gallardón desde el atril, el tic de la pierna de Rajoy, la sonrisa paralizada de Esperanza Aguirre. Faunos y vírgenes brincan por el techo pintado al fresco, guiñándole un ojo a la política y al periodismo de hoy y de siempre. E Frescos del casino ternice. La igualdad no cuenta para la hermandad. Vecindad inflamable amás islamiza la causa palestina. Siendo como es la zona, los sesenta años de la democracia israelí son un portento, y para celebrarlo Israel y Siria- -oficialmente en guerra- -comienzan negociaciones indirectas, con Turquía de intermediario y las ásperas alturas del Golán como cromo a cambiar. Tan extraña es la vecindad en Oriente Medio. La divisoria civil entre musulmanes y cristianos en el Líbano tan combustible ahora se convierte en conflicto entre suníes y chiítas, como terminales sectarias de Irán y Siria, de una parte, y de los Estados Unidos, el propio gobierno cristiano de Líbano, Arabia saudita y los regímenes suníes de la zona. Para evitar el choque, el ejército libanés es uno de los menos idóneos del mundo. Momentáneamente, es el primer ministro del emirato de Qatar quien induce el parto de una paz libanesa transitoria. Habrá tal vez elección presidencial en el Líbano, en la persona del general Suleiman, comandante en jefe del ejército. La fragilidad persiste. Hizbollá manda más que nunca. Por ahí patrullan tropas españolas. H s indudable que Mariano Rajoy está más solo esta semana que la anterior. María San Gil, Ortega Lara eran parte del capital simbólico del centro- derecha y precisamente identificados con la resistencia a aquella resquebrajadura fatídica del terrorismo en el País Vasco. Quién sabe si queda tiempo para rebobinar errores y cálculos desacertados, para reagrupar contingentes y contar a los leales. El mercurio detecta fiebres altas en el Madrid político y una desazón creciente entre los votantes de siempre. Los hay que aliñan las conspiraciones con cianuro político. Hay quien reedita en tamaño de bolsillo sindicatos del crimen para ponerlos en oferta, dos por el precio de uno. E El ecologista atómico ue unos de los fundadores de Greenpeace pero ya lleva tiempo prácticamente al otro lado del río. Patrick Moore se estrenó protestando contra las pruebas nucleares norteamericanas y ahora defiende la energía nuclear, como casi todo el mundo. En los cincuenta se hablaba de átomos para la paz para explicar la cara positiva de la tecnología nuclear pero el mundo vivía demasiado pendiente del riesgo de destrucción mutua, el gran miedo. En los setenta, Greenpeace criticaba los delitos ecológicos de Occidente sin fijarse mucho en lo que pasaba al otro lado del telón de acero. Moore- -como cuenta en una entrevista con el director de Newsweek -comprendió que a sus colegas ecologistas les interesaba más manipular el sensacionalismo que considerar las virtudes de la medicina nuclear. Aquí andamos todavía con la psicosis anti- todo y comprando electricidad a la Francia nuclear. vpuig abc. es VALENTÍ PUIG F Fraticidio fiscal l Tribunal Europeo de Justicia ha desestimado la apelación de dos hermanas británicas- -90 y 82 años- -que, por haber vivido siempre juntas y compartir la propiedad del hogar, pretendían no pagar impuestos de sucesión al heredar la una de la otra, como es el derecho fiscal de las parejas casadas y las parejas homosexuales. Así no hay quien fra- E Eran demasiado humanos A l final ocurrirá que mantener el monopolio del progresismo envejece prematuramente. Los vie-